El vandalismo apunta a los patos en Elche

Brigadas alertan de ejemplares muertos por pedradas en el estanque del Parque Municipal y el Ayuntamiento, que ha hecho una limpieza profunda del enclave, baraja crear la figura de guarda

Diferentes tipos de patos y palomas este miércoles durante el vaciado del estanque del Parque Municipal.

Diferentes tipos de patos y palomas este miércoles durante el vaciado del estanque del Parque Municipal. / Áxel Álvarez

J. R. Esquinas

J. R. Esquinas

Cuando cae la noche en el Parque Municipal de Elche todo se queda en silencio. No hay grupos de escolares haciendo actividades al aire libre ni mayores practicando el yoga, como puede apreciarse a plena luz del día. Es el momento en que los incívicos salen a hacer de las suyas, e incluso para atentar contra un icono en el pulmón verde: los patos del estanque que son tan queridos para la inmensa mayoría de los visitantes.  

En los últimos tiempos se ha registrado algún que otro caso de anátidas muertas, y no por causas naturales, si no por impactos en la cabeza y el cuerpo que apunta a que algún desalmado se entretuvo lanzándoles piedras. Operarios de mantenimiento confirman a este diario que han visto en alguna que otra ocasión a jóvenes saltando la valla para meterse en el recinto junto a los animales, algo que está expresamente prohibido. 

El único cisne que hay en el Parque Municipal de Elche

El único cisne que hay en el Parque Municipal de Elche / Áxel Álvarez

Desde la concejalía de Espacios Públicos reconocen que existen ciertos capítulos de vandalismo, que son extrapolables a pintadas en mobiliario público o en infraestructuras como el abandonado restaurante del Parque.

Fórmulas para reducir el vandalismo

Por ello indican desde el departamento municipal que se está buscando la fórmula para que el que es el principal pulmón verde de la ciudad pueda recuperar la figura de guarda, muy típica en la década de los años sesenta y similar a la del sereno, todo con el fin de garantizar el orden dentro del espacio.

Si bien, adelantan que queda mucho por definir y que sería algo a largo plazo hasta que se encaje si Parques y Jardines podría contar con este responsable, o saldría a través de planes de empleo, explica Claudio Guilabert, edil del área. Al tiempo, aclara que pese a ciertas actitudes vandálicas el espacio no es inseguro y que la mejora de la iluminación le ha dado más calidez. 

Labores de mantenimiento del Parque Municipal de Elche por las brigadas municipales.

Labores de mantenimiento del Parque Municipal de Elche por las brigadas municipales. / Áxel Álvarez

Limpieza en profundidad

Precisamente este miércoles las brigadas municipales se afanaron en una limpieza profunda del único estanque que alberga animales para retirar los lodos y regenerar el agua. En el recinto conviven palomas con un cisne, gansos y algunos tipos de patos cinegéticos así como los conocidos como mudos (Cairina moschata). Si bien, y a pesar de que se detectan crías en la actualidad, la población de ejemplares es algo inferior a la que había en 2010 cuando por petición popular el exalcalde Alejandro Soler volvió a traer aves al parque tras desalojarse en 2006 por la amenaza de la gripe aviar.

Operarios durante la limpieza del estanque del Parque Municipal de Elche este miércoles.

Operarios durante la limpieza del estanque del Parque Municipal de Elche este miércoles. / Áxel Álvarez

Este volumen, que ni antes ni ahora alcanza la treintena de animales fijos, tampoco tenía que ver con los índices de los años sesenta y setenta cuando se registraban hasta un centenar, época en la que se popularizó el enclave como parque de los patos. 

Adecuación más regular

Desde Espacios Públicos indican que la adecuación de la charca se hará de forma regular una vez por semana, como hace unos años, y no quincenalmente como se venía haciendo, salvo excepciones en las que se tardaba incluso más en actuar.

 La pretensión es mejorar las condiciones de higiene y minimizar la fuerte olor del agua estancada que proviene de la Acequia Mayor, fruto de las deposiciones de los animales, los restos de comida que lanza la gente y la acumulación de plantas acuáticas como la Lemna gibba, conocida como lenteja de agua, que deja el aspecto verdoso en la primera lámina de los estanques. El Ejecutivo también expuso ayer que después de esta actuación se intervendrá en los estanques junto al Parque de Tráfico.

Suscríbete para seguir leyendo