2 Billetes de Tren GRATIS Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gerardo Salvador Comino

«Los colegios en vez de estar llenos de bicis están llenos de humo de coche» 

Gerardo Salvador, en una imagen tomada en Elche Parque Empresarial. | ANTONIO AMORÓS

En 2008 la Cátedra Bancaja Jóvenes Emprendedores de la Universidad de Elche (UMH) concedió el premio al mejor curriculum en creación de empresas al entonces alumno Gerardo Salvador. Hoy es socio fundador de tres mercantiles. Una de ellas, Seinon, ayuda a otras empresas a gestionar de forma más eficiente su energía, lo cual le permitió ganar en 2012 el premio «Spain Startup & Investor Summit EmprendeGO» patrocinado por Repsol y el Ministerio de Fomento. Es secretario de JOVEMPA Elche y ha sido miembro en la Comisión de Desarrollo Sostenible de la CEOE y también del consejo directivo de la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética.

¿Qué se le pasa a usted por la cabeza en estos tiempos de precios desbocados de la electricidad, el petróleo y el gas?

Que tenemos que cambiar sí o sí el sistema para no enterrar en costes a las empresas a la par que empobrecer al ciudadano. Con un 70% de producción eléctrica muy económica en nuestro país, formada por el tándem renovables y nuclear, no tiene sentido que todos paguemos a precio de gas o a precio de hidráulica de 407€/Mwh solo porque pueden elegir cuándo producir la electricidad.

¿Por qué seguimos en España sin despegar en cuanto a una mayor explotación de las energías renovables, es decir, sol, viento, agua o biomasa?

En generación eléctrica el viento supuso el año pasado más del 23% de la producción. En la suma: viento, solar e hidráulica, la contribución al mix energético fue superior al 44%. Pensemos que en el año 2000 esta misma combinación de renovables generaba solo el 16% de la energía que necesitaba el país. ¿Se puede seguir mejorando? Por supuesto: generar energía en el lugar que se consume, aprovechar las cubiertas de inmuebles para fotovoltaica, crear comunidades energéticas, reutilizar los residuos orgánicos y reconvertirlos en energía…

¿Qué no están haciendo o no hacen bien las empresas pequeñas y medianas para optimizar su consumo energético?

¿Se imagina usted entrando en la consulta médica y que se le recete una pastilla sin que haya podido explicar por qué motivo ha acudido? ¿Se tomaría esa pastilla? Pues en muchas PYMES se toman la pastilla sin saber lo que les sucede. No se hace eficiencia energética. Se empieza la casa por el tejado: ponte placas solares, cambia los motores, compra vehículo eléctrico, pon LED… Eso son medidas correctivas, pero en ingeniería lo primero es medir y analizar. A partir de ahí se saca el diagnóstico.

¿Cómo podemos lograr empresas más responsables y concienciadas con el entorno pero de verdad?

El greenwashing lo empaña todo. No hay más que entrar en Twitter y ver las contestaciones que le pone la gente a Iberdrola cuando lanza una campaña a favor de la sostenibilidad y el medio ambiente, o los comentarios que se hicieron sobre los jets privados en la COP26. El tema es que, a pesar de que queremos ser sostenibles, todavía premiamos únicamente el precio del producto/servicio. Cuando preguntemos: ¿Tiene buenas políticas con sus trabajadores esta empresa? ¿Son responsables con su entorno? ¿Consiguen su producto a base de destruir ecosistemas o de respetarlos? Entonces sí habrá un cambio de verdad.

Y nosotros en nuestras casas ¿podemos hacer aún mucho más de lo que ya hacemos, más allá de los consejos que sabemos desde hace años?

La famosa certificación energética no es un tema baladí. El consumo de energía eléctrica en hogares españoles supone más del 30% de consumo total nacional. Las casas pueden mejorar mucho a nivel de aislamientos. Creo que habría que empezar por ahí.

¿Cómo es su día a día en cuanto al consumo energético?

En mi casa hay una máquina de conductos que rara vez se usa. Preferimos asumir que en invierno hace un frío moderado (vivimos en un sitio privilegiado) y en verano jugar con las corrientes de aire y ventiladores que cambian la sensación térmica enormemente. Comprar electrodomésticos más eficientes también es una gran inversión a largo plazo. Y desde luego usar la bicicleta. Aunque cuando me desplazo al Parque Empresarial o me muevo por Elche puedo ver a gente en bicicleta, casi todos la usan con carácter deportivo y no ven su potencial como medio de transporte. Los colegios, en lugar de estar llenos de bicicletas, están llenos de humo de coches. Mucha gente me dice que en invierno hace frío y en verano hace calor para ir en bici. Con esa actitud es difícil cambiar nada.

¿Qué futuro le ve a España en su relación con la eficiencia energéticas?

Aunque se han dado pasos, lo veo todo muy lento. Yo llevo con este discurso diez años. Medir, auditar, mejorar… La industria ha avanzado mucho en automatización de procesos, pero no tanto en eficiencia energética. De hecho, la Administración pone placas solares o cambia bombillas de vapor de sodio a LED, pero no mide el impacto que eso tiene. Como decía Lord Kelvin: «Lo que no se mide no se puede mejorar».

¿La transición energética es el verdadero futuro para el crecimiento de España?

El futuro lo hacemos en el presente. La transición energética implica también gestionar bien la demanda de energía ¿Estamos dispuestos a renunciar a ciertos privilegios? ¿Queremos plantearnos más independencia energética? Si es que sí desde luego es un camino con mucho recorrido si la hoja de ruta tiene en cuenta la sostenibilidad. En caso contrario, ya estamos viendo las consecuencias que esto tiene.

Usted habla de «hacer visible la energía». ¿A qué se refiere?

Ahora mismo podría tener mi tensión arterial por las nubes y estar a punto de sufrir un ataque cardiaco. Sin embargo, como no lo puedo sentir ni ver, cuando sufra el colapso ya será demasiado tarde. En energía es igual. Podría estar consumiendo energía que no necesito por dimensionar mal mi instalación o cualquier otra cosa. Si monitorizo la energía, si la hago visible, entonces podré actuar, del mismo modo que si tengo la presión alta actúo antes de que mi cuerpo tenga un KO.

¿Cree que Elche va por el buen camino de cara a lograr la Capitalidad Verde 2030?

Pues en muchas cosas sí. Hay más carriles bici, más calles peatonales, la ladera del río está muy mejorada, la gestión de residuos orgánicos, si se hace bien, va a ser un cambio muy importante… Pero en otras tenemos que mejorar mucho: los residuos inundan los arcenes de carreteras, ecosistemas frágiles como La Marina o El Clot, las fiestas locales siguen generando muchísima basura, pocos usan la bici….

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats