Tribunales

El Gobierno valoró la elevada tasa de paro de Sevilla para privar a Elche de ser sede de la Agencia Espacial

El Abogado del Estado se defiende en los recursos de otros aspirantes admitiendo que fue una «decisión discrecional»

El cohete Miura, cuando fue expuesto en el Paseo de la Estación de Elche

El cohete Miura, cuando fue expuesto en el Paseo de la Estación de Elche / Morell/EFE

M. Alarcón

M. Alarcón

Tener una tasa de desempleo del 24,2 %, «superior a la media provincial, regional y nacional», ha sido uno de los argumentos esgrimidos por el Abogado del Estado para defender la decisión adoptada por el Consejo de Ministros el 4 de diciembre de 2022 que concedió a Sevilla la sede de la Agencia Espacial Española (AEE), en dura pugna con una veintena de aspirantes que consideraba reunir los requisitos de la convocatoria, aunque solo una estaba a la altura de la «ganadora». Era Elche. Así lo resolvieron en un informe conjunto los ministerios de Ciencia e Innovación y Defensa, dictamen en el que se basó el Ejecutivo para esta decisión. En él se dice que «al parecer de la comisión consultiva eran candidaturas de excelencia las de Sevilla y Elche», tenían viabilidad otras cuatro (Gran Canarias, Tres Cantos, San Javier y Zamudio) y deficiencias, el resto (15), a las que numera por orden alfabético para que ninguna se sintiera agraviada.

Ni Ayuntamiento ni Consell plantaron batalla al Ejecutivo, como sí hizo Aragón, Teruel o Cebreros

¿Por qué la excelencia de Sevilla ganó a la de Elche?. Nunca lo sabremos porque ni el Ayuntamiento ni la Generalitat presentaron un recurso ante esta decisión, que es lo que hicieron, al menos que se sepa, la ciudad de Teruel, el Gobierno de Aragón y el municipio de abulense de Cebreros. Esto ha llevado al Supremo a pronunciarse en otras tantas sentencias, todas ellas desestimando las más variadas cuestiones de aquella convocatoria y del resultado final. Y, al mismo tiempo, obligó al Gobierno, a través de la Abogacía del Estado, a argumentar los motivos del porqué Sevilla sí. Si Elche (o la Generalitat) hubiera recurrido, quizá hubiera puesto en un brete y sabríamos el motivo por el cual, teniendo en el municipio a la empresa que ha colocado a España en la carrera espacial al lanzar un cohete, se ha elegido a otra de la que se destaca en positivo que, en definitiva, casi uno de cada cuatro sevillanos está en el paro lo que «recuerda los profundos desequilibrios existentes en Sevilla y la pérdida de población que ha experimentado, señalados por el dictamen de la Comisión Consultiva».

Despoblación

No es solo la justificación del elevado paro, que la adjudicación a Sevilla pueda servir para «la lucha contra la despoblación» porque es «la única de las cuatro mayores ciudades cuya población ha decrecido y que fijar la sede allí pueda contribuir a revertir el fenómeno y ser beneficioso para Andalucía». También se valoraba la aportación de un inmueble, el Centro de Recursos Empresariales Avanzados; la red de accesos a medios de transporte público, el entorno hotelero; los sectores empresariales, administrativo, educativo y universitario; las empresas con actividad en el sector espacial; o las que tienen alta capacidad de innovación; o las iniciativas de las principales instituciones públicas para impulsar el desarrollo de un «ecosistema de empresas en el sector espacial». Y valora un informe de parte, presentado por la candidatura sevillana, por Clúster Andalucía Aerospace (un conjunto de empresas con intereses), que decía que colocar allí la sede «podría suponer» que la facturación del sector «pase de algo más de 50 millones de euros a casi 300 millones, y que el empleo pase de 400 a 1.600 personas en diez años». Añadía que «para 2032 el impacto económico del ecosistema industrial del sector representaría el 17,3 % de la facturación nacional». Por buscar un dato comparativo, solo PLD Space en abril alcanzó los 120 millones de financiación, casi el triple de todo el valor del clúster en cuyo informe se apoyó la candidatura andaluza

Dos ministerios coinciden en que solo las candidaturas de Sevilla y Elche eran «de excelencia»

Informe

Pero es precisamente la contestación de la Abogacía del Estado la que más pistas nos da sobre dicho informe, aunque también dedica buena parte de su argumentario a defender por qué ese municipio candidato no reunía los requisitos. Y es importante recalcar una cuestión básica, como es que independientemente de que el Gobierno anunciara, a bombo y platillo, dos sedes descentralizadas, la otra fue la de Supervisión de la Inteligencia Artificial (que fue a parar a A Coruña) y que todo aquel municipio que considerara que reunía los requisitos de la convocatoria podía ser aspirante, lo primordial era que «la decisión sobre la sede es una decisión discrecional». Ahora bien, aún y así, no supone una desviación de poder; es decir, ejercer una potestad administrativa para un fin distinto al previsto, sino que se hizo «un procedimiento establecido, teniendo en cuenta las circunstancias de hecho que permitían iniciarlo y en consideración a las características de la futura Agencia Espacial Española».

Puig, presentado en 2022 la candidatura de Elche para ser sede de la Agencia Espacial Española

Puig, presentado en 2022 la candidatura de Elche para ser sede de la Agencia Espacial Española / Matías Vallés

Dice la sentencia que el Gobierno, cuando aprobó el decreto 209/2022 que impulsa las sedes, basado en el principio de desconcentración, de «iniciar la política de ubicar sedes fuera de Madrid» fue una «decisión interna», un «criterio inspirador» que «no quita para que se ayude a la cohesión territorial», que primar ciudades «que cuenten con infraestructuras adecuadas (...) no pugna con los principios de vertebración y equilibrio territorial (...) entender que supondrá un beneficio para la localidad en la que se fije la sede física y se valorará que coadyuve a esos fines». Por tanto, que no se puntuara a las candidatas«no obstaculiza el control jurisdiccional. No hay norma que exija tal forma de valoración. Lo relevante no es tanto tal criterio como la razonabilidad de lo que se haga y justifique». n

Suscríbete para seguir leyendo