Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mediador resolverá la denuncia por expolio contra las monjas Clarisas

El juez busca una solución al traslado a Elche de los bienes religiosos del convento de Mula

Cristo yacente que supuestamente se encuentra en el convento de las Clarisas de Elche. INFORMACIÓN

La mediación judicial no la hacen los jueces: se pone en marcha cuando, ya con un procedimiento en marcha, el magistrado encargado del asunto deriva el caso a un mediador, con el fin de que las partes implicadas solucionen la controversia fuera del juzgado.

Es lo que ha pasado en el proceso abierto de las monjas de Mula, explican fuentes cercanas al caso. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia acogió en octubre una vista preliminar, con la intervención de peritos, para dilucidar si las piezas que las Clarisas trasladaron de Mula a Elche, donde se mudaron, forman parte del Bien de Interés Cultural (BIC) que es el Convento de la Encarnación, de donde salieron estas.

En esta causa tienen interés, además de las religiosas, la Comunidad Autónoma y el Consistorio de Mula, cuyo alcalde, Juan Jesús Moreno, subraya que «si no se llega a un acuerdo, el Ayuntamiento seguirá adelante».

Las piezas de la polémica (varias esculturas del niño Jesús, entre ellas una hecha por Roque López, y cuadros de primer orden como los retratos del rey Felipe V y de la reina María Luisa de Saboya) continúan en Elche. Fueron sacadas de la Región a principios de 2020 y aún no han retornado. Las monjas las cargaron en un camión de madrugada, «con nocturnidad», dijeron entonces desde el Ayuntamiento muleño, que siempre ha «tendido la mano» a las Clarisas para tratar de llegar a un consenso respecto a las ocho decenas de obras de arte que faltan. A la presentación de las nuevas religiosas de La Encarnación, esta misma semana, asistió sor Clara, demandada por Cultura

Durante estos casi dos años, a las monjas se les plantearon varias soluciones: convenios económicos de colaboración y acuerdos para garantizar la conservación del convento (en un principio, las hermanas llegaron a decir que se llevaban las obras a Elche «por seguridad», ya que nadie las cuidaría). Ahora, el monasterio ya tiene inquilinas nuevas.

Esta misma semana, las nuevas monjas del Monasterio de la Encarnación fueron presentadas ante el pueblo de Mula, en una ceremonia a la que, indicaron fuentes cercanas, acudieron las anteriores religiosas. Entre ellas, la abadesa de la Orden de Santa Clara en Elche, sor Clara, una mujer que está en el punto de mira pues la Comunidad la demandó expresamente a ella. En la presentación de las nuevas monjas (las Hermanas Comunicadoras Eucarísticas del Padre Celestial, llegadas desde Colombia) no se mencionó nada sobre el expolio. A la ceremonia asistió el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats