Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento ofrece horas extra de tarde a los jardineros para podar las palmeras de la calle

La falta de palmereros municipales y el retraso en adjudicar el contrato para sanear 6.500 ejemplares de la vía pública obligan a Parques y Jardines a ofrecer incentivos a todo su personal en plena época de la caída de dátiles

Un palmerero del Ayuntamiento podando este lunes el Parque Municipal, una de las joyas del Palmeral de Elche. | ANTONIO AMORÓS

El ingente trabajo que hay por delante en Elche este año para podar las palmeras y, sobre todo, para frenar la caída de dátiles al suelo, tan característica de la época de otoño, ha obligado al Ayuntamiento a tirar de jardineros para atender los ejemplares de las calles. La plantilla de palmereros es completamente insuficiente para dar abasto porque también tiene asignados los huertos y zonas prioritarias como el Parque Municipal donde han arrancado recientemente.

Empleados municipales recogiendo las palmas cortadas en el Parque Municipal. | ANTONIO AMORÓS

La Concejalía de Parques y Jardines ha comunicado estos días a sus trabajadores que «todo el personal que esté interesado en realizar horas extra por las tardes para podar en la vía pública puede apuntarse en los tablones de Mesalina y de la Molinera». A continuación, especifica el cartel que los empleados de programas de empleo Explus no podrán cobrarlas, sino compensarlas por días de descanso.

La demora en adjudicar el mayor contrato de poda del Palmeral impulsado por el equipo de gobierno a una empresa privada (para podar 6.500 palmeras de las calles) ha hecho que la mermada plantilla de palmereros, formada por menos de una decena de trabajadores, esté asumiendo una labor que en principio estaba previsto que lo asumiera una mercantil externa. Años atrás, al menos una parte de este trabajo ha sido realizado también con medios privados. Y es que, este complejo cometido, tal y como recoge el pliego de condiciones del futuro contrato de poda, debe de ejecutarse entre junio y octubre para paliar la caída de dátiles que se produce en otoño y que ya es visible en las aceras. Sin embargo, como ya publicó este diario, todavía no se ha producido la adjudicación definitiva, lo que está previsto, según el edil de Parques y Jardines, Héctor Díez, que se pase por junta de gobierno a lo largo de este mes, aunque trámites posteriores no harán que el contrato se haga efectivo hasta noviembre. De ahí a que este servicio de poda, que costará un 44% tras la oferta realizada por la mercantil propuesta, no pueda arrancar hasta 2023, pese a que la intención municipal era que pudiera haber comenzado este verano, pero la carga de trabajo en Contratación lo ha impedido.

Y con ello, la falta de medios municipales ha obligado a la Concejalía de Parques y Jardines a buscar más recursos para cortar las palmas y los ramales de dátiles, visibles en muchas zonas de las calles del casco urbano, lo que ha desatado las quejas vecinales.

Según el concejal del área, entre julio y agosto los trabajos se priorizaron en los colegios para evitar incidentes al inicio del curso escolar. A partir de ahí, los palmereros del Ayuntamiento se están teniendo que emplear a fondo podando de este a oeste de la ciudad. En concreto, según el edil socialista, han intervenido ya en calles del campo de fútbol, la zona de la comisaría de la Policía Nacional, el Paseo de Germanías, Pedro Juan Perpiñán y Travalón.

Ahora, entre sus cometidos está el de uno de los iconos del Palmeral ilicitano, el Parque Municipal, donde hay unos 3.000 ejemplares que en los últimos años fueron podados por una empresa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats