El remedio de Elche para finiquitar las colas en el aeropuerto

Las esperas de madrugada por parte de turistas empiezan a reducirse

Los taxistas de Elche se defienden de las críticas por las colas en el aeropuerto

Áxel Álvarez

Elche ha reforzado el servicio de taxis en el aeropuerto a costa de libranzas y de dejar de prestar algunos servicios en el casco urbano. Así lo han confirmado distintos taxistas a este medio en una medida para acabar con las colas en la estación aeroportuaria de Alicante-Elche, sobre todo a partir de la medianoche, y, por extensión, para tratar de poner coto a la mala imagen de cara al turista.

Organización

Así las cosas, no se trata de que los taxistas no tengan libranzas, ni de que la ciudad de Elche se quede sin taxis, pero la idea es que si en el aeropuerto hay pasajeros esperando para coger uno de estos vehículos, los que no tengan en su turno asignado expresamente estar en el aeropuerto sí pueden acudir para apoyar a sus compañeros.

Más taxis de apoyo estacionados antes de ocupar su parada específica.

Más taxis de apoyo estacionados antes de ocupar su parada específica. / Información

Coordinación

El Ayuntamiento de Elche, ni las demás administraciones, ni empresarios, ni taxistas, ni Aena, quieren que nada más aterrizar el visitante se lleve la mala impresión de que no se puede salir del aeropuerto, bien porque los autobuses ya han completado su horario de la jornada, bien porque no hay taxis suficientes.

Ante ello se ha dado una cierta manga ancha a los taxistas, los cuales habitualmente están organizados, por lo general, en tres turnos rotatorios por semana: dos turnos permanecen en el aeropuerto y uno en la ciudad. Los descansos vienen después de cinco días trabajados.

Problemas de demora

Lo cierto es que el problema de las colas se genera sobre todo cuando al caer la noche apenas quedan autobuses de conexión con las principales localidades turísticas de la provincia. Y también cuando se solapan los aviones programados que llegan a última hora del día y primeras horas de la madrugada con los que aterrizan con retraso, como ocurrió por ejemplo en la madrugada del domingo al lunes.

Entre las 23:40 horas (que ya solo queda el autobús de conexión para Alicante y a partir de las doce de la noche solo cada hora) y la medianoche, siete aviones tomaron tierra en El Altet con retraso. Y entre las doce de la noche y la 1:15 horas, de los seis vuelos previstos, cuatro llegaron también con retraso.

Así las cosas, las demoras no son algo inhabitual. Y es al salir todos estos pasajeros de golpe y encontrarse con que no hay, por ejemplo, autobuses para Benidorm, Altea, Calp o Torrevieja, es cuando se genera un cuello de botella en la parada del taxi. Los vehículos que aquí esperan no dan abasto para absorber tanta demanda, de ahí que se hayan registrado esperas de incluso hora y media para que desaparezca totalmente la cola. Los viajeros que salen al exterior del aeropuerto y ven que no hay taxis piensan que éstos no trabajan, pero en realidad ya han recogido a otros pasajeros antes.

Resultados del refuerzo

Durante la pasada noche del martes al miércoles, taxistas consultados por este medio aseguran que con este refuerzo, que puede ser de unos 30 coches, que según su turno podrían estar librando o deberían estar en la ciudad, las colas en el aeropuerto se han reducido a apenas 20 minutos o incluso media hora.

En concreto, lo que se ha establecido es que una parte de los taxistas que no trabajen en el aeropuerto puedan hacerlo, si fuera necesario, a partir de las diez de la noche. Esto, en cualquier caso, supone también un sobreesfuerzo de los conductores.

Aumento de vuelos

Por otra parte, cabe recordar que las compañías aéreas han programado entre el 31 de marzo y 26 de octubre (temporada alta para el aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández) un 13,1 % más de asientos que en la misma temporada de 2023.

También crece un 12,4 % el volumen de vuelos programados por las compañías aéreas para este periodo, según informa Aena.

En términos absolutos, las aerolíneas han programado para la terminal alicantina 14,2 millones de asientos y 77.000 vuelos durante las 30 semanas que dura este año la temporada estival aeroportuaria.

El continente europeo aglutina el mayor volumen de plazas ofertadas y crece un 13,6 % respecto a la anterior temporada estival, esto se traduce en una oferta que supera los 11.945.000 asientos.

En lo que respecta al mercado doméstico, las aerolíneas incrementan la oferta con un 11,8 % más.

Suscríbete para seguir leyendo