Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad de Elche baraja que las urbanizaciones con jardín y piscina dispongan de un servicio contra los focos de mosquitos

La concejalía adaptará la normativa de la Federación de Municipios y Provincias que fija multas de hasta 3.000 euros, exige contratar especialistas en mantenimiento y permite entrar a fincas deshabitadas

La empresa de fumigación de mosquitos de Elche, durante una labor preventiva en La Marina. | ÁXEL ÁLVAREZ

El Ayuntamiento de Elche ha activado la maquinaria para luchar contra la proliferación de los mosquitos a través de una ordenanza que contempla sanciones desde 60 euros hasta 3.000 euros. Podría multar con el máximo importe a las comunidades de propietarios, residenciales y viviendas con jardín y piscina que carezcan de un contrato con empresa especializada en atajar los focos de plagas, especialmente de la del mosquito tigre. También prevé multas por tener agua estancada en una propiedad privada y recoge la posibilidad de que el Ayuntamiento pueda entrar a fincas deshabitadas y actuar de forma subsidiaria cuando haya posibles focos de insectos.

Para empezar, equipo de gobierno ha iniciado una consulta pública para particulares, profesionales y organizaciones más representativas que puedan estar potencialmente afectadas por la futura norma. La Concejalía de Sanidad se ha fijado en la ordenanza marco de la Federación de Municipios y Provincias, y pretende adaptarla a las características del municipio. El texto que ya está en exposición pública en la web municipal deja claras cuáles son los deberes que los particulares y el Ayuntamiento tienen para prevenir este tipo de plagas, así como sus sanciones.

Facilitar la inspección a los técnicos municipales o a la Policía Local en lugares privados será otra de las obligaciones con tal de preservar la salud de la población de las afecciones derivadas de la presencia de mosquitos, y en particular del mosquito tigre.

La ordenanza que le ha servido al equipo de gobierno de ejemplo considera de especial importancia, además de las comunidades de propietarios con espacios verdes o piscinas, a las que les exige un control de plagas, las viviendas cerradas que se quedan deshabitadas y sin control de posibles focos de cría de mosquitos durante un tiempo continuado, como semanas, meses, por vacaciones o por cualquier otra razón. En tal caso, los elementos exteriores decorativos o de jardinería deben quedar de forma que no acumulen agua durante el periodo de ausencia de los propietarios siendo estos responsables de la adopción de medidas preventivas. Si disponen de jardín y/o de piscina se considera imprescindible la contratación de un servicio de mantenimiento que realice, además de otras funciones, las de vigilancia para evitar la acumulación de aguas estancadas susceptibles de convertirse en focos de cría de mosquitos.

La ordenanza en la que se ha fijado Elche contempla obligaciones para los dueños de nichos, con el fin de prevenir los mosquitos. Todos los recipientes contenedores de flores u objetos decorativos u ornamentales deben impedir la acumulación de agua libre, accesible a los mosquitos que necesitan una lámina de agua para poner. En el caso de utilizar flores naturales se deberá agujerear los recipientes en la base. Para mantener la humedad mediante esponjas, espumas, fibras sintéticas y similares, que la hagan inaccesible a los mosquitos. Se debe vaciar y dar la vuelta a los jarrones sin utilizar y a los platos de debajo de las macetas.

Los cementerios son otra zona sensible y la normativa que pretende importar el Ayuntamiento de Elche ve a los titulares de las sepulturas responsables de la prevención y del control de las plagas. En el caso de no cumplir las obligaciones el Ayuntamiento está facultado para practicar de oficio las medidas correctoras y pasarle luego la factura al particular. Los huertos urbanos, de autoconsumo, educativos y similares también tendrán una especial atención, al estar considerados como focos de plagas y deberán de seguir unos criterios para evitarlas. Los solares y las fincas en desuso también tendrán la obligación de estar en condiciones de higiene y de salubridad. Unas zonas calientes donde a menudo dan problemas, por lo que la ordenanza contempla hasta el derribo de la valla de los solares de propiedad privada cuando por motivo de interés público, se haga necesario tal derribo para lograr el acceso.

Las fosas sépticas, las balsas, las escuelas infantiles, los talleres mecánicos y de neumáticos, las granjas de animales, las empresas de jardinería, los circuitos de karts, los lavaderos de coches y los clubes náuticos también tendrán exigencias para prevenir los mosquitos, que estarán reguladas, tal y como expone la ordenanza que pretende importar el Ayuntamiento ilicitano.

Algo tan común como tener agua estancada en zonas de una casa, aunque no haya larvas o pupas de mosquito, podría estar sancionado con 60 euros hasta 750 euros, en Elche, una vez que apruebe la nueva ordenanza de prevención de mosquitos. Este es un ejemplo de infracción leve que incluye la normativa en la que se ha fijado el Ayuntamiento. Considera grave la falta de colaboración con la administración municipal en el momento de una inspección (751 hasta 1.500 euros). Como muy grave (de 1.501 hasta 3.000 euros) la normativa entiende la falta de contrato en un residencial con piscina y jardín con una empresa especializada en plagas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats