Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento pacta pagar 110.000 euros al técnico al que echó con un expediente caduco

El funcionario llega a un acuerdo extrajudicial con el edil de Recursos Humanos para cobrar las nóminas que perdió tras su suspensión, desde abril de 2017, y a las que tiene derecho después de que el TSJ fallara a su favor

El alcalde, Carlos González, junto a los portavoces Héctor Díez y Ramón Abad. | ANTONIO AMORÓS

El Ayuntamiento de Elche ha pactado un acuerdo extrajudicial por el cual abonará algo más de 110.000 euros al Técnico de la Administración General (TAG) Marcos Sánchez Adsuar, a quien suspendió en abril de 2017 de sus funciones por un periodo de diez años y seis meses al considerar que había cometido hasta tres sanciones disciplinarias, dos de ellas muy graves. Hace un par de meses, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana revocó dicho acuerdo de la junta de gobierno con base a que el expediente que se incoó por los responsables municipales se concluyó fuera de plazo; es decir, había caducado por lo que no tenía validez alguna. Esta sentencia, que revocó otra de primera instancia dictada por un magistrado suplente del juzgado de lo Contencioso de Elche, había dado la razón a la asesoría municipal. Pero el TSJ ni tan siquiera entró en el fondo de la cuestión, si el funcionario era autor de la infracción, pues el mero hecho, entiende, de que el expediente que se elaboró contra él estuviera fuera del plazo máximo que fija la ley, ya era suficiente para declararlo nulo de pleno derecho.

Sánchez Adsuar se había significado como abogado urbanista, ya que tenía concedida la compatibilidad, por llevar varias causas contra supuestas corruptelas cometidas por gobiernos del PSOE de la provincia, lo que coincidió con la apertura del expediente y la posterior sanción, aunque desde el equipo de gobierno se negó cualquier relación entre ambos hechos. Ahora bien, es el único expediente abierto en años en el Ayuntamiento ilicitano y el de sanción más grave que se recuerda. El argumento para abrírselo fue que faltaba a su trabajo para, precisamente, dedicarse como letrado a estos asuntos. Además de cuatro años y seis meses por cada una de las dos faltas muy graves y de 18 meses por la grave, la resolución le retiraba esa compatibilidad que le había permitido ejercer como letrado. Es decir, al cabo de diez años y medio podía volver como TAG al Ayuntamiento de Elche pero ya sin compatibilidad.

El concejal de Recursos Humanos, Ramón Abad, ha tenido durante las últimas semanas que resolver sobre la reincorporación a sus tareas de Sánchez Adsuar pues este presentó un recurso contra el acuerdo de la junta de gobierno, ya que en el mismo no se le devolvía a su anterior status porque no se le devolvía la compatibilidad, además, reclamaba no solo que se se le reconocieran esos emolumentos que había dejado de ganar como funcionario, sino que ante la Seguridad Social se le diera de alta, de nuevo, pero con carácter retroactivo desde la fecha de la suspensión, para no perder sus derechos.

Se da la circunstancia de que Sánchez Adsuar ha aceptado una rebaja de entre un 6 y un 7% sobre la cantidad que entendía que le correspondía, cercana a los 120.000 euros, a cambio de este acuerdo extrajudicial, que no solo ahorra parte de la «pifia» que fue en su momento este expediente, sino los intereses legales a los que tenía derecho.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats