PP y Vox dan 15.000 euros a una fundación religiosa sin presencia en Elche

Desencuentro entre los socios de gobierno por saber quién asumirá el coste de un proyecto en Perú que lidera el párroco Ignacio María Doñoro, a quien en abril el Ayuntamiento nombró «Benefactor de la Infancia» al instaurar unos nuevos premios

Ignacio Doñoro, entre la concejala Aurora Rodil y el alcalde Pablo Ruz, quien tiene a su lado al obispo José Ignacio Munilla

Ignacio Doñoro, entre la concejala Aurora Rodil y el alcalde Pablo Ruz, quien tiene a su lado al obispo José Ignacio Munilla / Áxel Álvarez

M. Alarcón

M. Alarcón

El Ayuntamiento de Elche (gobernado por PP y Vox) ha decidido donar 15.000 euros a la Fundación Fuego de María, fundada en 2022 con un capital inicial de 30.000 euros, que carece de vínculos de cualquier tipo con la ciudad y que tiene entre sus responsables, aunque no figura en el acta de constitución, al párroco Ignacio María Doñoro, quien el pasado mes de abril fue elegido «Benefactor de la Infancia», un galardón instituido a instancia de los socios de gobierno de Pablo Ruz. Según explicó este martes a los miembros de la comisión la concejala Aurora Rodil, promotora de la iniciativa, el dinero se destinará a un proyecto en Perú en lucha contra la prostitución infantil para abrir una escuela que llevaría el nombre de Elche.

Las ayudas para la cooperación, y esta debería considerarse como tal, eran hasta ahora un tema muy delicado habida cuenta que la mayoría de ONG’s locales tienen que recurrir en ocasiones al Ayuntamiento para obtener financiación y poder llevar a cabo sus proyectos. Cuando estos son viables, porque muchas veces les dicen que no, se les exigen un complejo trámite administrativo que, en ocasiones, ha llevado al traste denegándoles la subvención pese a haberse completado el objetivo. Lo que no nunca había sido habitual es que se conceda una ayuda a un colectivo que carece de vinculación alguna con la ciudad sin un consenso previo y no impuesto, como ha sido el caso. La Fundación no tiene en Elche sede ni miembros que se conozca ni iniciativas que se desarrollen ni en el ámbito local, comarcal o provincial. 

Concejales

Precisamente, por esta circunstancia varios miembros de la comisión requirieron una explicación a los concejales, no por el hecho de que el dinero fuera a parar a una entidad con vínculos religiosos ni porque el destino no fuera más que honroso, sino por el hecho de que proyectos parecidos en todo el mundo hay miles y ¿por qué este, cuando hay iniciativas promovidas por colectivos de Elche que no se pueden ejecuta por falta de presupuesto?

El asunto también tiene, dentro del equipo de gobierno, una cuestión que no es baladí, ¿de dónde van a salir estos 15.000 euros?. La concejala de Acción Social y Cooperación, Celia Lastra, no era partidaria de detraer la partida de sus recursos que, de confirmarse así, deberían ser asumidos por la promotora, por Aurora Rodil a través de su área, Infancia, Familia y Mayores, donde tampoco tiene mucho encaje habida cuenta que los recursos que tiene, a priori, lo son con otra finalidad muy distinta.

Un momento previo al acto en el que se nombró a Doñoro "Benefactor de la infancia" por el Ayuntamiento de Elche

Un momento previo al acto en el que se nombró a Doñoro "Benefactor de la infancia" por el Ayuntamiento de Elche / Áxel Álvarez

Concurrencia competitiva

La edil Esther Díez, portavoz de Compromís, al término de la comisión y a preguntas del diario explicó que el reparto de ayudas a la cooperación se había decidido siempre en el ámbito de la concurrencia competitiva y el presentado por Rodil no lo cumple ni se ha sometido a control alguno. Dijo que el modelo de funcionamiento acordado con las distintas ONG’s para evitar malentendidos siempre ha sido elegir aquellos más viables entre los presentados. «Los proyectos aprobados y a los que se han destinado fondos públicos desde siempre han tenido una vinculación con la ciudad y sus ONG’s. Eso ha sido siempre una tradición y una forma de actuar que ahora se ha roto». Díez valoró la labor de Ignacio Doñoro durante años con la infancia, pero considera que se ha abierto una puerta que puede ser muy peligrosa cuando se anteponen proyectos de fuera a los que son propios de los colectivos de Elche y que tanto luchan por cumplir con sus objetivos.