Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación retrasará al menos hasta el curso 2024-2025 la apertura de dos colegios clave en Elche

El Virgen de la Luz y de Els Arrels se atascan antes de licitar sus obras, mientras que la empresa que se adjudicó ampliar La Baia renuncia

El colegio de educación especial Virgen de la Luz de Elche INFORMACIÓN

Dos de los centros educativos más importantes que hay prometidos en Elche tendrán que esperar como mínimo dos cursos más para abrir sus puertas. La construcción del colegio de educación especial Virgen de la Luz y Els Arrels (número 37) para Travalón se va a ver retrasada por la escalada de precios de las materias primas, lo que va a obligar a actualizar los proyectos que ya hay redactados y a tener que reanudar los trámites con la Generalitat Valenciana para que ésta pueda asumir el encarecimiento de las infraestructuras que están incluidas en el Plan Edificant.

El curso 2024-2025 es el último plazo que el equipo de gobierno ha prometido a las direcciones educativas de ambos centros para que los alumnos se hayan trasladado de las viejas instalaciones a las nuevas. Una nueva demora en las fechas que va a suponer que antes de las elecciones municipales y autonómicas no se hayan podido iniciar las obras de unos colegios que hace ya cuatro años recibieron luz verde del gobierno valenciano para asumir su construcción a través del Edificant. De hecho, a colegios como el Virgen de la Luz, que lleva al menos 20 años reclamando unas nuevas instalaciones, la última fecha que se les dio para poder trasladarse al edificio proyectado en el entorno del estadio Martínez Valero era diciembre de 2023. En el caso del número 37, sus alumnos dan clase desde el curso 2017-2018, cuando se creó el centro, en el antiguo colegio Carlos III, frente a San Antón y Los Palmerales.

Avances en diciembre

Para conseguir desbloquear esta situación sobrevenida que se extiende a más obras en Elche, los departamentos de Educación y Urbanismo están trabajando para llevar al pleno de mes que viene la subida de los precios tanto de Els Arrels, como del Virgen de la Luz, tal y como confirmó la edil María José Martínez. A partir de ahí se enviará el expediente a la Generalitat para que ésta pueda asumir esos sobrecostes con el fin de que las licitaciones puedan llevarse a cabo con garantías. Así lo han tenido que hacer ya otros consistorios como el de San Joan donde formalmente el pleno aprobó una redelegación de competencias que supuso rechazar los fondos inicialmente concedidos para un colegio y solicitar más presupuesto. Para el nuevo colegio de educación especial de Elche, el Plan Edificant contemplaba 4,8 millones de presupuesto y se estima que con la inflación acabará costando 7,5 millones, mientras que el centro de infantil y primaria de Travalón estaba presupuestado en 5,9 millones de euros, sin que haya trascendido todavía la cantidad que subirá.

Una vez se haya aprobado en el pleno municipal este trámite, la aspiración de la Concejalía de Educación es que antes de los comicios de mayo se haya resuelto con la Conselleria la actualización de los proyectos con el objetivo de empezar al menos la licitación de las obras de los dos centros. Un procedimiento que podría durar al menos medio año, aunque su duración también vendrá determinada por las empresas que quieran hacerse cargo de contratos de esta envergadura.

A partir de ahí, podrían comenzar las obras , entre finales de 2023 y principios de 2024. Sin embargo, el plazo estimado para el Virgen de la Luz es de 24 meses y para Els Arrels es de 35, unos tiempos que la administración municipal confía en que puedan recortarse a los doce meses. En caso contrario, la apertura de ambas instalaciones podría alargarse todavía más allá del curso 2024-2025.

Resignación

El atasco que ha sufrido la tramitación de ambos colegios tan reivindicados en la ciudad ha hecho que la comunidad educativa y el equipo de gobierno tengan que resignarse. La edil de Educación, que ha mantenido reuniones en las últimas semanas con las direcciones de los colegios, ha dado explicaciones sobre lo sucedido y la hoja de ruta que tiene el Ayuntamiento para buscar soluciones, lo que los centros han agradecido.

«Si no hubiera habido este impás, con los proyectos entregados en agosto, se podría haber empezado a licitar las obras, es una situación que no nos gusta a nadie», reconoció María José Martínez.

El colegio La Baia también ha sufrido un retraso en el inicio de las obras debido al encarecimiento de los precios. En este caso, la empresa que se adjudicó en abril la ampliación del centro educativo del Camp d’Elx renunció a los trabajos, tal y como confirmó la edil de Educación, María José Martínez. Ante ello, el Ayuntamiento ha planteado a la mercantil la posibilidad de actualizar los costes con la Conselleria, pero bajo el condicionante de que tiene que empezar las obras. La adjudicación fue por 1,5 millones y un plazo de 10 meses

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats