Conciénciate llega a los 450 voluntarios y afianza la plantilla

La fundación consigue en siete años respaldo de administraciones y de casi 50 empresas y logra la reinserción laboral de personas sin hogar 

Auditorio del Centro de Congresos esta la bandera en el acto de Conciénciate de este sábado

Auditorio del Centro de Congresos esta la bandera en el acto de Conciénciate de este sábado / INFORMACIÓN

J. R. Esquinas

J. R. Esquinas

Lo que empezó hace siete años como una ilusión de universitarios por ayudar a los más necesitados en Elche terminó cogiendo la dimensión de fundación y alcanzando los 450 voluntarios. Esa es la realidad actual de Conciénciate, que este sábado celebró su tradicional gala de fin de curso en el auditorio del Centro de Congresos, que se llenó hasta la bandera. 

Plantilla

La entidad ilicitana ha logrado escalar en visibilidad y recursos a lo largo de este tiempo, cuadriplicando la cifra de miembros del primer año de andadura, e incluso se han podido profesionalizar hasta el punto de que tienen en plantilla una psicóloga, dos trabajadoras sociales, dos técnicos de integración social y un ordenanza para el funcionamiento de pernocta de personas sin hogar que se habilitó con ayuda del Ayuntamiento cuyo funcionamiento se lleva el grueso del presupuesto anual de la fundación, unos 220.000 euros, que financia a la mitad la administración local, de los 350.000 euros consignados este 2024. Hasta la fecha las cuentas le salen al colectivo con el apoyo principal de cerca de medio centenar de empresas que apuestan por los diferentes programas sociales junto a las ayudas de la Generalitat y la Diputación que suman unos 20.000 euros hasta la fecha. 

Diplomas

En cuanto al emotivo encuentro, se entregaron diplomas acreditativos a unos 120 voluntarios y voluntarias que durante el año académico 2023-2024 participaron en las múltiples iniciativas sociales. 

Uno de los momentos más especiales lo ofreció la deportista paralímpica de natación Inés Rodríguez, logopeda especializada en daño cerebral, que ofreció una lección magistral muy inspiradora como bien hace a través de su gran altavoz en las redes sociales

Momento de la lectura de la memoria de actividades de Conciénciate a lo largo del último curso en Elche

Momento de la lectura de la memoria de actividades de Conciénciate a lo largo del último curso en Elche / INFORMACIÓN

Durante el acto, el secretario de la fundación leyó la Memoria de actividades de Conciénciate para abordar todo lo que ha dado de sí este curso, donde destacaron la asistencia que prestaron ante los terremotos en Marruecos, la puesta a punto de viviendas sociales por donde han pasado unas nueve unidades familiares, así como el arranque del centro de acogida y pernocta de 48 plazas donde se ofrece cama, desayunos y cenas. En este punto se destacó que en medio año de funcionamiento se ha logrado sacar de la calle a 26 personas que han encontrado una alternativa residencial independiente, que 220 han hecho uso del recurso y que 10 «sintecho» han encontrado un puesto de trabajo.

Asilo político

La gala sirvió también para poner de relieve la efectividad de la intervención social. Uno de los casos es el del colombiano Wladimir Cáceres, que huyó de la persecución en su país junto a su familia hace más de un año y vino a España buscando amparo. Durante su discurso trasladó que fue uno de los usuarios de viviendas sociales de Conciénciate y que gracias a la intervención de la entidad ha podido encontrar empleo en una empresa colaboradora, con lo que ayer se presentaba no como usuario si no como voluntario que ahora quiere ayudar a otras personas a sobreponerse frente a situaciones como la que él experimentó.

Socios de honor

En el encuentro se nombró como socio de honor al policía local jubilado Alejandro González Fernández, también voluntario, quien se sumó al colectivo en expediciones como la de Ucrania para prestar apoyo durante la invasión rusa, ha participado ofreciendo talleres de castellano y recogió donaciones tras el terremoto de Marruecos. De igual forma, también se reconoció con este título al arquitecto Diego Castaño Belda por haber colaborado de forma altruista en el diseño de viviendas sociales y por supervisar la reforma del local de emergencia alimentaria. 

El broche lo puso el discurso del alcalde, Pablo Ruz y de Gorka Chazarra, presidente de la fundación, que agradeció haber podido aunar tantos colaboradores y mover a la sociedad civil, a centros educativos y entidades para apoyar ciertas causas sociales. 

Suscríbete para seguir leyendo