Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Autobuses de Elche que llevan a los ucranianos camino de la paz

Una conocida empresa ilicitana de autocares, junto con dos ONGs, trae a varias decenas de refugiados a la provincia y a València

Autobuses ilicitanos en la frontera Polonia-Ucrania INFORMACIÓN

La empresa de transportes Mi-Sol, con sede en Elche, ha fletado al menos cuatro autobuses para ayudar a traer a España a familias de Ucrania que huyen de la guerra. Los dos primeros salieron el lunes y martes pasados y regresaron este sábado y domingo, respectivamente, con un centenar de personas que se han distribuido entre Torrevieja y València. Los otros dos autobuses saldrán uno esta noche de lunes desde València y otro este martes a última hora también desde esta misma ciudad, con intención de que regresen el próximo fin de semana con otras cien personas, en su mayoría mujeres y niños, y después de llevar a la frontera de Polonia con Ucrania material humanitario.

Santiago Miralles, gerente de esta empresa de autocares ilicitana, explica que cada autobús, con dos conductores y sus obligatorios descansos, están recorriendo 6.600 kilómetros entre ida y vuelta, y que los chóferes vuelven "destrozados" por el drama humanitario. "Me emociono. Ayer (por el domingo) vi la cara de los conductores y estaban destrozados. Veían por ejemplo cómo los hijos se despedían de los padres", relata Miralles, quien indica que sus trabajadores regresan bastante afectados por lo que han visto en la frontera con Ucrania, y eso, dice, a pesar de que iban advertidos por las ONGs que han contactado con ellos para traer a refugiados.

De trasladar al Elche C.F. y a numerosos equipos deportivos, así como encargarse habitualmente del transporte escolar de colegios de Elche y Alicante, a, ahora, contribuir a los refugiados de Ucrania, aportar, desde esta empresa ilicitana, su granito de arena para ayudar, bajando sus tarifas y poniendo el máximo de su parte para contribuir a esta causa.

Un autobús fletado desde Elche destinado a ayudar a refugiados INFORMACIÓN

Lo cierto es que fueron dos ONGs las que contactaron con ellos, Juntos por la vida, de València, y Rowing Together ONG, con sede en Cox y que con la ayuda de socios y particulares están financiando los desplazamientos, aunque también es cierto que esta empresa de autocares está recibiendo muchas llamadas, por lo que no descartan seguir fletando autobuses para traer a más familias ucranianas a la paz.

Uno de los autobuses ilicitanos en la frontera con Ucrania INFORMACIÓN

En principio, a Torrevieja han ido un grupo de familias de Ucrania con las que ya había contacto previamente para pasar vacaciones en verano. El resto, y las que vengan estas semanas, harán parada en principio en València.

Estos autobuses cruzan prácticamente cuatro países, con paradas en Estrasburgo o Munich para dormir. Su punto de referencia es la ciudad polaca de Przemyśl, cerca de la frontera con Ucrania. Aquí, las ONGs ya se han organizado para seleccionar a las personas que subirán a estos autobuses, además de hacer llegar la ayuda humanitaria transportada en estos.

"Ya tenemos a las personas que huyen de la guerra en nuestro autobús de vuelta a la paz. Mujeres y niños, y un padre que viene a despedirse de su familia antes de volver a la lucha. Quizás no vuelva a verlos...", señalaban en las redes sociales la ONG Rowing Together, desde donde recuerdan los afectados "lo han dejado todo. Sus casas, colegios, trabajos... Han dejado a sus familiares, amigos, compañeros... Han dejado sus vidas. En esta ocasión no han tenido que cruzar un mar para salvar sus vidas o la de sus hijos, pero sí miles de kilómetros por tierras desconocidas confiando en nosotros para llegar a un lugar seguro. En esta ocasión podemos decir que son y somos afortunados de poder ayudar con un pasaje seguro, pero no podemos olvidar a todos aquellos que siguen muriendo diariamente sólo por el hecho de tener otra nacionalidad".

En una especie de diario de a bordo a través de las redes sociales, Raquel, una trabajadora de esta ONG, relata perfectamente las sensaciones y el ambiente que se encontraron el pasado jueves cuando uno de los autobuses iniciaba el camino de regreso a España: "Quedamos muy temprano en el punto de encuentro. Cuando llegamos, a pesar de faltar una hora para salir, la mayor parte de ellos ya esperaba allí. Frío. Pudimos ver la tensión y la inquietud en sus caras… como si hubieran hecho otras filas durante estos días sin suerte, como si no llegaran a creerse que por fin estaban a salvo. Nervios. Sus ojos cansados nos mostraron el largo viaje que habían emprendido días atrás para cruzar la frontera. Una vez comprobada la lista de pasajeros, los niños corrieron a coger sus asientos y vimos cómo un hombre se despidió de su familia. Él volvería a Ucrania para defender a su país. Le dimos la mano y le expresamos nuestro respeto, él se puso la mano en el pecho y nos hizo un gesto de agradecimiento. Lágrimas, silencio, respeto, miedo".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats