El Consell potenciará el bus en el aeropuerto de Alicante-Elche y hará seguimiento diario del transporte

La imagen de colas de pasajeros sin poder salir de El Altet lleva a los empresarios turísticos a solicitar «medidas extraordinarias» para poner remedio al problema 

Los taxistas de Elche se defienden de las críticas por las colas en el aeropuerto

Áxel Álvarez

La Generalitat Valenciana ha decidido potenciar los servicios de autobús para tratar de remediar en lo posible el problema de pasajeros «atrapados» en el aeropuerto de Alicante-Elche sin posibilidad de salir y que se da en determinados momentos por la falta de transporte. La idea es que esta mala imagen deje de ser una pesadilla que año tras año se viene repitiendo y de la que se han quejado empresarios, sobre todo del sector turístico, desde donde se piden «medidas extraordinarias» para mejorar las conexiones desde El Altet.

En una reunión ayer entre responsables de la estación aeroportuaria, el Ayuntamiento de Elche, tres compañías de autobuses (Vectalia, ALSA y Avanza) y el propio director general de Transportes y Logística (perteneciente a la Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio), Manuel Ríos, entre otros, se decidió, ante la llegada creciente de turistas que a partir de ahora se prevé, incrementar las frecuencias ya existentes de autobuses, además de realizar un seguimiento diario con estadísticas en la mano de cuál es la demanda que se está generando.

Incremento de frecuencias de autobuses

En este sentido, Manuel Ríos indicó que ya se están potenciando y se van a potenciar aún más las conexiones con Alicante, Calp, Dénia, las Marinas Alta y Baja en general y Torrevieja, aunque no pudo concretar con más detalle. Lo que sí indicó es que tanto desde el aeropuerto como desde su negociado se va a realizar un «seguimiento día a día» con estadísticas en la mano para ver dónde o cuándo se podría reforzar aún más la prestación del autobús.

Parada de taxis en el aeropuerto, este pasado lunes

Parada de taxis en el aeropuerto, este pasado lunes / Áxel Álvarez

En cuanto a los taxis, Ríos indicó que esa es una potestad del Ayuntamiento de Elche y que éste ya está trabajando en horarios y servicios para intentar incrementarlos.

En cualquier caso, el problema de la movilidad desde el aeropuerto de Elche-Alicante es algo mucho más complejo que reducirlo a una simple cuestión de falta de taxis. Es un problema que no parece tener soluciones inmediatas, donde unos echan las culpas a otros y, aunque se viene repitiendo en los últimos años, la realidad es que se sigue sin dar con la tecla adecuada.

Soluciones propuestas por Hosbec

Hay muchos actores en este drama: taxistas, autobuses, hosteleros, Aena, Ayuntamiento de Elche, Dirección General de Transportes... y, sobre todo, los pasajeros, que son los que sufren que, en determinados momentos, tengan que protagonizar colas y largas esperas para poder llegar a su destino final porque no hay medios de transporte suficientes a veces para salir del aeródromo de El Altet.

En combatir esa mala imagen, en un aeropuerto moderno, que es la envidia de muchos de Europa, pero con conexiones manifiestamente mejorables, es en lo que están todas las partes, aunque no estén de acuerdo en cómo ponerle remedio.

La Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec), es decir, la patronal hotelera, hace un llamamiento para adoptar «medidas extraordinarias» para que los pasajeros del aeropuerto Alicante-Elche no tengan que soportar colas para poder llegar a su destino final en la provincia, situación que cada vez se está repitiendo más en las últimas semanas.

Demandas del sector turístico

Fede Fuster, presidente de Hosbec, considera de entrada que es una situación inédita que un aeropuerto de «este volumen, de esta magnitud» esté padeciendo este problema, además de no contar con un enlace ferroviario.

Ante ello, mientras algún día se hace realidad la conexión por tren y se aumentan las frecuencias y conexiones de los autobuses, considera que habría que adoptar «medidas extraordinarias» porque es evidente que «no hay volumen suficiente de taxis» en Elche que pueda asumir todos los servicios.

Taxis en el aeropuerto de Alicante-Elche este pasado lunes

Taxis en el aeropuerto de Alicante-Elche este pasado lunes / Áxel Álvarez

En este sentido, desde la patronal Hosbec entienden que la solución pasa por el hecho de que otros taxis que dejen clientes en el aeropuerto puedan recoger a otros si se generan colas. «Un pasajero que viene por ejemplo de Birmingham no entiende, y además es indefendible, que no pueda coger un taxi que acaba de dejar a otro pasajero», expone Fuster, quien considera que la situación es «preocupante» y también «sangrante».

Problemas de movilidad

Así las cosas, a juicio de la patronal hotelera, estas medidas urgentes deberían pasar por permitir a otros taxistas de otras áreas coger pasajeros siempre que se den las colas y también, en paralelo, proporcionar una mayor operatividad para los vehículos de alquiler con conductor (VTC).

«Al sector del taxi lo entendemos perfectamente: está defendiendo lo suyo. Pero la cuestión es de tal magnitud que no podemos permitir que se frenen por ello unos servicios que afectan a toda la provincia, donde la mayoría de viajeros acaba en la Marina Alta, la Marina Baja y la Vega Baja», reflexiona Fuster.

Para los taxistas de Elche hace tiempo que comenzó la temporada alta en el aeropuerto. También para Aena: la temporada alta es del 31 de marzo al 26 de octubre. Pero eso no significa que los servicios públicos de transporte existentes en el aeródromo sean capaces de absorber toda la demanda de pasajeros. Y menos aún, pasadas las once y media de la noche, de media. Y esto, por enésima vez, se podía constatar en la madrugada del domingo al lunes cuando de nuevo se volvían a registrar colas de recién llegados que no tenían ningún autobús de conexión al que subirse, porque a esa hora no hay líneas, o no van al destino deseado o no había taxi alguno.

Falta de transporte nocturno en El Altet

Sobre la 1.30 horas de la madrugada un centenar de pasajeros tuvo que soportar una larga espera para poder coger un taxi. No había ninguno y los que llegaban, en cuentagotas, apenas podían aliviar la cola.

Mientras, los taxistas de Elche insisten por enésima vez que el problema de la movilidad en el aeropuerto de Alicante-Elche no es una cuestión que solo les atañe a ellos y aseguran que están haciendo un sobreesfuerzo, no ahora sino en los últimos años, para poder atender a los viajeros que aterrizan en El Altet en esta temporada alta.

Asimismo, desde el sector del taxi de Alicante se muestra la solidaridad con los compañeros ilicitanos y consideran que una posible solución a corto plazo podría ser la reciprocidad en los servicios, de manera que taxistas de Alicante les puedan apoyar en determinadas bajadas de bandera, algo que, pese a las buenas intenciones, no convence a los taxistas de Elche.

El caso es que buena parte de los taxistas ilicitanos están cansados de que se les señale, que se dé a entender que no trabajan o que no están donde deberían estar, ni en el casco urbano de Elche ni el aeropuerto. Ante ello, diversos taxistas critican que solo se muestre lo malo, es decir, que no hay taxis de madrugada, para asegurar a renglón seguido que esto ocurre en momentos puntuales, cuando coinciden en aterrizar varios aviones que llegan con retraso y a partir de las once la noche por lo general. A su juicio, la inmensa mayoría del tiempo el servicio de taxis es normal y adecuado.

Suscríbete para seguir leyendo