Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo que cuesta traer la Dama

Elche, que ha visto en las últimas semanas cómo técnicos y el ministro de Cultura no están por acceder al regreso del busto en 2022, se movilizó a todos los niveles en 1997 para revertir, sin éxito, la negativa de Madrid a que volviera en el centenario

Dama de Elche INFORMACIÓN

Elche podría estar en camino de revivir una situación algo parecida a la de 1997 cuando, coincidiendo con los cien años del descubrimiento de la Dama, la Administración central, en una época en la que el Gobierno estaba en manos del PP de José María Aznar, rechazó la petición del Ayuntamiento ilicitano, encabezado entonces por el socialista Diego Maciá, para lograr el regreso del busto a su casa.

Los ilicitanos y el Consistorio no se quedaron entonces de brazos cruzados y decidieron meter presión. En este sentido, protagonizaron toda una batería de acciones incluso después de que en abril de 1997 técnicos de la Junta Superior de Museos confirmaran con un informe que definitivamente la pieza no se iba a mover temporalmente.

Meses antes del 4 de agosto, Elche no se resignó ante la negativa y consiguió el apoyo de numerosos municipios y entidades, como el Consejo de Cultura Valenciano, las Cortes Valencianas, el Parlamento de Cataluña y del Congreso de los Diputados hasta en dos ocasiones. La Comisión de Cultura del mismo también se mostró favorable a la cesión, pero siempre con el informe técnico preceptivo, que nunca fue favorable por motivos de seguridad.

Pero la cosa no quedó ahí. El Ayuntamiento también consiguió reunir a notables ilicitanos en Madrid para reivindicar la causa, mientras que al menos 20.000 escolares participaban en un concurso de dibujo que acabó con el envío de miles de postales de la Dama a Esperanza Aguirre, entonces ministra de Cultura.

El 31 de mayo de 1997 se produjo una movilización popular en la plaza del Congreso Eucarístico, con un espectáculo teatral, lanzamiento de cohetes y la lectura de una bando municipal que se llevó por las calles como antiguamente. Pero nada.

Ahora la coyuntura política es otra. En València y Madrid gobierna el mismo color político que en Elche. No obstante, las últimas voces de los técnicos (ex directora general de Bellas Artes y el director del MAN, entre otros) e incluso la del ministro de Cultura, el socialista Miquel Iceta, no han sido precisamente favorables al regreso, sino más bien todo lo contrario. Próxima parada: esperar a la reunión que el alcalde de Elche tiene pedida al ministro Iceta. La cuenta atrás hacia el 4 de agosto de 2022 hace tiempo que empezó.

Un centenario triste. Una vez pasado el 4 de agosto de 1997, el centenario del descubrimiento, diputados socialistas presentaban una proposición no de ley para reclamar la cesión Dama en iguales términos que el PNV pedía el «Guernica» para la apertura ese año del Guggenheim.

Cronología de una batalla hace casi 25 años. INFORMACIÓN

Cronología de la batalla hace 25 años. INFORMACIÓN

Indignación. Ante la negativa de Madrid, Elche anunciaba movilizaciones. Por un lado una concentración multitudinaria. Por otro, un desfile de Moros y Cristianos en Madrid. Mientras tanto, el alcalde lamentaba que el Consell hubiera claudicado ante el ministerio.

El «enemigo» Camps. A finales de abril, el pleno de las Cortes Valencianas desautorizaba al conseller de Cultura, Francisco Camps, que defendía lo que dijeron los técnicos de Madrid, y aprobaba por unanimidad una propuesta con todos los grupos para apoyar el traslado.

«Presión» escolar. Unos días antes de confirmarse que no vendría la pieza ibera, unos 20.000 escolares realizaban postales, que al poco enviarían a Esperanza Aguirre, entonces ministra de Cultura, pidiendo la presencia en Elche de uno de los mayores símbolos ilicitanos.

Tensión. El 22 de mayo de 1997 se supo que las razones técnicas para descartar el regreso, de las que no se dieron traslado al Ayuntamiento ilicitano, serían expuestas en Alicante, y no en Elche, por los técnicos del ministerio y del Museo Arqueológico Nacional.

Movilización en la calle. Los ilicitanos salieron en masa a la calle un 20 de mayo para reclamar por enésima vez la vuelta a casa del busto. Más de diez horas se prolongaron los distintos actos reivindicativos en contra de la decisión ministerial. Madrid nunca detalló todos los motivos.

Compensación que supo a nada. Tal fue el clima de crispación, que la Generalitat Valenciana y el Ministerio de Cultura anunciaban un 27 de mayo que firmarían un protocolo para, entre otras cosa, designar a la ciudad ilicitana como capital del arte ibérico. Pero sin la Dama.

La contestación desde Elche. El 15 de mayo de 1997 el alcalde, el socialista Diego Maciá, anunciaba que convocaba a la plataforma ciudadana, constituida para la cesión temporal de la Dama, para analizar la situación y determinar qué hacer para intentar revertir la situación.

Jarro de agua fría. Era un 18 de abril de 1997 cuando el director de Bellas Artes ratificaba que el busto no se expondría ese año en Elche, alegando para ello «razones técnicas de seguridad». Semanas atrás el Ayuntamiento había presentado un proyecto que garantizaba su seguridad.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats