Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Misteri encara la recta final para renovar a su Mestre de Capella

Tras dos años de espera cinco candidatos se entrevistan con la comisión de expertos bajo un estricto protocolo

Los cantores del Misteri, durante una representación. | ANTONIO AMORÓS

Cuenta atrás para contar en el Misteri d’Elx con uno de sus puestos más relevantes, el de Mestre de Capella, la persona encargada de la dirección musical y de los cantores para que todo salga perfecto durante las representaciones del drama asuncionista. Los cinco candidatos a este puesto, ocupado de forma provisional desde hace cuatro años, se han entrevistado este lunes con la comisión de valoración en una selección que, tras largos años de espera, por fin ha entrado en su recta final.

Los aspirantes presentaron sus proyectos de forma individual, a lo largo de todo el día y de manera escalonada para evitar que se cruzaran durante un proceso organizado con mucho cuidado y discreción. Hasta tal punto es así que la ley del Misteri recoge que la primera persona que debe de ser informada del elegido para hacerse con este reputado puesto ha de ser el secretario autonómico de cultura; después, el conseller y por último tiene que hacerse oficial a través del boletín de la Generalitat. Aun así, lo previsible es que después del cara a cara de este lunes entre los candidatos y la comisión de valoración (representantes del Ayuntamiento, Conselleria de Cultura, Universidad Miguel Hernández, de la sociedad civil y expertos en la materia), ya pueda haber veredicto.

Los cinco aspirantes que presentaron su candidatura llevan desde febrero de 2020 esperando para ocupar este cargo, el cual está vacante desde la renuncia de José Antonio Román en noviembre de 2018, es decir, hace más de tres años. Desde entonces, ha venido asumiendo esta labor de manera provisional Javier Gonzálvez, quien suma este trabajo al que ya tenía como responsable de la Escolanía y el Coro Juvenil.

Entre los diferentes criterios, la comisión evaluadora valorará aspectos de los aspirantes como su experiencia profesional, su idoneidad para ocupar el puesto, la calidad del proyecto artístico que han presentado, el conocimiento de agrupaciones corales, la educación musical, la experiencia, la capacidad en gestión de masas corales, la capacidad organizativa y de liderazgo, la formación en el ámbito musical, la experiencia en proyectos educativos o la capacidad demostrada para dirigir, trabajar en equipo o transmitir conocimientos y habilidades.

La persona que finalmente resulte designada para ocupar la plaza suscribirá un contrato de alta dirección artística con un vínculo de cuatro años de duración, prolongables hasta otros cuatro años más mediante un proceso de evaluación de la gestión realizada. La retribución bruta anual a percibir se ha establecido en 30.000 euros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats