Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinions des d’Elx

Ya es hora de revisar un pgou con 25 años

Ya es hora de revisar un pgou con 25 años.

La reciente propuesta que el equipo de gobierno municipal ha hecho para modificar puntualmente el PGOU vigente, en cuatro cuestiones distintas, ha hecho que, de nuevo, reaparezca uno de los grandes temas pendientes en nuestro Ayuntamiento de Elche.

Y es la falta de revisión del Plan General. Recordemos que la Generalitat lo aprobó, definitivamente, el 25 de mayo de 1998 y que el Ayuntamiento en pleno lo hizo, provisionalmente, el 26 de mayo de 1997. O sea, hace casi 25 años que Elx dijo su última palabra sobre tan importante documento.

Que las cosas han cambiado mucho en este casi cuarto de siglo que ha pasado está claro. Sin embargo, para el Ayuntamiento es como si fuera ayer. Seguimos con las mismas previsiones y soluciones que se plantearon entonces. El crecimiento de la ciudad y sus pedanías es evidente, así como el de su población. Las necesidades urbanísticas son otras. El modelo de ciudad debe adaptarse a la evolución de la sociedad. Las demandas ciudadanas no son hoy las mismas que hace 25 años. Una mayor concienciación por el medio ambiente, la sostenibilidad, el respeto al patrimonio histórico, una ciudad más integradora hacia sectores cada vez más numerosos como los mayores, más respetuosa con las personas con diferentes tipos de discapacidad, más necesitada de recursos culturales y sociales, que el palmeral histórico esté más protegido, etc. etc., son razones más que suficientes para que, en este tiempo, se hubiera planteado seriamente una revisión del PGOU que, previo debate ciudadano, permitiera enfocar el futuro de Elx con mejores medios hacia ese nuevo modelo de municipio que la realidad está reclamando.

Curiosamente, en este tiempo, todos los alcaldes han coincidido en que, por esas y otras razones, había que revisar el PGOU. Y todos lo han prometido e incumplido. Parece que forma parte del cargo. Llegar prometiendo su revisión, y dejarlo para el que entre. Debe ser que se asustan de abrir ese melón. Y descubren que es mucho más fácil y cómodo aplicar lo que interesa y modificar puntualmente lo que no interesa.

Es lo que, siguiendo la tradición, acaba de hacer el equipo de gobierno PSOE-Compromís para que actuaciones no permitidas por el actual PGOU puedan hacerse: transformar un edificio histórico y público como las Clarisas en un hotel privado, en vez de la dotación social y cultural que estaba prevista, como nos recuerdan antiguas declaraciones de alcaldes y responsables de ambos partidos, y que ahora chirría volver a oírlas. O que se consolide el mercado provisional en la ladera del río y pueda aumentar su ocupación hasta los ocho metros de altura, nada menos. Estos cambios en PSOE y Compromís sí son una transformación profunda.

Son modificaciones a la carta, y parece el modelo por el que apuestan nuestros gobernantes. La esperanza que se abrió, en noviembre de 2019, cuando el Ayuntamiento sacó a exposición la consulta pública previa de la revisión del Plan General Estructural, que es un trámite obligatorio en su fase inicial, se ha quedado en nada. El plazo acabó en enero de 2020, hace un año, y de las aportaciones recogidas no se ha vuelto a tener noticias. Y eso que, como el propio documento recogía: «Dará lugar a la obligación de elaborar un informe de respuesta conjunta a las aportaciones recibidas. Deberá incorporarse al expediente el resultado de la consulta, con indicación del número de participantes, número de opiniones emitidas y el informe de respuesta».

Es llamativo el silencio municipal y la falta de avance en la tramitación. No se ha contestado a nadie de los que aportaron sugerencias, en una fea muestra de poco respeto a la participación ciudadana en un trámite como este.

Lamentablemente todo apunta a que el actual Ayuntamiento tampoco acometerá la necesaria revisión del PGOU. Los concejales se evitarán conflictos, pero los padecerá el municipio. Es cuestión de elegir prioridades.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats