Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Mínguez Pastor ESCRITORA Y PROFESORA DE SECUNDARIA

«Elche tiene mucha historia, pero aún tiene más por contar»

Esta ilicitana es la única mujer galardonada con el Wilkie Collins de novela negra. Licenciada en Historia por la Universidad de Alicante, también escribe obras de teatro

Olga Mínguez Pastor, la escritora que ama el teatro | INFORMACIÓN

Mientras habla tiene detrás una estantería llena de libros, muchos históricos, que dan fe de su vocación por la Historia, pero ama el teatro.

Compagina dar clase en un instituto con su vocación por escribir. ¿Se inspira más en las aulas o en la calle? Yo prefiero la calle, la verdad. Prefiero temas más para adultos, más de realidades sociales. Aunque las aulas son toda una realidad social en sí misma y se puede sacar muchísimo de allí. Pero no me he atrevido a dar el salto.

Ha escrito teatro, novela negra y otros géneros literarios.

¿Qué formato cree que se adecúa más a su forma de expresarse?

Yo vengo del mundo del teatro. He escrito mucho relato, me atreví con la novela negra, pero siempre tengo en mente el teatro, siempre quiero regresar a él. Es un arte muy vivo, que habla directamente con el espectador. Me parece un lenguaje que fluye y que se encara directamente con el espectador, impacta más. Por eso siempre digo que el teatro es mi voz.

En 2016 salió a la luz Victoria viene a cenar, un texto sobre el sufragio femenino español. En 2021, comenzó a representarse en Madrid. ¿Lo considera un buen proceso de maduración? ¿Cree que las obras ruedan por sí solas o ha tenido que luchar mucho por ellas?

Cuesta mucho que se lleve a escena, sobre todo a nivel profesional. Llegar a Madrid con toda la oferta de espectáculos es muy complicado. La obra, cuando se publicó, tuvo mucha venta pero a nivel de representación, no. El año pasado contactó conmigo una compañía de Madrid, que quería ponerla en escena. Estrenaron en julio y desde entonces les han renovado tres veces, ahora representan hasta enero.

Fue la primera ganadora del premio Wilkie Collins de novela negra. ¿Por qué no ha habido anteriormente mujeres premiadas en este certamen?

Sí, fui la primera y la única, por desgracia todavía. Es cierto que en la novela de suspense vemos y leemos menos a mujeres por lo general. Aunque cada vez nos estamos animando más a entrar ahí, pero sí que es verdad que en los palmarés se ve a menos mujeres y yo no creo que sea ni cuestión de cantidad ni de calidad. Pero eso lo podemos extrapolar a la sociedad en general, a que las mujeres todavía estamos ganándonos nuestro sitio en todos los niveles laborales y seguimos luchando.

Estrena La niña del mercado, una novela negra que sigue la continuación de la anterior, protagonizada por el inspector Vélez, pero en esta ocasión viaja en el tiempo, casi 80 años atrás, hasta el bombardeo del Mercado Central de Alicante. ¿Qué aporta esta subtrama a la investigación del crimen de Dalila Conde?

Es una segunda parte, pero se puede leer de manera independiente. La subtrama, es realmente la trama, el bombardeo del Mercado Central de Alicante. Este tema ya lo toqué hace años con Pasajes a Orán, pero se quedó corto. Es un tema que me ha llamado mucho la atención. Quería investigar más, desarrollar un poco más el tema. Entonces aproveché que tenía disponible una trama, tenía a un investigador y junté novela histórica con novela negra.

Siendo ilicitana, ¿tiene en mente alguna historia?, ¿ve un crimen entre palmeras?

La novela que estoy escribiendo está ambientada en el Elche histórico. Elche tiene mucha historia, tiene mucho que contar.

Como historiadora y arqueóloga, ¿qué opina acerca de la protección del patrimonio de la ciudad?

Hay cosas que dan mucha pena. Es cierto que se debería de cuidar y mirar un poquito más todo el extenso patrimonio que tenemos, que a veces me da la sensación de que no está bien aprovechado o bien vendido al turismo y se podría sacar muchísimo más partido.

Escribe mucho y variado, pero ¿para quién escribe?

Más que para quién es por qué. El teatro y la literatura es mi voz. Escribo mejor que hablo y es mi manera de expresarme. Escribo porque necesito escribir. No escribo para nadie en concreto ni concibo la vida sin la escritura.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats