Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Elche solicita una reunión urgente al presidente de Renfe

Dos de los cuatro trenes diarios que parten desde Elche hacia Madrid se detendrán en Alicante y Villena, sumando más de treinta minutos la duración del trayecto

La estación de AVE de Matola. Antonio Amorós

El alcalde, Carlos González, ha solicitado a una reunión urgente al presidente de Renfe, Isaías Taóbas, para tratar las últimas modificaciones que la operadora ferroviaria ha introducido del servicio de alta velocidad que conecta Elche con Madrid. 

Renfe anunció esta semana variaciones que se traducen en incrementos del tiempo de viaje entre la estación de Matola y la capital de España. Dos de los cuatro trenes diarios que parten desde Elche hacia Madrid se detendrán en Alicante y Villena, sumando más de treinta minutos la duración del trayecto, lo que restaría competitividad al servicio, según González.

La decisión ha causado “un lógico malestar e intranquilidad en todos los estamentos sociales y económicos de la ciudad”, según el regidor, se produce justamente tras la misiva remitida en días previos, en que González pidió al propio Taóbas y a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, añadir nuevas frecuencias entre Elche y Madrid. “Por la consolidación de la tendencia positiva en el número de viajeros que hacen uso de la línea” –el pasado octubre registró una subida de usuarios del 30,27%–, ha asegurado, y, también, porque una ampliación en la oferta de frecuencias impulsaría “un aumento de la demanda del servicio, dado que Elche es una estación de referencia para los municipios del entorno”.

El alcalde ilicitano ha señalado que el tejido socioeconómico local teme resultar perjudicados si finalmente se llevan a cabo los cambios previstos por Renfe, ha destacado “la importancia” de mantener un encuentro con Taóbas a la mayor celeridad posible.

La reacción del alcalde llega después de que esta semana se haya anunciado por parte del Ministerio de Transportes una muy mala noticia para las expectativas de Elche y de Orihuela de mejorar la actual frecuencia de los trenes de Alta Velocidad Española (AVE) con la capital de España. Así, mientras para Renfe lo destacado era que dos de los cuatro trenes diarios que conforman la línea iban a tener paradas en Alicante y Villena a partir del 12 de diciembre, la realidad es que los pasajeros que suban o bajen en las dos estaciones más al sur de la provincia en estos dos AVE que se ven afectados por la modificación tardarán 37 minutos más de lo que lo venían haciendo ahora para llegar a la estación de Atocha-Madrid. Elche se queda al borde de las 3 horas en el trayecto y Orihuela las superará de largo en menos de un mes.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats