Un instituto de Elche lleva su enseñanza al Cementerio Viejo

Profesorado del IES Carrús ofrece una guía por el camposanto ilicitano para explicar etapas de la Historia a través de las sepulturas

Visitantes en una de las zonas de nichos del Cementerio Viejo

Visitantes en una de las zonas de nichos del Cementerio Viejo / Matías Segarra

J. R. Esquinas

J. R. Esquinas

Una ruta por el Cementerio Viejo de Elche para profundizar en el pasado. Profesorado del instituto de Carrús hizo de guía este domingo en una curiosa ruta al camposanto ilicitano para poner de relieve algunos panteones singulares al tiempo que se repasaron diferentes momentos de la Historia de España como la Segunda República, la Guerra Civil y la dictadura franquista que entra en el currículum formativo de los menores desde Secundaria.  

La actividad, convocada por la Asamblea Popular Republicana con colaboración del centro ilicitano, siguió la estela de la divulgación de la Cátedra Pedro Ibarra y la asociación de profesorado María Teresa Vega. Toman el relevo de salidas anteriores que se han hecho de la mano del historiador Miguel Ors, a través de la cátedra universitaria, y la labor del técnico del cementerio Manuel Aguilar. 

Intercambio educativo

Gaspar Díez Pomares, profesor del instituto que ejerció este 16 de junio como guía, cuenta que en 2011, con motivo del 200 aniversario del cementerio, se fueron desarrollando rutas entorno al espacio de enterramiento, aunque esta vez se profundizó en muchos acontecimientos históricos. Y es que el propio instituto desarrolla un proyecto con visitas durante el año al cementerio viejo como la última en abril, cuando se produjo un intercambio con el Liceo Francés Jean Jaurès y parte del alumnado ilicitano puso en práctica sus conocimientos en el aula para hacer de guía in situ repasando la historia de España a través de algunas tumbas que datan incluso del sigo XIX.

El profesor Gaspar Díez del Instituto de Carrús durante la visita guiada al Cementerio Viejo de Elche

El profesor Gaspar Díez del Instituto de Carrús durante la visita guiada al Cementerio Viejo de Elche / Matías Segarra

Tras presentar estas iniciativas en algún congreso se le planteó al centro la oportunidad de participar en la actividad de este domingo también para fortalecer los vínculos entre la infraestructura educativa y el propio barrio. 

Orígenes

Ante la atenta mirada de los visitantes, los docentes explicaron los orígenes del camposanto en 1811, en plena Guerra de la Independencia y a raíz de una epidemia de fiebre amarilla que tuvo su foco en el ejército napoleónico. La enfermedad dejó máximos históricos de mortandad en la ciudad que obligaron a la población a prepararse y crear rápidamente zonas de enterramiento. 

Repasando las tumbas se explicó la trayectoria de algunos personajes ilustres de la ciudad como el arqueólogo y escritor Aureliano Ibarra (1834-1890), el escritor y político Emigdio Santamaría (1829-1882) o el Capitán Lagier (1821-1897), quien fue clave en el intercambio de cartas entre Serrano Juan Prim para el inicio de la Revolución de 1868, narraba el docente. 

 A lo largo de las múltiples zonas de nichos y sepulturas los visitantes se sumergieron en el siglo XX  a través de panteones denominados «de los caídos por Dios y por España» donde se enterraron personas que al inicio de la Guerra Civil estaban vinculadas con el bando sublevado y fueron fusiladas en diferentes circunstancias, explicaron. 

Calle del instituto

«Esta es una tumba que nos gusta resaltar en la visita con el alumnado porque ahí es donde inicialmente estuvo enterrado José Diez Mora, que es el nombre de la calle del instituto, y nos gusta hacer ese vínculo con el cementerio y los nombres del callejero para que conozcan el origen de los nombres», destaca Díez a este diario. De igual forma, también recordaron, entre otros al pintor impresionista Vicente Albarranch que fue encarcelado tras terminar la guerra civil o Martínez Valero como presidente del Elche Club de Fútbol que tuvo un pasado republicano.  

Visitantes durante el recorrido por la historia del Cementerio Viejo de Elche

Visitantes durante el recorrido por la historia del Cementerio Viejo de Elche / Matías Segarra

Entre las paradas las decenas de interesados se plantaron junto al homenaje a los republicanos fusilados semanas después del fin del conflicto bélico en abril de 1939. Frente al paredón que pintó Andreu Castillejos hace más de un lustro, junto al aljibe que sirvió de osario, recordaron el proceso de exhumaciones que se ha desarrollado en Elche y que tres años después sigue sin resultados ya que hasta la fecha los restos óseos hallados siguen en un laboratorio. 

En ese recorrido también quisieron prestar atención al llamado jardín del recuerdo donde se rinde homenaje a doce ilicitanos que sufrieron en campos de concentración nazis a través de azulejos que marcan fecha de ingreso, liberación o muerte junto a la escultura de Toni Pons, que además fue docente del IES Carrús. n

Suscríbete para seguir leyendo