50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Gonzálvez Mestre de Capella del Misteri

Javier Gonzálvez: «El 99% de la Capella está conmigo porque tengo un proyecto que está dando frutos»

Tras cuatro años en funciones Javier Gonzálvez ha sido elegido entre otros cuatro aspirantes para capitanear la base coral del Misteri de forma definitiva, al menos por otros cuatro más. Entre sus propósitos está "equilibrar" las voces de la Capella, afinar más la formación e internacionalizar el coro

El Mestre de Capella, Javier Gonzálvez, en el órgano de la Basílica de Santa María antes de un ensayo. | MATÍAS SEGARRA

Tras cuatro años en funciones, Javier Gonzálvez ha sido elegido entre otros cuatro aspirantes para capitanear la base coral del Misteri de forma definitiva, al menos por otros cuatro más. Entre sus propósitos está «equilibrar» las voces de la Capella, afinar más la formación e internacionalizar el coro. 

¿Por qué cree que la comisión evaluadora se terminó decantando por usted y no entre los otros cuatro candidatos?

La verdad que salí bastante contento del proyecto que hice, y es lo que he demostrado estos años, que está dando grandes resultados. Quizás el resto ofrecían un proyecto que tenían que demostrar y yo ya presenté algo que estaba dando frutos. Creo que todo el mundo puede aportar muchísimo a la Festa, ahora me toca por justicia a mi, creo que tengo que aportar y luego tendrán que aportar otras personas, no es para toda la vida, es algo que a parte de saber música se tiene que vivir.

¿Cómo se enteró del nombramiento?

El martes me llamó el alcalde para darme el veredicto del jurado. Había oído que me lo iban a decir después de las representaciones de noviembre, pero al final fue el alcalde quien me dio la noticia y por la tarde el Patronato, que tenía junta, me lo confirmó. Tendrá que salir publicado en el DOGV y en principio es para cuatro años y renovable por otros cuatro.

¿Siente que en la familia del Misteri están contentos con usted?

Sigo siendo el mismo pero hay como otra ilusión, es como una etapa nueva ya en serio, al 200%, la gente está muy animada y yo muy contento porque desde el principio los cantores dijeron que era el Mestre y no un suplente. Cuando estaba supliendo a José Antonio Román le dije a los cantores que podían hablar con el delegado de cantores y si no estaban conformes con mi forma de trabajar que se lo dijeran y no me presentaba, pero el 99% de la Capella está conmigo y los cantores están contentos con el trabajo, y en estas representaciones se destacó que había buen ambiente. Ayer (por el jueves pasado) tuvimos reunión porque empezábamos el curso. Me gusta hacer evaluación y les presento el plan de trabajo de aquí a tres meses, algo con que los músicos me decían que les hacia formar parte, ya no son personas delante de un director, todos opinan, expresan cómo se sienten y es muy interesante, me gusta darle mucho valor a los cantores.

Ahora que pasa de un puesto en funciones a otro definitivo, ¿De qué manera va a afectar al funcionamiento?

Al principio no sabía si poner mi proyecto en marcha porque estaba sustituyendo, pero el presidente me dijo que trabajara como si fuera el Mestre. Les presenté parte del proyecto, tenía esa incertidumbre de qué hacer, porque es un sistema de trabajo y metodología nueva pero ahora ven por donde voy y voy a ir a tope. Tiene que haber un cambio, ya lo hubo en 1924 con la judiada y fue el año de la restauración de la Festa. Ahora, 100 años después, nos toca ser la Capella del siglo XXI, y eso implica nuevas tecnologías, nuevas metodologías. El Misteri no cambia pero es una forma nueva de trabajar, tenemos que ser un coro importante a nivel nacional e internacional.

¿Cuáles son sus principales retos?

Primero tiene que haber más formación musical en los cantores con todo lo que es el Misteri, que también es música, religión, son valores de la música antigua y popular, hay muchas cosas que lo mueven. Un cantor del Misteri se diferencia de un músico de otro coro porque participamos en una celebración. No salimos a cantar y dar un concierto, si no que la gente ve unos personajes, hay gente que va y ve a San Pedro y San Juan, son cosas que un cantor tiene que notar que no solo es música.

También está la escuela de canto...

La vamos a afianzar. Es lo que funciona porque los niños que empiezan están nutriendo la Capella de voces jóvenes con una formación. Es importante rejuvenecerla pero que convivan todas las generaciones, es muy importante que mayores también la tradición. De pequeño cuando salía en el Misteri el Mestre me enseñó a cantar pero no cómo ir en el Araceli, lo que iba a sentir me lo enseñó el propio cantor antecesor, esa es la tradición importante.

¿En qué punto está la base coral?

Tenemos el problema de que en la Capella, que siempre han sido unos 50, ahora tenemos 65 personas. Hemos tenido que poner un límite porque tenemos 25 chavales del coro juvenil que quieren entrar, ya son veteranos del Misteri, tenemos una cantera. Por eso una de las cosas más importantes y más peliagudas que quiero es equilibrar las voces de la Capella y hacer el coro dels antics cantors poniendo una edad de jubilación para que no dejen de participar en la Festa pero desde otro coro con un repertorio más adecuado a su voz.

Javier Gonzálvez junto a una de las Tres Marías después de la entrevista Matias Segarra

¿Y cómo se regularía?

Me gustaría hacer un reglamento interno que marque un mínimo de ensayos para salir en las representaciones, puntualidad, y luego acordar esa edad de jubilación.

Hay patronos que reivindican un mayor entendimiento de las letras del Misteri...

Ya trabajamos el texto con el proyector y tablets y recurrimos al consueta porque nos gusta ir a la fuente. A los niños le leemos el texto y lo explicamos porque hacemos una formación de la historia del Misteri y nos preocupamos, por ejemplo, de la correcta pronunciación del valenciano con maestros. El cantor tiene que saber lo que va a transmitir.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats