En libertad con cargos la falsa hija del rey detenida en Elche

La Policía Nacional arresta a una séptima persona, un empleado que se encargaba del traslado de los trabajadores del servicio doméstico

Así ha sido el operativo policial que se ha saldado con la detención de la falsa hija del rey

Áxel Álvarez

María Pomares

María Pomares

 A lo largo de la tarde de este jueves está previsto que queden en libertad con cargos la conocida como “falsa hija” del rey emérito, así como su pareja, en ambos casos por su estado de salud, y también las dos supuestas cuidadoras que se encontraban en la vivienda coincidiendo con el operativo desplegado por la Policía Nacional de Elche en Bonavista. Los dos hijos, en cualquier caso, permanecen detenidos.

El chófer

También en libertad con cargos quedará una séptima persona arrestada que no se encontraba en la casa en el momento de la actuación policial, pero que fue localizada posteriormente. Se trata de un hombre que, al parecer, era el chófer encargado del traslado del personal que trabajaba en la vivienda.

De todos los presentes en el chalet en esos momentos sólo quedó en libertad el abogado de la familia, aunque no se descarta que pueda haber más detenciones en las próximas horas.

Delito contra los derechos de los trabajadores

Los arrestos se producían después de que varios empleados denunciaran a la familia, lo que derivó en esta investigación por un delito contra los derechos de los trabajadores. En determinados momentos, de hecho, llegó a tener hasta a una decena de personas trabajando para ellos. Sin embargo, algunos denunciaron no sólo que estaban en situación irregular, sino que habían sido sometidos a trato denigrante y que, en determinados momentos, hasta se habían producido amenazas y coacciones. Unos delitos estos, contra los derechos de los trabajadores, amenazas o coacciones, que se podrían sumar al de estafa.

El operativo comenzó en torno a las nueve de la mañana y finalizó en torno a las dos de tarde, dentro de una actuación en la que la investigación corrió a cargo de la Brigada de Extranjería y Fronteras, y en la que intervino la Unidad de Prevención y Reacción (UPR).

Los dos hijos detenidos de Ana María detenidos este jueves en Bonavista, en Elche.

Los dos hijos detenidos de Ana María detenidos este jueves en Bonavista, en Elche. / Áxel Álvarez

Discapacidad y depedencia

Tanto la falsa hija del rey emérito, que tiene una discapacidad fruto de una meningitis, como su marido, que, al parecer, también está en situación de dependencia como consecuencia de varios episodios cardiovasculares, según el propietario de la vivienda en la que residían de alquiler los ahora arrestados, fueron trasladados en sendas ambulancias. La mujer, en este sentido, sí salió en condición de arrestada de la casa, mientras al hombre se le trasladó al hospital para evaluar su estado de salud y regularle la medicación, y, poco después, también fue detenido. Precisamente el estado de salud de uno y otro es lo que ha llevado a que se les deje en libertad con cargos, una situación en la que también quedan los tres supuestos empleados.

Juan Carlos I y Franco

Ana María, que así se llama esta mujer de 53 años que se hacía pasar en algunos casos por hija de Juan Carlos I y en otros por descendiente de Franco, para conseguir dinero y vías de negocio, ya había sido detenida en otras ocasiones por estafas que ha ido cometiendo a lo largo de dos décadas por varias provincias. Sin ir más lejos, a principios de 2021, con un modus operandi muy claro: les contaba a sus víctimas que era una heredera de grandes fortunas para ganarse la confianza y captar así a posibles estafados.

En aquel momento, de hecho, se le acusó de liderar un grupo asentado en Guardamar y Elche que presuntamente estafó más de cuatro millones de euros a más de cien personas con la compraventa de viviendas a precios irrisorios: ofrecían los inmuebles a una cuarta parte de su valor de mercado y los estafadores desaparecían con el dinero sin llegar a formalizar la operación.

El operativo desarrollado este jueves en Bonavista, en Elche.

El operativo desarrollado este jueves en Bonavista, en Elche. / Áxel Álvarez

400 metros de chalet

No en vano, el casero de la vivienda donde vivían de alquiler, un chalet de 400 metros cuadrados en el que llegaron a trabajar en las tareas domésticas, el cuidado de la veintena de perros con que contaban o en tareas de jardín en torno a unas diez personas, también les acusa de estafa. De un lado, sostiene que se le deben 35.000 euros por el impago de las mensualidades desde octubre y, por otro, que tiene pendiente de cobrar otros 35.000 euros que les dio para hacer frente a gastos diversos, entre ellos, farmacéuticos. El argumento que utilizaba Ana María, comenta Paco, el casero, que oculta su apellido para que no se identifique, es que estaba a expensas de cobrar una herencia de 33 millones y que incluso tenían cuentas en Suiza. “Llevan aquí unos tres años, y el primero me lo pagó por adelantado. Además, tenían a diez personas en el servicio doméstico. Nunca puedes pensar que podía ocurrir esto”, explica. Por eso, celebra el operativo de la Policía Nacional de Elche.

Suscríbete para seguir leyendo