Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Declaración de bienes de copia y pega en el Ayuntamiento de Elche

Varios concejales certifican en un documento público que sus ingresos y deudas no han variado ni un céntimo en dos años

Los concejales del Ayuntamiento, en un pleno municipal, antes de la pandemia. | ANTONIO AMORÓS

Los concejales del Ayuntamiento, en un pleno municipal, antes de la pandemia. | ANTONIO AMORÓS

Desde hace once años, un decreto de la Generalitat Valenciana obliga a los cargos públicos a hacer una declaración de bienes anual con la que los concejales del Ayuntamiento tienen que enseñar al ciudadano lo que ganan, lo que deben y también el valor de sus propiedades. La tienen que hacer antes de tomar posesión de sus cargos y año tras año mientras formen parte de la corporación municipal. Algo que no gusta a ninguno pero que no tienen más remedio que hacer en pro de la transparencia y eso que muchos pueden presumir de no tener ninguna deuda.

Pese a que esa información con la que rinden cuentas es pública y ese documento lo puede consultar cualquiera en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) siempre estará la duda de si los cargos públicos cuentan o no toda la verdad. En Elche, se da la circunstancia de que las cuentas de algunos políticos o no se mueven ni un euro en doce meses o es que hacen un copia y pega año tras año.

En la declaración del 2020 y la del 2021 hay algunos que han manifestado tener deudas idénticas, sin que haya variado ni un solo euro, ni siquiera los céntimos de sus pasivos. Y también están los que aseguran haber cobrado exactamente lo mismo de un año a otro, pese a que sus sueldos tuvieron que ser algo superiores por la actualización del IPC o por el incremento del 2% que aprobó el Gobierno central para todos los trabajadores públicos en 2020, después de varios años de congelación.

Ediles del equipo de gobierno y de la oposición han incurrido en esto. Sus pasivos (donde se incluyen los créditos, préstamos y otras obligaciones contraídas por el declarante), así como los ingresos netos que percibieron fueron calcados doce meses después. Como ejemplo, los concejales socialistas María José López, Mariano Valera, María Dolores Galiana, Héctor Díez y Puri Vives declararon exactamente las mismas deudas y las mismas ganancias en 2020 y 2021, al igual que la portavoz de Vox, Aurora Rodil.

No son los únicos, hay otros que aseguran tener su pasivo a cero de un año a otro y que cobran igual, con decimales exactos, doce meses después.

Tampoco se entiende que otra edil del PSOE diga en ambas declaraciones que percibe al año 15.600 euros, con dedicación exclusiva en el Ayuntamiento, cuando en realidad gana 3.112 euros en 14 pagas (43.500 euros anuales en total), tal y como consta en el Portal de Transparencia del propio Consistorio.

Un proceso reglado

Para hacer públicos sus bienes, los concejales tienen que cumplimentar unos impresos, poniendo ellos mismos las cifras de lo que ganan, deben o tienen en unas casillas.

Para ello, siguen unas instrucciones básicas, como por ejemplo, en los ingresos han de cuantificar los sueldos, las dietas, las pensiones o becas (si las reciben) o incluso las ganancias por arrendamientos o por depósitos y activos financieros. En el apartado de deudas tienen que describir las mismas y su valor en euros. Respecto a los bienes, tienen que incluir los pagarés y certificaciones de depósito o las concesiones administrativas si las tienen. Asimismo, deben rendir cuentas sobre si tienen pisos en propiedad, vehículos, hasta embarcaciones, aeronaves, joyas y obras de arte, tal y como recoge uno de los impresos al que ha tenido acceso este diario. Con todo ello, el secretario municipal es el encargado después de sellar la documentación de cada concejal antes de que salga en el boletín oficial y la pueda ver todo el mundo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats