Doce agentes del indicativo Lince de la Unidad de Establecimientos y Actividades (UEAC) de la Policía Local de Elche trabajan incesantemente estos días para detectar cualquier irregularidad en bares, restaurantes, cafeterías, pubs o discotecas. Los agentes han reforzado el control en los locales de ocio y restauración de cara a la Navidad, dentro de una campaña para garantizar la seguridad y que cumplan todas las normas. 

La primera de las comprobaciones es que los locales tengan la documentación en regla. Matías Segarra

En los dos meses que llevan inspeccionando establecimientos han detectado algunos incumplimientos graves como es el caso de un pub del centro de la ciudad que tenía un equipo de música paralelo para puentear el obligatorio limitador de sonido, y que había generado quejas de los vecinos. También se han encontrado con problemas de insonorización en locales de ocio, que son las principales sanciones interpuestas en el centenar de establecimientos revisados hasta ahora en Elche. Y han detectado algún incumplimiento del horario de cierre. 

También se han impuesto sanciones más leves por la caducidad de los extintores o la ausencia de cartelería obligatoria como es la indicación de la prohibición de la venta de alcohol a menores o de fumar. «Estas últimas suelen ser medidas condicionadas, se les da un plazo para que lo solucionan y, si lo hacen, no hay sanción económica», explica el jefe de la Unidad de Establecimientos y Actividades (UEAC) de la Policía Local de Elche, el inspector José Antonio Corrales. 

Además, han encontrado locales en los que falta la señalización de salidas de emergencia y evacuación, acumulaciones de grasa en los extractores de humo de las cocinas y, una «constante», afirma el inspector, es que muchas terrazas tengan exceso de aforo y ocupación de más espacio del permitido por mesas y sillas. «Lo que es raro es encontrar problemas en la documentación, porque los titulares piden una declaración responsable y después se tramitan las aperturas», explica.

Un agente revisa que un extintor no esté caducado. Matías Segarra

Las infracciones van desde los 200 euros, las más leves, hasta los 30.000 en el caso de las muy graves, mientras que las graves oscilan entre 3.000 y 6.000 euros. «La finalidad no es tanto denunciar como que corrijan las deficiencias observadas», añade.

«Hacemos una especie de ITV a los locales, ya que se revisan todos los pormenores y de manera exhaustiva»

José Antonio Corrales - Jefe de la UEAC de la Policía Local de Elche

Son tres los turnos en los que trabaja esta unidad, de mañana, tarde y noche, para cubrir el máximo número de locales. La campaña se inició el 1 de octubre y finalizará el 22 de diciembre, fecha a partir de la cual se iniciará otra centrada en la comprobación de aforos y de las vías de evacuación en caso de emergencia. 

Los agentes no dejan nada en el aire, se revisa absolutamente todo en los locales. En estas visitas por sorpresa los agentes miran, primero, que los establecimientos tengan concesión administrativa para funcionar, licencia de apertura, y después se comprueban las medidas de seguridad que tienen, como los equipos contra incendios, las puertas de emergencia o la iluminación de la señalización de las mismas.

También revisan a fondo las cocinas, tanto su limpieza, que no acumulen grasa en las campanas extractoras o el reciclado del aceite, como que todos los productos estén en buenas condiciones para ser servidos. Tampoco se dejan atrás que los aseos estén en condiciones.

Los agentes de la UEAC en uno de los bares comprobando los productos que sirve. Matías Segarra

En los veladores y terrazas se fijan en que las mesas y sillas no ocupen más espacio del permitido y estén en la zona que les corresponde. En pubs y discotecas, uno de los elementos en los que más se detienen los agentes de esta unidad, es en los equipos de música y sonido, en los que comprueban que tengan los limitadores que obliga la ordenanza y que no provoquen molestias a los vecinos, ya que es el principal motivo de queja de quienes viven cerca de un local de ocio. 

Tal y como explica el inspector jefe de la UEAC de la Policía Local de Elche, José Antonio Corrales, «es una campaña bastante útil porque es una especie de ITV de los establecimientos, de inspección técnica, ya que se revisan todos los pormenores, hasta la apertura de las puertas si van a favor de salida o en contra o las condiciones de los aseos, todo el local de manera exhaustiva».  

Patrulla

Lo comprobamos con una de las patrullas que esta semana acudía a una cafetería de la calle Blas Valero. Tras informar a los encargados del local sobre los motivos de su visita, los agentes se ponen manos a la obra. Comprueban que tiene toda la documentación esté en regla, como la licencia de apertura y de actividad, y después hacen un minucioso control de la cocina, donde no se les escapa ningún rincón. También miran la fecha de caducidad de los extintores y los aseos. Todo en orden. 

Los agentes de la unidad junto a una de las terrazas, en las que comprueban que cumpla con el espacio delimitado. Matías Segarra

Los propietarios se quedan tranquilos, pero sobre todo los clientes, que se pueden sentir seguros en los establecimientos a los que vayan estas Navidades. «Queremos que la gente, cuando vaya a un local de restauración y ocio, se sienta segura, y en los locales grandes hacemos especial hincapié en las vías de evacuación y salidas de emergencia, que no sean infranqueables, que cuenten con puertas ‘antipánico’ bien señalizadas y que no estén cerradas, ni los pasos ocupados, que no usen esas zonas como almacén, como antaño», señala el inspector Corrales. 

«La finalidad no es tanto multar como que se corrijan las deficiencias que observamos»

José Antonio Corrales - Jefe de la UEAC de la Policía Local de Elche

El objetivo también es evitar casos como el de la llamada «cocina de los horrores», un local clandestino de la calle Lope de Vega denunciado en octubre por esta unidad de la Policía Local. Sin agua, lleno de insectos y en condiciones insalubres, un hombre hacía empanadas para vender en ese antiguo bar. 

No han vuelto a encontrar algo igual. En los dos meses de campaña, la Unidad de Establecimientos y Actividades de la Policía Local ha visitado unos 100 locales, prácticamente la totalidad de discotecas ya ha revisado, una docena, así como pubs o karaokes del centro y el polígono, y una treintena de bares, cafeterías y restaurantes, aunque hasta el 22 de diciembre acudirán a 60.  

La próxima campaña se centrará en los productos navideños de los bazares


La Unidad de Establecimientos y Actividades (UEAC) de la Policía Local de Elche iniciará en unos días una nueva campaña, esta vez centrada en los bazares y tiendas multiprecios de la ciudad. El objetivo es comprobar que los productos que venden de cara a la Navidad, como juguetes, luces o guirnaldas cumplan todos los requisitos de seguridad y estén homologados.

Se trata de una campaña de consumo seguro. Así, harán especial hincapié en la revisión de los productos que el Ministerio del Consumo haya detectado que deben ser retirados, los llamados «productos alertados», principalmente provenientes de China. 

Así, todos aquellos productos que no cumplan con la normativa europea serán requisados y precintados. Con especial incidencia aquellos que puedan poner en peligro la seguridad de las personas, como todos aquellos aparatos y luces que puedan llegar a causar un incendio.

Los agentes se fijan en la referencia que aparece en el envoltorio de los productos, y si es uno de los que han sido alertados por el Ministerio de Consumo, los incautan y levantan un acta de inspección al establecimiento que los esté vendiendo.

Es una más de las campañas de la UEAC, que también ha realizado la vigilancia de la venta de la granada mollar o que las máquinas de «vending» vendan solo productos para los que tienen la licencia.

 No hay incumplimientos graves porque los locales ya saben las inspecciones que hace la Policía Local de Elche, tanto de cara a Navidad como en verano. «Conseguimos el objetivo, que es que estas campañas sirvan para prevenir deficiencias e incumplimientos», dice orgulloso el inspector Corrales. El trabajo de esta unidad es encomiable.