Elche ya tiene luz verde para diez plantas solares que ocupan 426 campos de fútbol

La superficie autorizada asciende a 213 hectáreas, y aún quedan en tramitación una treintena de proyectos 

Terrenos donde hay proyectada una planta solar, con un tractor trabajando al fondo.

Terrenos donde hay proyectada una planta solar, con un tractor trabajando al fondo. / Áxel Álvarez

María Pomares

María Pomares

Suma y sigue. Hasta diez plantas solares cuentan ya con todas las autorizaciones en Elche. Todo después de que las instalaciones denominadas FV Júpiter, con 4,84 MW de potencia instalada, y situada en el entorno de Altabix y Jubalcoy, haya recibido el visto bueno del Consell. Con ello, según las cifras que manejan desde Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA), la superficie con permisos ya se eleva hasta las 213 hectáreas o, lo que es lo mismo, hasta los 426 campos de fútbol. Del total, dos centrales, que equivalen a 170 hectáreas, han recibido luz verde por parte del Gobierno central, mientras que las ocho restantes y sus 40 hectáreas tienen el plácet del Consell. En paralelo, hay una treintena de proyectos en tramitación.

La suspensión

El Ayuntamiento de Elche decretaba hace ahora nueve meses la suspensión de licencias para la implantación de instalaciones de energía fotovoltaica en suelo no urbanizable en Elche, salvo las destinadas a autoconsumo. Lo que perseguía con ello, se dijo entonces, era proteger el suelo con capacidad agrológica alta y muy alta o, dicho de otro modo, los terrenos fértiles para los cultivos, así como los entornos paisajísticos próximos a usos residenciales o de alto valor de relevancia local. Fue así como hace ahora casi tres semanas el Ejecutivo local anunciaba su propuesta de modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para garantizar esa protección. 

Entre otras cuestiones, y según anunció el bipartito, la nueva regulación -una vez se apruebe- prohibirá la instalación de placas en suelo no urbanizable protegido o en suelo no urbanizable común que, por sus características medioambientales o por su función de protección o ampliación de infraestructuras, no se considere adecuado para el uso de generación de energía renovable, como, por ejemplo, huertos dispersos de palmeras, saladares y carrizales. Tampoco en parques naturales, terrenos forestales, vías pecuarias, montes catalogados de utilidad pública y en la zona de servidumbre de carreteras.

Una planta solar situada en la provincia de Alicante.

Una planta solar situada en la provincia de Alicante. / INFORMACIÓN

Solo dos en suspenso

Sin embargo, la suspensión, que sigue vigente hasta que se aprueben esos cambios, no ha impedido que se sigan autorizando plantas solares en Elche. Sobre todo, porque ese impás no afectaba a las solicitudes registradas con anterioridad a septiembre del año pasado. Tanto es así que solo hay constancia de dos plantas afectadas por la suspensión: las bautizadas como FV El Tendre I y FV El Tendre II, ambas en Altabix, aunque siguen su tramitación ante el Consell, que es lo que precisamente ha llevado a AHSA y a su vicepresidente, Miguel Ángel Pavón, en este caso a título particular, a alegar contra una y otra instalación

Un escrito en el que ponen el foco en una de las cuestiones que más preocupan a los ecologistas en estos momentos: el hecho de que se trata de placas que se situarían sobre suelos con capacidad agrológica elevada de clase B del Camp d’Elx, una calificación que da cuenta del alto nivel de fertilidad del suelo y su aptitud para ser cultivado. Argumentan eso, y como en otros casos anteriores, lo que consideran una «fraudulenta tramitación fragmentada, mediante dos expedientes distintos, de lo que debería ser una única central solar», entre otras cosas. 

30 en suelos de alto valor

No en vano, de las en torno a 40 centrales proyectadas, entre las autorizadas y las que están tramitándose, unas 30 se enclavan en tierras con capacidad agrológica elevada. Hasta el extremo de que, de autorizarse, se perderían 276 hectáreas de alta fertilidad en el Camp d’Elx, según los datos de Amigos de los Humedales. Por ahora, ocho de las que tiene luz verde irían a parcelas con esta calificación: Lucinala, que tiene permiso ya del Gobierno central; y ocho de las nueve del Consell, que serían FV Polo Norte, FV Saladas I, FV Saladas V, FV Civitas, FV Perleta I, FV Perleta II y FV Júpiter. Sólo no afectaría a suelo de esta categoría FV Valverde, de competencia autonómica, y El Secarral, de competencia estatal, según los ecologistas.

Una planta solar situada en la provincia de Alicante.

Una planta solar situada en la provincia de Alicante. / INFORMACIÓN

Cerca de parajes

Con otro matiz: muchas de esas hectáreas se sitúan en las proximidades de parajes naturales protegidos, como el Clot de Galvany o las Salinas de Santa Pola. Pavón incluso alerta de que FV Júpiter forma parte de un grupo de cinco centrales emplazadas cerca del barranco de El Grifo, que, como señala, «quedaría confinado por las plantas y que, además, se asientan sobre el futuro paraje natural municipal del Pantano y las sierras prelitorales de Elche». 

En este sentido, detalla que hay diez instalaciones proyectadas, que suponen 56 hectáreas, que se ubican en lo que sería el futuro paraje municipal. Hasta hay ya tres con los permisos, lo que se traduce en 24 hectáreas, entre ellas, Polo Norte o Saladas I. «Nos preocupa mucho esta cuestión, porque estamos hablando de terrenos con capacidad agrológica elevada, que, además, por lo general se sitúan cerca de espacios protegidos, aunque se respeten los 500 metros, pero, en este caso, además, nos inquieta también que, en lo que ha trascendido de la propuesta del Ayuntamiento de modificación del Plan General, no se haya hecho ninguna mención a ese futuro paraje natural municipal del Pantano y las sierras».

Prudencia con peros

El vicepresidente de AHSA, en esta línea, asegura que la intención del colectivo es ser prudentes hasta que se publique el documento con todas las modificaciones. En cualquier caso, eso no quita para que Pavón llame la atención sobre el hecho de que no se haya hecho mención expresa a los suelos de elevada fertilidad en lo que anunciado por el bipartito.

El Camp d'Elx, con sus viviendas tradicionales, en una imagen de archivo.

El Camp d'Elx, con sus viviendas tradicionales, en una imagen de archivo. / Matías Segarra

Entre las que están en tramitación, asimismo, hay infraestructuras que afectarían a la cuenca hidrológica y paisajísitica del Clot de Galvany, y haría inviable el corredor ecológico entre las Salinas y el Clot, tan demandado por AHSA, y otros grupos de centrales que dejarían totalmente rodeados y descontextualizados huertos de palmeras, por ejemplo, en Perleta, ante lo que Pavón pide que se establezca una protección de 500 metros en estos casos, y que se tengan en cuenta los suelos forestales.

A los tribunales

Mientras tanto, desde AHSA ya están estudiando la posibilidad de acudir a los tribunales y presentar un contencioso contra la autorización del Ejecutivo central para Lucinala, después de que no hayan recibido respuesta al recurso de alzada que registraron. Sea como fuere, el hecho de que pidieran la suspensión implica, en palabras de Pavón, que la autorización queda en el aire mientras no se pronuncie el Gobierno.

Suscríbete para seguir leyendo