Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para unas playas mejores

Los lavapiés de La Marina y El Altet entran en funcionamiento, mientras que en el resto del litoral el Ayuntamiento dice que será inminente porque la Generalitat ha adjudicado ya el servicio

La playa de Arenales del Sol, el pasado mes de abril. | MATÍAS SEGARRA

Elche acaba de revalidar las cinco banderas azules de sus playas que certifican los servicios, la calidad del agua y de la arena, la seguridad, entre otras numerosas exigencias medioambientales.

El distintivo llega mientras el Ayuntamiento y sobre todo los bañistas, ahora que aprieta el calor, cuentan los días para que funcionen dos instalaciones necesarias: los lavapiés y las pasarelas. Infraestructuras que se vieron afectadas por los temporales del invierno y de la primavera, cuya competencia es de la Generalitat y que, según el edil de Playas, Carles Molina, ya han sido adjudicados por lo que su puesta en servicio cree que será «inminente». Si bien, aseguró que actualmente están en funcionamiento los lavapiés de La Marina y El Altet.

Paralelamente ha sido esta semana cuando El Carabassí, La Marina, Les Pesqueres- El Rebollo, El Altet y Arenales del Sol-Sur han recibido el galardón de calidad otorgado por la Fundación Europea de Educación Ambiental que tiene como jurado a distintos ministerios. Así es textualmente como aparecen nombradas las playas ilicitanas reconocidas, a efectos administrativos, para conceder la bandera azul, porque en el caso de Arenales del Sol, aunque el Ayuntamiento no hace distinción, el jurado tiene en cuenta para otorgar este galardón a la zona sur (la más próxima en dirección a La Marina) que es la que no tiene edificación en primera línea, tal y como explicó el edil del área, quien aseguró que es solo cuestión de terminología y que no ha cambiado nada respecto a años anteriores.

Molina calificó de «manera muy positiva» haber revalidado las banderas azules en las playas de Elche, lo que demuestra, a su juicio, « el compromiso y el cuidado extremo que tenemos con el litoral ilicitano». El concejal socialista defendió la importancia de que año tras año se consiga esta distinción «tan exigente», que ratifica que «tenemos unas playas de categoría, aunque estemos expuestos a la climatología». Esto significa, añadió, que «algo estamos haciendo bien».

Molina se refirió a los daños sufridos a escasos días de Semana Santa que hicieron que en algunos puntos del litoral fuera materialmente imposible que el Ayuntamiento llegara a tiempo para repararlos. Ahora esos desperfectos están prácticamente solucionados, según el edil, y los socorristas ya están desplegados en las playas los fines de semana.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats