Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sección VII de la Audiencia de Elche plantea juicios por las tardes como última solución para liquidar 800 casos pendientes

El nuevo plan de choque se pondría en marcha cuando se desdoble la sala y con un refuerzo de magistrados voluntarios de toda la provincia

Acceso principal a la Ciudad de la Justicia de Elche, donde tiene su sede la Audiencia. | ANTONIO AMORÓS

Acceso principal a la Ciudad de la Justicia de Elche, donde tiene su sede la Audiencia. | ANTONIO AMORÓS

Desde que hace ya 22 años se creara la sección VII de la Audiencia (que hace 15 años se desdobló en dos, una penal y otra civil, la sección IX), la palabra colapso ha estado asociada a su devenir. Antes de concluir el año, el Poder Judicial y la Conselleria de Justicia tienen resuelto la creación de otra, la sección XI, que vendrá a intentar dar una mejor Justicia, y más rápida, a los ciudadanos del sur de la provincia (partidos judiciales de Elche, Torrevieja y Orihuela) para lo cual habrá que saber qué se hace con los, aproximadamente, 800 asuntos que están pendientes de resolver, algunos desde 2010. Si se tiene en cuenta que cada año se juzgan unos 300, está claro que hay trabajo, al menos, hasta 2024 y, mientras, nuevos asuntos seguirán entrando para su enjuiciamiento y ejecución y poniéndose a la cola.

La prometida nueva sección, aunque se publicara su creación antes de concluir 2021, como se ha prometido a los magistrados, no estaría en funcionamiento hasta medio año después, es decir, sobre el verano de 2022, porque no se puede montar de un día para otro ni existe una estancia preparada donde ubicarla, aunque espacio lo hay de sobra, pero habrá que licitar y construir la obra, nombrar magistrados, letrado de la Administración de Justicia y, por supuesto, funcionarios.

El Consejo General del Poder Judicial, la Audiencia Provincial y la sala de gobierno del TSJ barajan ahora cómo repartir esos 800 asuntos pendientes entre una sección, la VII que está colapsada; y la futura XI que, en el mejor de los casos estará en marcha a mediados de 2022. Las mismas fuentes explicaron que hay dos propuestas sobre la mesa. Una de ellas es que los magistrados de la VII (ahora son ocho titulares) que se vaya a la XI se lleven los asuntos que tienen asignados; es decir, como cuatro de ellos tendrán que irse, la mitad del papel pendiente les acompañaría. La ventaja que tendría es que desaparecería la actual justicia de dos velocidades en Elche (dos asuntos que entraran el mismo día no podrían distar años para sus respectivos enjuiciamientos) porque las dos salas irían de forma pareja...pero ambas colapsadas con unos 400 asuntos pendientes o, si se prefiere, con año y medio de demora cada una por asuntos que en su mayoría están registrados desde 2014 para adelante. La otra, que ya se puso en marcha hace años en la provincia pero para asuntos civiles, plantea celebrar juicios penales por las tardes con un refuerzo de magistrados del resto de la provincia, lo que permitiría aumentar la dotación de jueces implicados en la resolución del atasco, lo que evidentemente también tendría un coste económico y buscar voluntarios. También tendría que escucharse la opinión del Colegio de Abogados y de Procuradores para el caso de que, al final, se apostara por esta solución que es la que más gusta.

Pero dividir la sección VII en dos como se va a hacer, ya bien sea quedándose una los procedimientos antiguos y eximiéndose de reparto para poder sacarlos, mientras la XI asume todo el registro, lo que se llevaría a cabo durante seis meses de exención por periodos renovables, no es una panacea porque es importante saber qué número de magistrados disponen para ello. En estos momentos, con los nueve magistrados de la sección VII (ocho de ellos titulares y uno como refuerzo) se pueden crear tres ternas; es decir, tres salas. Cuando se separen en dos, la VII se quedará con cinco magistrados y la XI con cuatro; es decir, sólo tendrán dos ternas para celebrar juicios. Desde la sección VII ya se ha solicitado que, cuando esto ocurra, se asigne un sexto magistrado para, al menos igualar el número de salas que se pueden formar en estos momentos.

Y el tema no es baladí si tenemos en cuenta que en noviembre y durante los siguientes ocho meses va a celebrarse en Elche otra de las piezas del caso Brugal, sobre la supuesta adjudicación ilegal del Plan Zonal de la Vega Baja por la Diputación, lo que va a obligar a tres magistrados a centrarse en un único asunto.

Atascos en el Palacio de Justicia por el déficit de salas para juicios

La Ciudad de la Justicia de Elche carece a día de hoy de salas suficientes para la celebración de juicios, lo que se ha visto agravado por la pandemia y por el hecho de que muchos asuntos civiles que antes se despachaban en pequeñas salas, por mor de las medidas de seguridad para evitar contagios, se estén celebrando en estos momentos en las de juicios. El retorno de la plena actividad judicial ha terminado por agravar de forma muy importante este déficit, explican al diario fuentes judiciales. El problema no es menor y ha obligado al Decanato a establecer un orden de prelación de juicios, así como establecer prioridades, lo que ha afectado a las propias citaciones de ciudadanos y letrados que llevaban semanas esperando la vista y a los que no se podía suspender por un problema de organización de espacios o por falta de salas. A la Generalitat Valenciana ya se le ha solicitado la creación de más salas de juicio en el actual edificio y teniendo en cuenta que el Ciudad de la Justicia se sobredimensionó para que durante muchos años no hiciera falta buscar más instalaciones en los alrededores, así se garantizaba la creación de nuevos órganos judiciales, pero también de lugares donde poder celebrar juicios. El momento es ahora y sin dilación.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats