Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plaga de las toallitas reaparece en el río en pleno debate sobre su renaturalización

Los productos higiénicos invaden el cauce del Vinalopó tras las últimas lluvias y la vegetación que lo rodea bajo el puente de Barrachina

Plásticos y toallitas cubren los márgenes del río en la zona sur de la ciudad. | ANTONIO AMORÓS

El «monstruo» de las toallitas vuelto a aflorar en el Vinalopó, en concreto en la zona sur de la ciudad, entre el puente de Barrachina y la Circunvalación, donde el cauce ya no tiene hormigón y donde la vegetación se ha visto invadida por los productos higiénicos. Es la peor imagen del río que queda en evidencia casi siempre que llueve con fuerza en Elche y que esta vez ha coincidido con el debate existente sobre su renaturalización, una propuesta defendida por Compromís, que el PSOE paralizó la pasada semana.

Las toallitas acumuladas en las orillas del río, arrastradas tras lluvias de este mes. | ANTONIO AMORÓS

La ingente cantidad de toallitas, que ha acabado acumulada en los márgenes del río, se ha producido tras la tormenta de récord de comienzos de mes y ha vuelto a poner el grito en el cielo a los ecologistas. Una mala estampa para la que ahora no hay ninguna solución porque cada vez que hay lluvias torrenciales la infraestructura de aguas pluviales, que es unitaria, no da más de sí y en lugar de conducir todo el agua a la depuradora de Algorós acaba vertiéndose al río a través de los distintos colectores que dan al cauce. Y cada vez que ocurre esto todos los desperdicios, que se tiran al inodoro, acaban arrastrados por el río y se quedan enganchados en la vegetación que lo rodea al pasar prácticamente la zona urbana.

Los vertidos que se quedan enganchados en la vegetación bajo el puente de la Ronda Sur. | ANTONIO AMORÓS

La Asociación de Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA) ha insistido a la Confederación Hidrográfica del Júcar la necesidad de resolver este problema porque, según sostienen, la contaminación de la aguas del río Vinalopó, repercute negativamente en espacios naturales protegidos como el Parque Natural de las Salinas de Santa Pola y el Parque Agrario de Carrizales. El colectivo ecologista ha lamentado que la Confederación haya rechazado la construcción de la infraestructura que evitaría este «grave impacto ambiental» que periódicamente sufre el río Vinalopó, un tanque de tormentas, esgrimiendo razones económicas.

Desde AHSA, sostienen que se están vulnerando directivas europeas ante los impactos que generan estos vertidos en los espacios naturales y por ello han urgido a la Confederación que haga realidad cuanto antes el proyecto de los tanques de tormentas en la depuradora de Algorós.

Precisamente, desde el equipo de gobierno ven en la reforma integral de la estación de aguas residuales que va a realizar la Conselleria de Transición Ecológica, cuyas obras no se esperan como mínimo hasta dentro de dos años, en la solución a este problema de saturación de la red de aguas pluviales, ya que la depuradora va a aumentar su capacidad con creces y permitirá atender las necesidades de unos 235.000 vecinos de Elche.

Desde el departamento de Medio Ambiente, su edil responsable, Esther Díez, aseguró que el problema de los vertidos de toallitas debe de solventarse y que la Confederación Hidrográfica debería de haber asumido la construcción del tanque de tormentas. Añadió que este problema es independiente a su proyecto frustrado de renaturalizar el río, ya que la iniciativa está pensada para eliminar el hormigón de la parte urbana y plantar especies autóctonas, pero no tiene el cometido de contemplar una solución para la red de aguas pluviales que conducen al Vinalopó.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats