Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bienestar Social asume este año la vigilancia de 1.900 discapacitados y personas mayores que viven solas

La concejalía destinará 444.000 euros al servicio de teleasistencia domiciliaria, que gestionaba hasta ahora la Diputación a través de un convenio con la asamblea local de Cruz Roja

Un dispositivo de teleasistencia para llamar a personal de Cruz Roja, entidad que ahora presta el servicio. | ANTONIO AMORÓS

El Ayuntamiento asumirá a partir de este año la gestión y la financiación del servicio de teleasistencia domiciliaria de Elche para atender a mayores y discapacitados que vivan solos con casi 1.900 dispositivos electrónicos. La Concejalía de Bienestar Social ha decidido aumentar en alrededor de 200 los terminales con el nuevo contrato que sacará a licitación a lo largo de este 2022 por 444.000 euros, ante un previsible aumento de la demanda, según aseguró a este diario su edil responsable, Mariano Valera.

La Diputación es la administración que tenía las competencias de este contrato como en el resto de los municipios de la provincia y cuando se adjudique el contrato, el Ayuntamiento se ocupará por primera vez de su gestión.

Hasta ahora Cruz Roja es la entidad que en la ciudad ilicitana permite que los usuarios a los que les han concedido el dispositivo estén comunicados durante las 24 horas del día y los 365 días del año, con personal especializado ante cualquier situación de emergencia. El Ayuntamiento está adherido en estos momentos y hasta que acabe el proceso de licitación a una adenda del convenio que estaba vigente con Cruz Roja. Ahora, según Valera, todo está preparado para que el contrato que por primera vez va a poder regular la Administración local salga a concurso público. Y por ello y de manera paralela, el equipo de gobierno acaba de elaborar un reglamento de teleasistencia domiciliaria ante la ausencia de una normativa municipal al respecto porque hasta entonces el Ayuntamiento no lo gestionaba.

Este servicio se seguirá prestando, según expone el documento municipal aprobado, a las personas mayores y a las personas con discapacidad, que no necesitan de atención permanente y presencial de otras personas, tener la seguridad de que, ante crisis de angustia y soledad, caídas, emergencias sanitarias o accidentes domésticos, puedan contactar de forma inmediata con un centro de atención que solventará el riesgo acaecido.

Este servicio básico se complementará con agendas de usuario que permitirán recordar a la persona usuaria la necesidad de realizar una actividad concreta en un momento predeterminado, de forma esporádica o con la periodicidad que se fije, como, por ejemplo, la toma de medicamentos o la realización de una gestión.

También deja claro el reglamento que los destinatarios de la teleasistencia domiciliaria serán personas mayores y las personas con discapacidad en situación de riesgo psico-social o físico, que vivan solas permanentemente, o bien que, conviviendo con otras, éstas presenten semejantes características de edad o discapacidad.

La valoración de la necesidad del servicio será realizada por un trabajador social del centro social al que esté adscrito el solicitante. El funcionario también se ocupará de emitir el informe preceptivo con una puntuación global que determinará el orden de preferencia. Se tendrá en cuenta entre otros requisitos el nivel de renta del solicitante.

El Ayuntamiento se ha comprometido a través del reglamento a que siempre que haya terminales disponibles concederá los dispositivos a todos aquellos que reúnan los requisitos exigidos para acceso al servicio. En caso contrario, se incluirá la solicitud valorada en lista de espera que ahora mismo es de cero usuarios, según Mariano Valera. Bienestar Social también prevé un procedimiento administrativo especial y más rápido para tramitar aquellos casos de urgencia, ya que el plazo para conceder el servicio es de medio año como máximo.

Primer requisito: estar empadronado un año

Estar empadronado en Elche como mínimo un año antes de solicitar el servicio, ser mayor de 65 años o, con menor edad, tener un grado de discapacidad igual o superior al 65% que le haga encontrarse en situación de riesgo psicosocial o físico son los dos primeros requisitos que hay que cumplir para contar con un dispositivo de teleasistencia en Elche. Además, el usuario tendrá que vivir solo o con otras personas de semejantes características de edad o discapacidad. Se excluye a quienes se encuentren integrados en unidades familiares, salvo que se den unas circunstancias especiales.

Suspensión del derecho a estar atendido

El dispositivo de teleasistencia podrá ser suspendido por parte del Ayuntamiento por diferentes causas. Por hospitalización, acogimiento temporal con familiares, vacaciones, ingresos temporales en centros residenciales, u otros motivos similares que determinan la interrupción de la comunicación entre la persona usuaria y el Centro de Atención. El periodo máximo de suspensión del servicio no podrá exceder de tres meses, salvo causa justificada valorada por el trabajador social responsable del expediente. El Ayuntamiento podrá reactivarlo y también darlo de baja definitiva por otras causas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats