Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de cien colegios de la provincia quieren patios más verdes y con poco cemento

Un centro de Elche impulsa una red entre la comunidad educativa para renaturalizar las zonas de recreo - Educación señala que antes debe cumplirse con la normativa de Infraestructuras

Uno de los colegios de la provincia en el que predominan las pistas deportivas y con palmeras como única vegetación. | A NTONIO AMORÓS

Más de un centenar de colegios públicos de la provincia quieren que los patios tengan menos cemento y los espacios estén más naturalizados. Se unen así a la petición de un colegio de Elche que espera que el futuro de las zonas de recreo pasen por ser un espacio donde predominen las zonas verdes.

Precisamente la comunidad educativa del colegio Les Arrels, (CEIP 37), que lleva años en el colegio Carlos III a la espera de la nueva infraestructura, inició recientemente una recogida de firmas para que se renaturalice la zona exterior, a cambio de sacrificar una de las pistas deportivas que proyectó la administración inicialmente para el centro.

Las fuerzas sindicales educativas resaltan que hasta ahora no se había abierto el debate sobre la renaturalización. | ANTO NIO AMORÓS

Este movimiento ha desencadenado en que el citado centro junto al CEIP Antonio Machado de Torrellano y Ceip Bacarot, en Alicante, hayan iniciado una red de coles «por la renaturalización y la coeducación», que sigue sumando apoyos.

Según indican desde el colectivo, a pesar de que el Consell promueve los patios coeducativos, «nos hemos encontrado con muros y dificultades para que sea posible esa transformación o incluso dificultades en la creación desde cero».

En el caso del CEIP Les Arrels, tanto progenitores como parte del profesorado confían en que los beneficios pedagógicos de ganar terreno al entorno natural con tierra y vegetación serían numerosos para el alumnado, y más en un enclave como el que tienen en pleno huerto de Travalón.

A la izquierda un colegio de Elche que se encuentra dentro de un huerto urbano, y a la derecha un centro con poca vegetación. | ANTONIO AMORÓS

El centro ha reunido ya más de 700 firmas y de alguna manera han avivado la idea de los «patios vivos» para que tenga una base en la ciudad. Si bien, dentro de la comunidad educativa también hay cierto escepticismo sobre esta tendencia ya que hay también quiénes prefieren no sacrificar pistas a cambio de zonas verdes porque entienden que iría en detrimento de clases como las de Educación Física, manifiestan a este diario.

Elche cuenta con medio centenar de colegios públicos, nueve concertados y dos privados, y en la actualidad sólo una mínima parte están renaturalizados. Indican que hay varias vías para implementar cambios ya que la Conselleria de Educación puede subvencionar iniciativas en los patios cuando forman parte de un proyecto pedagógico.

«Se trabaja en patios inclusivos pero la naturalización nunca ha salido en los consejos escolares» Lilia Martínez, representante comarcal STEPV

decoration

En los últimos tiempos las administraciones han creado el concepto de patios inclusivos y coeducativos para que se promuevan relaciones de igualdad y se rompan jerarquías en el recreo. Todo para posibilitar que cualquier niño tenga su lugar y pueda sentirse protagonista, para romper, también, con roles enquistados erróneamente como que el fútbol es de chicos y la comba de chicas.

El trabajo de los centros en los últimos años ha dado más peso a las actividades en el patio, fomentando juegos tradicionales para que haya más alternativas, y la pandemia ha reafirmado la necesidad de explotar los recursos al aire libre.

«Queremos más pinada quitando una pista, pero lo ven inviable al tener dos líneas» Sergio Arroyo, Director del Colegio Antonio Machado

decoration

Si bien, el concepto de naturalización va más allá, y necesitará también un proceso para calar igual que en su momento lo hicieron los huertos urbanos, que ahora están extendidos.

Lilia Martínez, representante comarcal del sindicato Stepv, manifiesta que la comunidad educativa sí está comprometida con los patios inclusivos, sobre todo en Primaria, pero perciben que el debate sobre la naturalización no se ha abierto en foros como el consejo escolar.

«Acompañamos donde haya inquietudes pero hay centros que tienen pocas posibilidades» María José Martínez, Concejal Educación ELCHE

decoration

Al hilo, destaca que los colegios e institutos más nuevos contemplan en su dotación múltiples servicios y varias pistas deportivas donde prima el cemento y escasas zonas verdes, como el caso del IES Vicente Verdú, en contraposición de lo que señala Educación, que asegura que en las memorias de necesidades cada vez se solicitan más zonas verdes.

«Donde tenemos más arbolado y jardín es en los centros mas antiguos como el IES Sixto Marco, la Torreta», señala la represente sindical. Aún y así, desde el Stepv entienden que la crisis sanitaria ha fortalecido la conexión con el patio y hay centros que apuestan por aulas al aire libre.

Algunos progenitores lamentan que hay pocos ejemplos de centros integrados en la naturaleza, como es el caso del CEIP El Palmeral o Blasco Ibáñez. «Resulta curioso que haya rotondas tan bien cuidadas con árboles grandes que dan sombra y ausencia total en muchos coles», admite Ruth Sáez Buedo, miembro de la Asociación de Familias de Alumnos (AFA) del colegio Les Arrels.

«Es curioso que haya rotondas tan bien cuidadas y ausencia de árboles en muchos coles» Ruth Sáez, miembro de la AFA Colegio Les Arrels

decoration

De nadie

Critica que «los patios parecen territorio de nadie» porque entiende que no hay una fuerte implicación institucional «pero a pesar de que a nivel autonómico se promueve este tipo de patios es bastante difícil conseguir los medios y los recursos para transformarlos»

Belén Lloret, directora de Les Arrels, recalca que la naturalización es «una necesidad propia de la infancia, porque dentro de lo que podemos ofrecer los centros es importante que puedan tocar tierra, tener árboles, un sitio de aprendizaje, y se potencian muchas habilidades motoras necesarias. Es importante ofrecer una parte deportiva pero también crear espacios donde haya calidad educativa».

Sergio Arroyo, director del colegio Antonio Machado de Torrellano, integrado en la reciente red por la renaturalización, resalta que en 2021 iniciaron un proceso de transformación del patio y quieren ir más allá. Plantean ampliar la pinada del centro a cambio de quitar una pista, pero de entrada tienen la oposición de Educación. «Nos dicen que la ley no lo permite por ser un cole de dos líneas», indica la dirección.

«Es importante ofrecer una parte deportiva pero también espacios donde haya calidad educativa» Belén Lloret, directora Colegio Les Arrels

decoration

María José Martínez, edil de Educación, considera que cada colegio es un mundo y hay «ejemplos como Virgen de la Asunción que quiere hacer mil cosas pero está rodeado por edificios, no tiene posibilidades de crecer», ejemplifica.

Por otra parte, la concejal señala que debe cumplirse la normativa de infraestructuras educativas, por lo que no «todo vale» a la hora de transformar espacios, ya que el volumen de alumnado también influye a la hora de construir instalaciones.

Espacios que piensan en el planeta y mejoran la salud

Docentes proponen actividades que conciencien a los niños sobre el cambio climático

Los docentes que abogan por la renaturalización de patios consideran que las posibilidades pueden ser diversas para aprovechar el espacio exterior al máximo, incluso para inculcar a los menores la importancia de cuidar del Planeta. Algunos maestros explican a INFORMACIÓN que al patio se le puede dar importancia para ofrecer jornadas de concienciación sobre energías renovables donde los «niños sean partícipes» utilizando espacios que además sean autosostenibles. 

Hoy por hoy son pocas las comunidades autónomas que están apostando por este modelo, y una de ellas es Castilla y León, que ha iniciado un programa de renaturalización y adaptación al cambio climático en más de 60 centros públicos. Esa ambición aún no ha llegado a nivel autonómico, y por ello la red de centros que se ha creado recientemente pretende romper con esa invisibilización. Así, proponen desde el colectivo varias actualizaciones a normativas como la de construcción de centros nuevos, regulada en la Orden del 15 de mayo de 1992 de la Conselleria de Educación, para que aparezca de manera explícita la necesidad de que las escuelas tengan naturaleza en esos espacios y que conste en los programas de necesidades para la redacción de proyectos de construcción de centros de Educación Infantil y Primaria, así como en el manual del plan Edificant. 

Por otra parte, urgen que las escuelas que quieren transformar el espacio exterior, eliminando alguna de sus pistas, para dotarlo de más naturaleza, «reciban el respaldo que merecen y no la negativa o el freno como está sucediendo», señalan. 

En tercer punto, plantean que los ayuntamientos y la Generalitat se ocupen también del mantenimiento de los espacios exteriores y que quede reflejado también de manera clara en la normativa el cuidado y la atención que los espacios verdes de los colegios necesitan, con tal de que se dispongan de recursos materiales y de personal para ello.

Por último, entienden desde la red que deberían realizarse jornadas de formación y sensibilización sobre la temática para que tanto docentes como familias se involucren. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats