Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Local de Elche peina fruterías y mercadillos para detectar la venta de mercancía sustraída

Los agentes exigen albaranes y facturas a los vendedores para que certifiquen que sus productos no son de procedencia ilícita - Los controles policiales se prolongarán todo el mes

Un agente de la UEAC de la Policía Local inspecciona una frutería, este viernes, para comprobar que la mercancía no es robada. | MATÍAS SEGARRA

Que no vendan en Elche los productos que se están robando en el Camp d’Elx. Este es el propósito que ha llevado a la Policía Local a iniciar una campaña con la que se van a peinar todas las fruterías, mercadillos y puestos de venta ambulante del término municipal ilicitano durante el próximo mes para evitar que se vendan frutas de procedencia ilícita. La campaña policial iniciada este viernes supone una respuesta inmediata a la denuncia presentada por los residentes en las pedanías, que aseguran que están creciendo los robos en las cosechas de granada mollar, llegando en algunos casos a los 1.500 kilos, lo que puede suponer el 70% de una plantación.

La intervención de la Policía Local coincidirá con la temporada de recogida de la granada mollar, en la que los productores del Camp d’Elx esperan recolectar hasta 50.000 kilos. Un equipo de este diario acompañó ayer a los agentes de la Unidad de Establecimientos y Actividades (UEAC) en el inicio de la campaña, que arrancó en las fruterías que están en el entorno de la calle Reina Victoria. Al entrar a cada establecimiento, los policías pedían a los vendedores que les mostraran albaranes y facturas de la fruta adquirida para la venta, con el objetivo de certificar la procedencia legal de la mercancía. Junto a la documentación requerida, los agentes hacían una inspección ocular de la fruta expuesta, principalmente de la granada mollar, ya que en la robada se puede apreciar que ha sido arrancada a tirones y no mediante el procedimiento habitual de corte.

Una policía revisa la documentación en un establecimiento. | MATÍAS SEGARRA

Época de recolección

«Hemos iniciado una campaña coincidiendo con la época de recolección de la granada mollar para comprobar la procedencia de los productos que se venden», explica el jefe de la UEAC, el inspector José Antonio Corrales. «Hay pruebas muy evidentes que nos permiten diferenciar cuando la fruta ha sido cortada correctamente y cuando ha sido arrancada del árbol. Estamos realizando la trazabilidad de los productos por la preocupación que nos han trasmitido plataformas como Veïns Alerta por las sustracciones que se están produciendo en el Camp d’Elx», añade Corrales sobre una campaña que va a ser «sistemática e intensiva» durante los próximos 30 días.

La Policía Local de Elche peina fruterías y mercadillos para detectar la venta de mercancía sustraída Matías Segarra

La plataforma Veïns Alerta, a la que hace referencia el inspector de la Policía Local, ha denunciado esta semana que la mayoría de los robos se están produciendo por la noche, principalmente en las plantaciones que están localizadas al sur de la Vereda de Sendres, con furgonetas que se llevan entre 500 y 1.500 kilos. Los exportadores sospechan que, a través del mercado negro, se están distribuyendo tanto a nivel nacional como internacional. Ante la pregunta de cómo es posible que los ladrones tengan tiempo para llegar a robar hasta 1.500 kilos, fuentes policiales explican que las sustracciones se hacen en poco tiempo, ya que las llevan a cabo grupos de entre ocho y diez personas que cuentan con una organización que les permite cargar las granadas en tan solo unos minutos.

Procedimiento habitual

Actuaciones como la que se puso en marcha ayer son realizadas habitualmente por la UEAC. «Ahora se le suma la preocupación de los vecinos de las pedanías y hemos incrementado la vigilancia, que se hará en los tres turnos de trabajos de los policías», sostiene Corrales. «Los fruteros son nuestros colaboradores y les estimulamos para que nos avisen cuando les ofrecen productos de dudosa procedencia», añade sobre una campaña que llevarán a cabo ocho agentes especializados de la UEAC, reforzados por las unidades de cada barrio.

La Policía Local también mantiene una comunicación permanente con los alcaldes pedáneos para recibir información sobre los robos que se producen en el Camp d’Elx. Este mes, igualmente, está previsto que entre en marcha la Unidad de Vigilancia Rural, una herramienta más con la que se quiere combatir la sensación de inseguridad de los vecinos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats