Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los productores lamentan que la falta de inversión en investigación lastre la explotación del dátil de Elche

Los cultivadores reclaman la reapertura del Instituto de la Palmera para avanzar en un sistema de conservación de la principal variedad del Camp d’Elx - Esta temporada se recogerán 40.000 kilos

Primer corte de la temporada del dátil.

Primer corte de la temporada del dátil. Antonio Amorós

Una mayor inversión en investigación para explotar todas las posibilidades que ofrecen los 200.000 ejemplares del Palmeral, para obtener nuevas variedades comerciales y, sobre todo, para poder conservar todo el año fresca la principal variedad de dátil ilicitano, la confitera, sin tener que recurrir a la congelación. Estas son las reivindicaciones que realizaron ayer los productores del Camp d’Elx durante el acto del corte simbólico del primer ramazo de la temporada, una campaña que, al igual que las dos últimas, no arranca con buenos augurios y en la que se espera que la producción no supere la barrera de los 40.000 kilos.

Después de que el lunes se le diera el pistoletazo de salida a la campaña de la granada mollar, ayer tomó el relevo el dátil. «Gracias al trabajo que se hizo en la antigua Estación Phoenix clonando palmeras, se ha creado un dátil de Elche con dos variedades comerciales, la medjoul y la confitera. Si el cliente demandara más, podríamos producir más cantidad», inició su discurso el presidente de la Asociación de Productores de Dátil de Elche, Miguel Ángel Sánchez, en unas palabras que fueron escuchadas en primera persona tanto por la consellera de Innovacion y Universidades, la ilicitana Carolina Pascual, como por el alcalde, Carlos González.

Ayer se produjo el corte de la variante medjoul, que es la más temprana y se recolecta durante este mes de octubre. A finales de noviembre comenzará la recolecta de la variante confitera, exclusiva del Camp d’Elx y que llega hasta marzo. El dátil medjoul se puede encontrar todo el año, ya que las técnicas de conservación permiten mantenerlo fresco sin congelarse. Esto no ocurre con la variante confitera y ahí nace una de las principales demandas de los productores relacionadas con la inversión en investigación.

Palmeral

«Los 200.000 ejemplares que hay en el Palmeral representan una oportunidad de oro para seleccionar a los de más calidad y desarrollar nuevas variedades de dátil de Elche. Si clonamos esas palmeras, tendremos nuevas variedades como la confitera, a las que habrá que poner nombre. No podemos desperdiciar nuestra riqueza genética», lamentó Sánchez.

Por eso los productores reclaman la puesta en marcha del Instituto Tecnológico de la Palmera, el centro que tiene que tomar el relevo de la antigua Estación Phoenix y cuyo proyecto ha llevado un camino torcido desde que se inició. Lo último que se supo de este instituto, a principios del pasado mes de julio, es que el Ayuntamiento se encontraba preparado la rescisión del contrato con la empresa Gaia Lab tras sus reiterados incumplimientos. «Lo importante es que se siga investigando. Hay ejemplares espectaculares que se van a morir de viejos sin haber tenido la oportunidad de ser multiplicados. Hay que sacar partido a todos los hijuelos», concluyó su intervención el presidente de los productores de dátil.

La consellera Pascual recogió el guante y resaltó la importancia que tiene la investigación, con el objetivo de favorecer la transferencia de conocimiento para que la conservación de las diferentes variedades se pueda realizar sin recurrir a la congelación. La ilicitana puntualizó que desde su c4onselleria se intenta aunar la parte cultural con la económica y la investigación para que los dátiles tengan la mayor repercusión posible fuera de Elche.

LA CIFRA: 50 TONELADAS

Tres años seguidos con la producción muy mermada


Aunque la previsión más optimista señala que se recogerán 50.000 kilos de dátiles, se vivirá por tercer año una campaña mermada.

Convenio

Por su parte, el concejal de Desarrollo Rural, Felip Sànchez, también presente en el acto, anunció que el próximo mes se firmará un convenio con los productores para que se trabaje en líneas de investigación que permitan obtener más variantes con capacidad comercial. «Tenemos que aprovechar la variedad que tiene el Palmeral para comercializar más variantes y contar con un productos que pueda aguantar todo el año», apostilló el edil de Compromís.

El alcalde puso en valor la importancia que tiene el Camp d’Elx como motor económico de la ciudad, más aún en un momento como el actual, crucial para la recuperación económica. «El dátil es un elemento que crea riqueza y empleo. DatElx es un buen ejemplo de ello pero hay más agricultores que están trabajando con las palmeras y buscan colocar en los mercados un producto de calidad», finalizó González.

LA CLAVE: DEGUSTACIÓN

Diferentes recetas saladas y dulces a base de dátiles


Tras realizar el corte, se ofreció una degustación de recetas saladas y dulces con el dátil como base, entre las que destacaron cocas de mollitas y bombones.


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats