Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ruta de la pobreza en Elche

Jóvenes voluntarios narran la «cruda realidad» que se encuentran cada noche que atienden a los 80 sin techo de la ciudad

Reparto de comida caliente y material contra el frío a las personas que duermen en la calle y el trabajo previo de preparación que se hace en la sede de Conciénciate. | ANTONIO AMORÓS

Con inicio en la zona de Victoria Kent y finalización, más de dos horas después, en la residencia de mayores de Altabix, cada fin de semana los voluntarios de la asociación Conciénciate recorren una ruta en la que se encuentran con la cara más cruda de la pobreza, la de las personas que se ven obligadas a dormir en la calle. En Elche hay más de cincuenta personas en esta situación actualmente, más las que encuentran refugio en el albergue de Cáritas, con capacidad para una treintena de ocupantes. Este recorrido también se realiza en las noches en las que el termómetro marca cinco o menos grados, como ocurre en esta época del año, la más gélida en la provincia. Cuando el frío aprieta, junto a la habitual cena caliente se distribuye material con el que abrigarse, como los sacos de dormir que ha donado recientemente el Grupo Soledad.

La ruta de la pobreza en Elche

«La percepción generalizada es que la mayoría de personas que están en la calle tienen problemas que les impiden tener una casa y un trabajo. Sorprende la cantidad de personas coherentes con las que nos encontramos que no pueden acceder a una vivienda por otras cuestiones», asegura Irene Cañas. Su compañero en Conciénciate Alan Sánchez respalda su testimonio. «Haciendo la ruta comprobamos el daño real que está causando la pandemia, la cruda realidad que vivimos. Me siento mejor por ayudar a gente que lo necesita realmente y que siempre nos recibe con mucha gratitud», sostiene el joven.

La ruta de la pobreza en Elche

En una línea similar apunta otra de las voluntarios de la asociación surgida en Elche y que ya ha extendido su radio de acción a Alicante, Sabrina Sánchez: «No somos conscientes de la cantidad de gente que hay pasándolo mal. Cuando encuentran un poco de apoyo, lo agradecen enormemente. Esto es lo que importa de verdad y no otras cosas con las que perdemos el tiempo». El también voluntario Christian Moreno apostilla: «Es muy triste comprobar la situación de muchas personas que no merecen estar así. Cuando vemos a alguien pidiendo en la calle, le repudiamos sin más, sin pararnos a pensar en la historia que hay detrás».

Nieves Torres está cumpliendo su primer año como voluntaria y señala que se siente sorprendida porque desconocía la «gran cantidad de trabajo» que lleva a cabo Conciénciate para atender a todos los que lo necesitan en la ruta que recorre cada semana. «Ahora veo la realidad con otros ojos y me da mucha pena. A veces tengo ganas de llorar. El agradecimiento que recibimos es impresionante, porque es sincero, emotivo y bonito», añade.

Los voluntarios cuentan con apoyos como el que les brinda Protección Civil. Una de sus integrantes, Pilar Raja, recalca la importancia que tiene en un territorio como el de Elche no centrarse solo en el núcleo urbano y prestar atención a las personas que duermen a la intemperie en las pedanías. «Siempre que detectamos situaciones de riesgo para la gente que vive en la calle pedimos ayuda a la Policía Local para hacer traslados al albergue», concluye.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats