Vuelve el calvario al aeropuerto de Alicante-Elche: colas interminables para conseguir un taxi

La falta de autobuses y taxis durante la noche origina de nuevo colas y malestar entre los pasajeros en el arranque de la temporada alta

El Ayuntamiento pide no "criminalizar" al sector y recuerda que es el único que está asumiendo la movilidad de todo el aeródromo en horario nocturno

Comienza el calvario de cada verano para encontrar un taxi de noche en el aeropuerto de Alicante - Elche

INFORMACIÓN

La historia se repite y eso que todavía no ha comenzado la auténtica temporada alta en el aeropuerto de Alicante-Elche: pasajeros que llegan bien entrada la noche a la estación aeroportuaria se topan, tras la alegría inicial de aterrizar en su destino, con que no hay demasiadas facilidades de transporte para llegar por fin y en última instancia a su hotel o casa. Esta pasada madrugada ocurría el enésimo capítulo de algo que ya se registró a principios de este pasado mes de mayo y que también se viene repitiendo en los últimos veranos: una larga cola esperando a que lleguen taxis, y en parte también porque las conexiones con autobús con distintas ciudades de la provincia no son rentables a partir de un determinado horario. Al menos una media hora tenían que esperar de media los recién aterrizados para tener la suerte de coger un taxi aquí.

Premio

El caso es que sobre las doce y media de la madrugada de este miércoles varias decenas de usuarios del aeropuerto se veían obligados a protagonizar una larga cola a la espera de que apareciera algún taxi. Y los taxis aparecían, pero a cuentagotas. Esta situación generaba lógicamente malestar entre los que aguardaban pacientemente la cola en una infraestructura aeroportuaria que recientemente ha recogido del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) el premio a Mejor Aeropuerto Europeo en la categoría de las instalaciones entre 15 y 25 millones de pasajeros.

"Es inconcebible esta situación y eso que todavía no ha llegado el aluvión del verano", señalaba una de las personas que estaban en la cola, quien a su vez no entendía el "nacionalismo" del taxi ilicitano, por lo que pedía traer taxis de otras ciudades.

Pasajeros aguardando a que aparezca un taxi

Pasajeros aguardando a que aparezca un taxi / Información

En cualquier caso, además de que los primeros perjudicados evidentemente son los propios usuarios, los taxistas de Elche también son, una vez más, objeto de crítica, y a su juicio, totalmente injustificada. Y es que insisten desde este sector que ellos son un servicio público, como existen otros, y que si no hay autobuses de conexión o enlaces con Alicante, Elche y otras localidades de la provincia no es culpa suya.

Retraso de vuelos

Recuerdan que ellos trabajan por turnos tanto en la ciudad como en el aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández, y que si llega un avión retrasado o de madrugada no es su responsabilidad que no existan enlaces en autobús. En líneas generales, los taxistas de Elche son los únicos que pueden estar esperando a clientes en este aeródromo, aunque hay excepciones.

En cualquier caso, muchos taxistas reciben en primera persona las quejas de los clientes, quienes muestran su descontento con que a la salida del aeropuerto no haya ningún medio de transporte público.

Los usuarios del aeropuerto tuvieron que tener paciencia

Los usuarios del aeropuerto tuvieron que tener paciencia / Información

Esto no ha hecho más que empezar

El caso es que este problema no es nuevo y todo apunta a que esto no ha hecho más que empezar. En las últimas semanas, la tensión entre Ayuntamiento y un sector del taxi de Elche ha ido creciendo. Desde el equipo de gobierno no quieren otro verano con desabastecimiento de taxis ni en el aeropuerto de El Altet, ni en la ciudad. Los segundos ya han avisado de que los problemas se van a repetir porque todavía no están operativas las 24 nuevas licencias, los exámenes de capacitación llevan su tiempo hasta que haya nuevos conductores en el municipio y tampoco se sabe nada de cuándo y cuántas licencias temporales habrá para esta temporada alta.

"Esto es culpa del Ayuntamiento, que lleva años sin resolver este problema", añadía a su vez el anterior pasajero citado, quien reflexionaba que con 23 millones de pasajeros y con la petición de una segunda pista para el aeropuerto, a lo mejor era más urgente resolver lo básico, como evitar que se produzcan colas de unos cien metros a la espera de un taxi.

Ante este panorama, y también ante la presión de hoteleros y hosteleros, que siguen asistiendo en la ciudad a que llaman a taxis para sus clientes y no llegan a tiempo, el Ayuntamiento está apostando cada vez más por atraer los servicios de los vehículos de transporte con conductor (VTC), como por ejemplo Cabify o Uber.

Esto, sin embargo, enerva aún más si cabe a los taxistas. Y mientras tanto, el malestar persiste tanto en los usuarios del aeropuerto como entre la clientela y ciudadanos en el casco urbano.

El equipo de gobierno sale en defensa del sector

El edil de Movilidad de Elche, Claudio Guilabert, insiste en no "criminalizar" a los taxistas ilicitanos por esta situación, al tiempo que recuerda que, por la noche, son los únicos que están prestando el servicio y, pese a ello, se llevan las críticas.

Guilabert recuerda que cuando hay retrasos de dos o tres vuelos que se solapan por la noche, es imposible que los taxistas asignados al aeropuerto puedan absorber todo el cuello de botella que se genera.. Cuando llegan de manera progresiva los vuelos sí, aclara, para, a continuación, lanzar la pregunta de "¿y dónde están los autobuses?". "Hay que tener una visión de conjunto. Los taxistas son los únicos que están prestando el servicio. La culpa no es del taxi. Hay que defender al sector porque están asumiendo toda la movilidad del aeropuerto. Y la movilidad del aeropuerto no es solo una cuestión de los taxistas", agrega el concejal.

Guilabert, quien recuerda que el verano pasado coincidió además con una huelga de autobuses en el aeropuerto, defiende a su vez que la activación de las nuevas 24 licencias de taxi se ha hecho en "tiempo récord", mostrando su confianza de que éstas estén en servicio ya para finales de junio. Con respecto a las licencias temporales, el edil recuerda que es una autorización que tiene que dar el Consell.

Suscríbete para seguir leyendo