Primer año de mandato municipal | Aurora Rodil Portavoz del grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Elche

Aurora Rodil (Vox): «Si la defensa de la Cruz fuera un delito, iría presa con mucho gusto»

La portavoz de Vox en Elche trata de marcar perfil propio en cuestiones como el valenciano o las políticas de movilidad

La portavoz de VOX en Elche, Aurora Rodil, hace balance del primer año de mandato

Áxel Álvarez

María Pomares

María Pomares

La buena sintonía de Vox con el PP es evidente. Sin embargo, Aurora Rodil rechaza justo cuando se cumple el primer año desde la toma de posesión que eso pueda hacer que su formación se acabe diluyendo, y trata de marcar perfil propio en cuestiones como el valenciano o las políticas de movilidad. Es más, sostiene que carga ideológica no es incompatible con eficiencia. Una carga ideológica que, quizás, tiene su máxima expresión en la defensa de la Cruz del Paseo de Germanías

¿Se ha convertido Vox en una prolongación del PP?

Nunca lo fue. Este es un gobierno de coalición, con unos pactos de gobierno en los cuales figuraban cada uno de los compromisos que le habíamos hecho a nuestros electores y, al año de mandato, hemos cumplido cada uno de esos pactos: la normalización lingüística; la Zona de Bajas Emisiones; la disminución de impuestos, que es progresiva; los distritos; la creación de la Concejalía de la Familia; la eliminación del adoctrinamiento en los colegios que pagaba el Ayuntamiento; el Plan de Empleo Juvenil; el respeto de la bandera nacional... Lo que pasa es que somos gente muy educada, muy dialogante, nos ponemos de acuerdo, y nos encontramos con un alcalde que también sabe dialogar. 

La portavoz municipal de Vox y teniente de alcalde, Aurora Rodil, junto al arco del Ayuntamiento de Elche.

La portavoz municipal de Vox y teniente de alcalde, Aurora Rodil, junto al arco del Ayuntamiento de Elche. / Áxel Álvarez

«Existe maltrato contra la mujer y se debe llamar así, y hay que combatir la violencia con leyes que van contra los maltratadores y no con leyes como la del solo sí es sí»

Y esa sintonía que demuestran con sus socios, ¿puede acabar suponiendo que Vox se diluya?

No, porque no creo que ninguna persona que piense en la Zona de Bajas Emisiones lo atribuya al PP, porque ellos, en Europa, están a favor de las medidas ecologistas. Han votado el Pacto Verde. Hemos eliminado terminología ideológica de la izquierda. Y no se habla de ideología de género, ni de concejalía de igualdad. La concejalía está focalizada en la mujer y no se habla de maltrato machista. Existe maltrato contra la mujer y se debe llamar así, y hay que combatir la violencia con leyes que van contra los maltratadores y no con leyes como la del «solo sí es sí», que pone a nuestras mujeres en una situación de mayor inseguridad.

El partido de Alvise ha irrumpido con fuerza en Elche este 9J. ¿Les preocupa?

No sabría decir quién votó a Alvise. Por lo que tengo entendido, fue de UPyD en sus inicios, una escisión del Partido Socialista; luego se pasó otro partido socialdemócrata como Ciudadanos y ahora tiene su proyecto propio, pero proyecto propio que no tiene un plan político, simplemente dos ítems: la lucha contra la corrupción y estar aforado, y ese punto me choca. No quiero estar aforada, quiero que si hago algo ilegal me puedan juzgar y si me atrevo a hacer algo que no es legal, pero considero que es moral, me puedan juzgar. Por ejemplo, si la defensa de la Cruz fuera un delito, iría presa con mucho gusto. 

Manifestaciones religiosas

¿Cómo encajan las referencias a la religión en un Estado aconfesional como marca la Constitución?

Efectivamente, somos un Estado aconfesional, que no laico. Los Estados laicos tienen como característica combatir toda expresión religiosa. En España eso no cuadra, porque es parte de una Europa que fue cristiana, y que tiene toda su cultura o fiestas inmersas en una tradición cristiana. Festejamos a la Maredéu, la Venida de la Virgen... El Estado aconfesional no favorece ninguna religión y permite el libre ejercicio de la religión a todos los ciudadanos. 

Aurora Rodil, en un momento de la entrevista.

Aurora Rodil, en un momento de la entrevista. / Áxel Álvarez

«Respeto todas las religiones, y hay que permitirles que tengan manifestación pública, no esconderlas en sus casas o sus templos como si fueran leprosos»

¿Y ciertas manifestaciones públicas no pueden incomodar a determinados sectores?

Somos un partido aconfesional, y personalmente respeto todas las religiones, y hay que permitirles que tengan manifestación pública, no esconderlas en sus casas o sus templos como si fueran leprosos. Yo soy muy confesional, porque soy católica y hablo de lo que soy, y soy madre y hablo de mis hijos, y soy de derechas y hablo como una mujer de derechas. Eso se llama en cualquier país libertad. Me han criticado mucho porque sí es verdad que nombro mucho a la Virgen María y a Jesús, pero porque en mi vida soy así. Soy adoradora nocturna y soy eucarística y siempre tengo la Custodia en todos lados, pero eso no hace que combata a una persona que es agnóstica. 

Escándalo de Semana Santa

Sin embargo, se mostró muy condescendiente con lo que ocurrió con José Navarro. ¿Por qué?

 Si hay una característica de un buen cristiano, es la compasión, el respeto y el perdón. Nunca voy a hacer uso de la condena a una persona por su vida personal para sacar rédito político. ¿Quién ejerció una condena casi calvinista? El Partido Socialista y Compromís, que señalaron, que hablaron de moral y buenas costumbres. Hubo un error, una renuncia y un tiempo de reflexión, y respeté eso y apoyé la renuncia. No hacía falta hacer daño a una familia, a una persona que había sido un buen concejal, y lo resolvimos bien, con tranquilidad, pero el escándalo nacional no fue por un hecho aislado. Se magnficó y se calumnió. 

Abogados Cristianos amagó con denunciar. ¿También se equivocó?

Abogados Cristianos creo que no tenía información de cómo era el tema, y la noticia fue tan escandalosa que salieron. Fue injusto para Elche porque fue sacado de lugar. De todos modos, apoyo siempre a Abogados Cristianos. Nos han ayudado mucho en muchas causas.

Rebaja fiscal

Me hablaba antes del pacto de gobierno y de la bajada de impuestos. ¿Renuncian a bajar ese 3% o cuándo será una realidad?

Nosotros tenemos el concepto del 4% al 5%, pero progresivo, a través de nuestro mandato, y lo estamos haciendo el primer año con prudencia, y gracias a Dios, porque parecían todas las cuentas ordenadas, pero después aparecieron obras a medio hacer con fondos Edusi y hubo que devolver muchos de esos fondos. Esa deuda no la esperábamos, como tampoco las sentencias que fueron acumulándose a través de los años y que se sabía que se iban a perder, pero en la medida en que haya reactivación del tejido industrial se hará. De hecho, en Promoción Económica, con nuestro concejal Samuel Ruiz, estamos haciendo cursos de formación a la carta con lo que piden nuestras empresas. En estos cinco meses, estamos bajando las cifras de desempleo.

Aurora Rodil, en un momento de la entrevista.

Aurora Rodil, en un momento de la entrevista. / Áxel Álvarez

«Además de una carga ideológica profunda que no la ocultamos nunca, tenemos un valor en la eficiencia»

¿No les preocupa que la carga ideológica se acabe comiendo la gestión en sus áreas?

Además de una carga ideológica profunda que no la ocultamos nunca, tenemos un valor en la eficiencia. El político no solo tiene que defender los principios, tiene que ser eficaz. Cuando llegué a la concejalía, hay un sector que no se ve, que es la parte de menores en vulnerabilidad, con familias de riesgo, y me encontré con una concejalía que no tenía jefatura de gestión, coordinador y en la que faltaba personal. Había familias que estaban esperando un año y medio a que las vieran. Hemos dotado el área de personal, y hemos puesto criterios comunes para los dos centros, Carrús y Altabix. Ahora ya no hay demora y los parámetros están dentro de los criterios que nos piden de eficiencia. Cada tres meses valoramos el trabajo, y en el primer trimestre hemos mejorado en todos los parámetros un 34%.

¿Qué pasó con los directores generales que quería el PP?

El criterio del PP no era tan malo. Es cierto que puede ser que no haya en el Ayuntamiento esa figura específica que nos pueda resolver algunas cosas técnicas, pero, conociendo la naturaleza humana y de la política, eso se presta mucho a poner al amigo, al primo y al hermano, y no queremos ese tipo de política. Por eso, le pedimos al PP que no lo incluyera. Esa es la parte del diálogo. No hubo ningún tipo de roce. 

Dijeron que iban a eliminar gastos superfluos. ¿Hay algo de traición hacia su programa con los desayunos o los asesores?

Para nada, además de que hay mucho de falacia. No desayuno en mi vida, pero lo que está diciendo el PSOE es porque no encuentra por dónde coger a un gobierno que va bien. La ciudadanía así lo reconoce. La izquierda está un poco perdida. Recordemos que nos hicieron quedar mal a nuestro propio municipio con varias denuncias infundadas, como la de los carriles bici, que no fue adelante porque el tramo que sacamos fue porque no tenía informe policial y así nos lo pidieron los servicios de emergencia. Luego, la Zona de Bajas Emisiones, la Cruz y varias denuncias más que no van a ningún lado, pero que no ponen en buen lugar a nuestro Ayuntamiento.

La Cruz

La ley exige la retirada de la Cruz de los Caídos, hay informes del Defensor del Pueblo... ¿Qué pasará si se les exige retirarla?

No lo permitiré estando de concejal y, si eso sucediera, pongo mi puesto, pero hay una decisión del Gobierno de hacer lo mismo. De hecho, si tuviéramos una sanción económica, la asumiríamos, porque es de justicia, porque es una cruz sin significación política ninguna. Creemos que las nuevas leyes de la Comunidad Valenciana van en ese sentido de respeto a la simbología religiosa. La libertad religiosa es un derecho esencial. Si un día se vuelve ilegal la Cruz y es necesario pagar con cárcel, la pagaré contenta.

¿Cambiar el reglamento del valenciano no es un intento de usar la lengua como herramienta política eliminando la referencia al valenciano como lengua histórica?

Es que no hay supresión de la lengua histórica de Elche, lo que hay es supresión de la obligatoriedad, por ejemplo, para un puesto público, de dar el examen en valenciano. Es mérito, pero no obligación. Lo que nuestras normativas respetan es la libertad de elección de la lengua, con la promoción de ambas, porque la lengua valenciana es una lengua propia de nuestra región, pero no puede ser que haya sanciones contra los que no la usan. 

¿Y era necesario eliminar el calificativo de lengua histórica?

Se hacía en desmérito del castellano, y es una comunidad que es bilingüe. Hay múltiple inmigración andaluza, extremeña y demás, y no hubo nunca conflicto entre la población. Poner un problema donde no lo hay es usar la lengua como herramienta política, como le diría lo mismo si alguien quiere decir que vamos a eliminar el valenciano. Se normaliza lo que ya era normal.

Aurora Rodil, en un momento de la entrevista.

Aurora Rodil, en un momento de la entrevista. / Áxel Álvarez

«No nos manejamos bien con los medios. Hacemos nuestra tarea y no sabemos vendernos, y en política lo que no se ve no existe»

El balance

Dígame un error y un acierto de Vox en este primer año…

 El acierto fue que ya veníamos con proyecto. Los cuatro años de oposición no solo nos sirvieron para que nos conozcan un poquito, también para aprovechar para conocer muy bien todo el municipio y buscar soluciones para cada uno de los estratos económico, social, cultural y demás. Veníamos con ideas, elegimos nuestras áreas y al otro día estábamos trabajando. ¿Error? No nos manejamos bien con los medios. Hacemos nuestra tarea y no sabemos vendernos, y en política lo que no se ve no existe.

¿Y de la oposición?

El gran error de la oposición es no haber aceptado que es oposición. Creen que todavía tienen el derecho a gobernar y, en lugar de hacer una oposición positiva, de ideas, de proyectos, han elegido hacer una oposición muy destructiva, a veces cruel, y creo que les alejó de la gente.

¿Y un acierto?

No encuentro ninguno. Es una oposición bastante difícil. A mí me corrigen hasta el acento.

¿Cuál es la asignatura pendiente en este primer año?

Hemos aprendido en este año que la Administración tiene sus ritmos, pero Elche es de las pocas ciudades grandes en las que no hay centro de mayores de día y centro de menores de día, y mi objetivo es hacerlo. Pensé que lo iba a poder hacer el primer año, pero lo haré, creo que el año que viene, y a mi compañero Raúl Sempere ya le gustaría que estuviera todo en las pedanías.

¿Y un reto?

Que la gente conozca nuestra labor y que esos objetivos que tenemos en cada concejalía se cumplan. Además, pretendemos seguir siendo, como hasta ahora, escuchados en las políticas generales del Ayuntamiento de Elche.

Suscríbete para seguir leyendo