Primer año de mandato municipal | Esther Díez Portavoz del grupo municipal de Compromís en el Ayuntamiento de Elche

Esther Díez: «La parte más valencianista no puede ser la única prioridad de Compromís»

La portavoz de Compromís en el Ayuntamiento de Elche pone el foco en el primer año del mandato en la unión de la izquierda y las políticas de juventud

La portavoz de Compromís en Elche, Esther Díez, hace balance del primer año de mandato

Áxel Álvarez

María Pomares

María Pomares

¿Un año basta para digerir el paso del Gobierno a la oposición?

 Y un día también. No hay tiempo para lamentaciones. Hay que aprender de los errores que se han cometido, activarse e intentar impregnar de ilusión a la ciudadanía para recuperar las políticas progresistas en esta ciudad en 2027. En ese sentido, desde Compromís lo hemos tenido claro desde el primer día y hemos trabajado con mucha contundencia frente a este Gobierno municipal.  

 ¿Cuáles son esos errores?

 Debemos aprender, y más después de elecciones como las del domingo y las generales, la importancia de unir más a la izquierda transformadora, ese espacio que representan múltiples formaciones políticas, y eso se tiene que trasladar a nivel local. Luego hay otras cuestiones como garantizar respuestas más rápidas ante problemas de la ciudadanía como el acceso a la vivienda o la reducción de las desigualdades sociales. Han sido la prioridad para los gobiernos autonómico y municipal anteriores, ahora lo son para el Gobierno del Estado, pero hace falta desarrollarlas con más efectividad para que eso tenga una traslación directa, y la ciudadanía no tenga que lanzarse a discursos simples y ultras.

La portavoz municipal de Compromís, Esther Díez, en la terraza del Ayuntamiento de Elche.

La portavoz municipal de Compromís, Esther Díez, en la terraza del Ayuntamiento de Elche. / Áxel Álvarez

«Las discrepancias con Més se han reducido a discrepancias de nombres, y aquí estamos para hablar de políticas»

Més e Iniciativa

En las propias filas de Compromís también hay divergencias entre Més e Iniciativa. ¿Tiene arreglo?

Las discrepancias con Més se han reducido a discrepancias de nombres, y aquí estamos para hablar de políticas. Lo inteligente es sentarnos ya, para que podamos centrarnos en hablar de prioridades políticas, de respuestas concretas que se pueden dar desde lo municipal a los problemas de las familias ilicitanas en su día a día.

¿Compromís debe ser un partido?

No soy partidaria de un único partido. Creo en la pluralidad y la fórmula de éxito de Compromís es que aúna diferentes sensibilidades. Además, como parte de Iniciativa, y más en este momento político, creo que la prioridad debe ser garantizar esas políticas progresistas y también ecologistas y feministas. De hecho, parte del empeoramiento de los resultados en el último año viene de la mano de que se imponga una única visión de esta formación. El éxito ha venido cuando la pluralidad se ha hecho más visible.

¿Una única visión de Més?

A nivel de Compromís en general, sí. Ha habido algunas posturas que se han replegado hacia la parte más valencianista y, desde luego, esa no puede ser la única prioridad que tenga Compromís. En ciudades como Alicante o Elche se ve que no es una fórmula de éxito. Cuando nos ha ido bien ha sido cuando más hemos desplegado nuestra bandera de la justicia social, del feminismo, del ecologismo o de la cooperación.

Esther Díez, en un momento de la entrevista.

Esther Díez, en un momento de la entrevista. / Áxel Álvarez

«Lo que hizo posible que tuviéramos representación fue que lleváramos a cabo esas políticas transformadoras. De hecho, tendríamos que haber llegado más lejos»

Una concejala

¿Estar como única representante de su partido pesa o también puede tener sus ventajas?

Obviamente, hace más complejo el día a día que en una formación que es más grande, pero, a efectos prácticos, las diferencias no son muy visibles. Además, la parte positiva este año ha sido que, pese a que como representante esté sola, aunque son más las personas que están en el equipo, hemos conseguido marcar la agenda muchos días y ser muy contundentes en la oposición frente al Gobierno local. Hemos demostrado que tenemos la fuerza de valer por muchos más.

¿Y qué capacidad de influencia se tiene cuando se está solo y el Ejecutivo local tiene mayoría absoluta?

Se puede tener capacidad de influencia hablando de lo importante, y en eso nos hemos centrado. La primera moción que llevamos al primer pleno fue la de defensa de la aplicación de zona tensionada de vivienda en esta ciudad. También hemos centrado mucho nuestra actuación en hablar de la salud vinculada a emergencia climática, a defensa de la sanidad pública, a cuestiones como el tabaquismo, y hemos encontrado muy buena receptividad por parte de la ciudadanía. Además, hemos situado en la agenda la Capital Verde Europea, los fondos europeos o la movilidad, y hemos presentado enmiendas a los presupuestos que van más allá de la crítica y evidencian el modelo de ciudad que tenemos. 

De todos los grupos, el único que perdió concejales respecto al anterior mandato fue Compromís y, si se extrapolaran los datos del 9J, no tendrían representación. Sin embargo, hay continuidad en las propuestas. ¿Puede penalizarles eso más?

Lo que nos dice la experiencia es que no. Se ha pasado de estar en el Gobierno anteriormente a quedarnos sin representación y luego entrar con cuatro, y más en este escenario volátil en el que todo es posible. Es verdad que era complicado el escenario de 2023. En un contexto en el que la ciudadanía reconoce el peligro de la extrema derecha, hubo mucho voto útil al Partido Socialista, y eso nos penalizó, y tampoco ayudamos cuando generamos ruido alrededor de nuestras candidaturas. Sin embargo, sobre las políticas que llevamos a cabo, no creo que nos penalizaran en absoluto. Lo que hizo posible que tuviéramos representación fue precisamente que lleváramos a cabo esas políticas transformadoras. De hecho, tendríamos que haber llegado más lejos, algo que hubiera sido posible con otra correlación de fuerzas.

Esther Díez, en un momento de la entrevista.

Esther Díez, en un momento de la entrevista. / Áxel Álvarez

«Cada uno tiene su rumbo, pero, cuando es necesario, PSOE y Compromís estamos ahí, como en la moción de la reversión del Vinalopó»

Relaciones en la bancada de la izquierda

¿Cómo es la relación con el PSOE?

Es buena. Son compañeros con los que hemos compartido el Gobierno durante muchos años, y también compartimos la perspectiva en algunas ocasiones sobre los temas importantes, aunque con matices que hacen que cada uno esté en un partido político. Somos conscientes de que el enemigo no está entre nosotros, que está fuera, y que cada uno tiene su rumbo, pero, cuando es necesario, como en la moción conjunta de la reversión del Vinalopó, que me hubiera gustado que hubiera habido un pleno extraordinario, estamos ahí.

Han puesto mucho el foco en la reversión del Vinalopó o en las políticas educativas, cuestiones que dependen del Consell. ¿Puede acabar eso convirtiéndose en un escenario cómodo para el Gobierno local al apuntar tanto a la Generalitat?

Ha sido coincidencia en el último pleno, y es verdad que la reversión del Vinalopó ha tenido mucha dimensión a lo largo de los últimos meses, pero la mayoría de cuestiones han sido de ámbito local. De todos modos, era importante activarnos también desde Compromís en el ámbito local en cuestiones como la reversión del Vinalopó, porque en otras comarcas, como en la Marina Alta, incluso alcaldes del PP apoyaron la reversión. Por eso es importante llevar a la esfera local algunos temas autonómicos, como también la renuncia a la deuda de los 43 millones de la Generalitat, que ha sido una decisión de Pablo Ruz.

Esther Díez, en un momento de la entrevista.

Esther Díez, en un momento de la entrevista. / Áxel Álvarez

«El error ha sido no dar más prioridad a políticas de juventud para no abracen el discurso ultra»

El Ejecutivo local

¿Cómo son las relaciones con el Gobierno local?

Empezaron mejor de lo que son ahora, y se ha evidenciado mucho que el alcalde inicialmente tenía una idea de querer gestionar con mayores parámetros democráticos las relaciones entre el Gobierno y la oposición, pero, conforme han ido pasando los meses, la posición ha sido más sectaria. Nos hemos sentado pocas veces, y lo que le he trasladado al equipo, porque es más fácil acceder al equipo que al alcalde, es que eso no puede pasar. Los portavoces tienen que tener reuniones periódicas con el alcalde, y reuniones que sean productivas, no para hacer una foto. El caso del ROM me parece sangrante, por la forma en la que se ha hecho, sin atender demandas que eran muy aceptables, y cuando no es un tema que pueda tener rédito electoral. Además, nos convocan a una reunión para un plan de empleo cuando las propuestas estaban cerradas, y aún así hemos planteado nuestra batería de iniciativas, y no tenemos respuesta aún.

Dígame un error y un acierto de Compromís en este primer año…

Un acierto ha sido situar temas como el de la vivienda como una prioridad total y un error, vistos sobre todo no los resultados del domingo, no dar más prioridad a políticas de juventud y que no tengan las personas jóvenes que estar abrazando el discurso ultra porque es la respuesta fácil. 

La portavoz municipal de Compromís, Esther Díez, en la terraza del Ayuntamiento de Elche.

La portavoz municipal de Compromís, Esther Díez, en la terraza del Ayuntamiento de Elche. / Áxel Álvarez

«No hay que dejarse llevar por el ruido de las cosas llamativas, hay que situar el debate en lo importante»

¿Y del Gobierno?

Un error es haber renunciado a declarar Elche zona tensionada de vivienda; y un acierto, haber puesto en marcha las juntas de distrito, pese a que no es de la manera en la que hubiéramos querido en Compromís. Propusimos que hubiera más participación de los colectivos ciudadanos. 

¿Una asignatura pendiente?

Hablaba antes de esas políticas de juventud, y es importante darle todavía más prioridad. Nos hemos centrado en hablar de cuestiones como vivienda, feminismo, diversidad, sanidad pública y educación pública, y también transición ecológica y, desde luego, hay que ver la manera de que esas políticas de juventud en todos esos ámbitos también sean una parte prioritaria.

¿Y un reto para este año?

Seguir sin perder la perspectiva de lo importante, y cuando hablamos de política municipal es hablar de modelo de municipio. Se van a llevar a cabo en los próximos días algunas de las obras que empezamos el anterior Gobierno progresista, y eso para Compromís está bien, pero se desdibujan si detrás no tienen un modelo social y verde. Es importante no dejarnos llevar por el ruido de las cosas más llamativas, y hablar y situar el debate en lo importante, que es hablar del modelo de ciudad, de servicios públicos, de reducir desigualdades y de combatir la emergencia climática en Elche.

Suscríbete para seguir leyendo