Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco asociaciones de Elche se alían contra el proyecto de hotel en las Clarisas

El Institut d’Estudis Comarcals, Margalló, Volem Palmerar, Ruskin Coffee arquitectos y Amigos Illice-La Alcudia consideran injustificable que la permuta a las monjas acabe siendo una cesión a la iniciativa privada

Uno de los accesos al convento de las Clarisas

El Institut d’Estudis Comarcals del Baix Vinalopó, Volem Palmerar, Margalló Ecologistes en Acció, la asociación de arquitectos Ruskin Coffee y la Asociación Amigos de Ilici-La Alcudia también han mostrado su rechazo a transformar el antiguo convento de las Clarisas en un hotel como pretende hacer el equipo de gobierno. Los cinco colectivos de la ciudad han remitido un escrito al alcalde, Carlos González, en el que trasladan su desacuerdo con la operación que a finales de año realizó el Ayuntamiento para cambiar de calificación el suelo donde se encuentra el monasterio de La Merced con tal de preparar el terreno para que el histórico edificio municipal pueda convertirse en un alojamiento. En su misiva al regidor socialista han aprovechado para pedirle que reconsidere su decisión. Y es que estas entidades comparten, al igual que particulares que han recogido más de 300 firmas por internet, que La Merced debe tener un uso público, como también defienden las propias monjas, y que tiene que ser rehabilitado con fondos del Ayuntamiento o de cualquier administración pública. «Entendemos que los cambios que se impulsan desde el gobierno municipal son contrarios a la conservación del patrimonio valenciano y la función pública que se espera que tengan», advierten las cinco asociaciones tras recordarle al primer edil uno de los artículos de la ley del Patrimonio Valenciano que apunta a que «cualquier que tenga conocimiento del peligro de destrucción, deterioro o perturbación en la función social de un bien patrimonial cultural, o de la consumación de hecho, lo tendrá que comunicar inmediatamente a la administración de la Generalitat o en el Ayuntamiento correspondiente, los cuales adoptarán sin más dilación las medidas procedentes en cumplimiento de la presente ley». Estas asociaciones contrarias a los planes del Ayuntamiento también desaprueban los argumentos que dio el regidor socialista para justificar la oportunidad que supone para la ciudad convertir el edificio municipal donde hace 14 años vivían las monjas de clausura en un hotel.

Argumento municipal

González aludió a la falta de fondos municipales para acometer una rehabilitación del convento que están dispuestos a hacer empresarios a cambio de abrir un parador en La Merced una vez el Ayuntamiento convoque un concurso público. «El argumento resultaría aceptable si no fuera público y notorio –y así lo han recogido los medios de comunicación reiteradamente–, que desde la permuta del edificio, el Ayuntamiento de Elche ha obtenido y no tramitado, al menos, dos ayudas para la restauración completa del edificio. Ayudas que no se han ejecutado por motivos desconocidos para la ciudadanía», recuerdan. Los colectivos también reprochan al alcalde que su equipo de gobierno haya anunciado «la búsqueda de ayudas para emprender la intervención prevista en el edificio del antiguo Mercado central, por lo cual resulta incompresible que no se actúe del mismo modo en este caso y se deje la intervención en manos de la iniciativa privada, perdiendo el carácter público del patrimonio por medio siglo como mínimo». Con todo ello, estas asociaciones han considerado que le corresponde a las administraciones «redactar y ejecutar los proyectos necesarios para que el edificio pueda ser legado a las generaciones futuras en las mejores condiciones, sin perder la condición de gestión pública». Para las entidades que suscriben el escrito, delegar a la iniciativa privada esta operación a cambio de una concesión de explotación hotelera, «además del reconocimiento del fracaso de la misma gestión, se puede considerar como un agravio comparativo ante otros municipios que han sabido preservar el patrimonio a través de fondos propios o, cuando no ha sido posible, a través de ayudas otras instituciones públicas». Asimismo, ven difícil de «justificar que la inversión millonaria hecha por nuestro Ayuntamiento en la construcción del nuevo convento al lado del río, y las intervenciones hechas en el convento de los mercedarios, con fondo procedente de nuestros impuestos, acabe en una cesión a la iniciativa privada y se pierda el uso público del edificio».

Documentos

Los colectivos también aprovechan para pedir al primer edil diferentes documentos como el de la permuta entre el Ayuntamiento y las monjas y el coste total que supuso para las arcas municipales la construcción del nuevo monasterio donde residen las hermanas en la ladera del Vinalopó. Tal y como publicó este diario, el Ayuntamiento acordó con las monjas Clarisas en 2004 que el convento de la Merced tendría un uso cultural público cuando las religiosas se marcharan al nuevo monasterio que intercambiaron. Fue el compromiso que adquirió entonces el alcalde socialista, Diego Maciá, con las hermanas durante la firma de la permuta.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats