Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo informe de Icomos obliga al Ayuntamiento a plantearse la rehabilitación del Mercado Central

El organismo asesor de la Unesco, a petición de un ciudadano, emite un dictamen en el que destaca su valor arquitectónico, cultural y patrimonial, y advierte que en un lustro puede convertirse en ruina

El Mercado Central de Elche, un edificio sin actividad desde 2017, que podría ahora rehabilitarse. | ANTONIO AMORÓS

El Ayuntamiento de Elche ha abierto la puerta ahora a proteger y conservar el edificio del Mercado Central y a rehabilitarlo, una vez que la rescisión del contrato con Aparcisa está en los juzgados y se tiene prácticamente convencidos a los placeros para que se queden trabajando al otro lado del río en unas nuevas instalaciones.

El equipo de gobierno anunció este jueves que está trabajando con la Conselleria de Cultura en «definir la protección del inmueble», que de haber continuado el proyecto se hubiera derribado, «en su inclusión en el Catálogo de Bienes Protegibles y en su rehabilitación».

Estos planes han sido desvelados por el ejecutivo municipal tras recibir un nuevo informe de Icomos, el organismo asesor de la Unesco que dijo que el parking que se iba a hacer bajo el edificio era incompatible con el Misteri, uno de los argumentos que sirvió a PSOE y Compromís para dar carpetazo al proyecto que adjudicó el PP en el año 2015.

Esta entidad, tras recoger la petición de colectivos defensores del patrimonio y de particulares, ha apreciado los valores patrimoniales, culturales arquitectónicos del viejo edificio de la plaza de las Flores vacío desde 2017. Y por eso ha instado al Ayuntamiento y a la Generalitat Valenciana a que realicen un estudio pormenorizado del Mercado para su protección, conservación, restauración y rehabilitación.

Es más, Icomos mete prisa a las administraciones públicas en este sentido. Les pide textualmente aceleren la redacción del nuevo Catálogo de Bienes Protegibles y establezcan el grado de protección del edificio «dado el avanzado grado de deterioro del edificio del Mercat Central ya que cada año que transcurre la degradación del mismo avanza en relación geométrica y no aritmética». Advierte, además, que si pasa un lustro más y ni la ficha del elemento Mercat Central ni el catálogo son aprobados, puede que el Mercat Central haya devenido una ruina irrecuperable para entonces provocando un daño irreparable».

Campañas arqueológicas

Igualmente, la entidad sugiere a Elche que proteja, si tienen valor, aquellos otros que se deriven de las campañas arqueológicas que se realicen, de modo tal que se posibilite la convivencia de todos los bienes patrimoniales de interés, tanto modernos como contemporáneos o medievales. Y es que, de las profundidades del Mercado salieron a la luz restos islámicos, muros de viviendas, cisternas y canalizaciones con cientos de años, además del refugio de la Guerra Civil.

Asimismo, el organismo ligado a la Unesco insta a la realización de un estudio en detalle por parte de los especialistas que conformarán el equipo que está redactando el nuevo Catálogo de Bienes, para que sean ellos quienes sospesen su inclusión.

Por otra parte, Icomos sostiene que «el valor instrumental del Mercat ahora cercenado parece que deba recuperarse como centro activador de las relaciones sociales en la vieja Vila Murada». También advierte este organismo que si el entorno urbano «se abandona a su suerte ante la inacción municipal y se renuncia recuperar el edificio con adecuado uso para los residentes se estará abocando a una mayor gentrificación del centro histórico de Elche».

Colectivos ciudadanos habían trasladado a este organismo que la integridad del edificio peligraba puesto que el equipo de gobierno tenía previsto convocar un concurso de ideas para aclarar el futuro de la plaza de las Flores sin que garantizar que iba a conservarse el Mercado Central.

Símbolo de la arquitectura racionalista

El Mercado Central de Elche ha sido destacada por Icomos como una construcción se concibió con un «fin estrictamente funcional» y dice, asimismo, que las expectativas de su esperanza de vida al no proyectarse como un hito representativo no rebasaban el medio siglo. El inmueble que diseñó el arquitecto ilicitano Santiago Pérez Aracil es símbolo de una arquitectura «racionalista del siglo XX y del movimiento moderno». Icomos también destaca su singularidad cultural, urbanística e histórica, reconoce que el tejado a dos aguas tiene fibrocemento, pero señala que están en buen estado los soportes y vigas.  


Similar al Mercado del Born de Barcelona

Un espacio similar al Mercat de El Born de Barcelona, convertido en un centro cultural y arqueológico). Así podría acabar siendo el Mercado Central de Elche, según sugiere el organismo asesor de la Unesco, por los restos arqueológicos que rodean el edificio. Icomos señala en su escrito que «el valor instrumental del Mercado ahora cercenado parece que deba recuperarse como centro activador de las relaciones sociales en la vieja Vila Murada». Asimismo, sostiene que este tipo de espacios deben aspirar a recuperar sus usos y actividades para continuar la milenaria tradición de centro de reunión

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats