Día 1 de piscinas en Elche: más seguridad y diez "tarjetas rojas"

Siete de ocho instalaciones abren y la de Palmerales, que amaneció el viernes con heces en el agua, no estará operativa hasta el martes

J. R. Esquinas

J. R. Esquinas

«Todo tranquilo, sin incidencias, aunque lo fuerte vendrá el domingo». Esta fue la frase más repetida este sábado en prácticamente todas las piscinas municipales descubiertas aunque en alguna se vivieron momentos de tensión como en la de Carrús, donde los socorristas tuvieron que expulsar a una decena de adolescentes, que iban en grupos, por saltarse reiteradamente las normas de baño, correteando y haciendo saltos bruscos y peligrosos.

La Policía Local, que estaba en ese momento en el lugar, tuvo que apercibirles de que si volvían a repetir esta conducta tendrían prohibida la entrada en futuras ocasiones. En rasgos generales Elche abrió hoy oficialmente la temporada de baño con normalidad y con buena afluencia, pero sin llegar ni a la mitad del aforo máximo estipulado de 700 personas por espacio. La ciudad, además, no pudo hacer pleno de apertura después de que el viernes el Ayuntamiento comprobase que la piscina de Los Palmerales había amanecido con heces flotando en el agua, con lo que hasta el martes no quedará operativa, para cuando se espera que tras una limpieza en profundidad siguiendo los protocolos de Sanidad las analíticas indiquen que la calidad del agua vuelve a ser óptima. 

La afluencia no fue máxima

Este contratiempo, si bien, tampoco afectó de lleno a la afluencia en el resto de piscinas, aunque sí que se notó desplazamiento de vecinos de Los Palmerales a pabellones como el de la Ciudad Deportiva. La media de afluencia diaria estuvo entre las 200 y las 400 personas con los picos más altos en las últimas horas de la tarde, según confirmaron a este diario desde varias instalaciones municipales, donde igualmente avisan que hoy se espera el mayor volumen por ser los domingos el día estrella para darse un chapuzón. 

Usuarios en el acceso a una de las piscinas de Elche

Usuarios en el acceso a una de las piscinas de Elche / Matías Segarra

Este año el equipo de gobierno de PP y Vox ha provisto a las ocho instalaciones de dos socorristas, puestos que se vana cubrir las primeras dos semanas principalmente con funcionarios y profesionales de contratas de socorrismo en instalaciones cubiertas, hasta que el Ayuntamiento adjudique finalmente el servicio. 

En cada uno de los puntos también se ha dispuesto seguridad privada, a diferencia de campañas como la de 2022 en la que recurrió a esta figura en las piscinas donde más altercados se registraron como Torrellano y El Altet. En ambas hubo grupos reincidentes que se bañaban con ropa, haciendo caso omiso a las indicaciones de los socorristas, o incluso fumaban y consumían droga que en más de una ocasión fue requisada por la unidad canina de la Policía Local.

Guardas jurado como freno

Si bien, la temporada en 2024 ha arrancado con normalidad. Desde el área de mantenimiento de instalaciones deportivas indican que el hecho de tener guardas jurado en la puerta «corta de raíz» la predisposición de algunos de saltarse las normas, sumado al hecho de que las cámaras de vídeo vigilancia y la mayor coordinación entre socorristas y Policía Local también ponen coto al incivismo. 

A la Jefatura no le constan incidentes a pesar de que durante la jornada las patrullas hicieron una batida por todas las piscinas, un gesto rutinario que se repetirá a lo largo del verano. 

Algunos responsables de taquillas explicaron a este diario que tampoco ha sido necesario sancionar a ningún usuario por desoír las normas de utilización de estos espacios recreativos. Según viene recordando el Ejecutivo, serán inflexibles con la ordenanza de mantenimiento de piscinas ya que se pude «sacar tarjeta roja» y prohibir la entrada a quienes cometan reiterados incumplimientos. 

Normas básicas

Donde más control se lleva es en que lleven traje de baño y no accedan con ropa o calzado de calle. «La cosa no va más allá que recordar que se duchen antes y se están portando bien sin hacer mortales», destaca Brian Miralles, responsable de una empresa que cubre el socorrismo en instalaciones cubiertas y de forma excepcional está en las piscinas exteriores en Torrellano, El Altet y El Toscar hasta la adjudicación del servicio. Indica, también, que entre los compañeros van a ir rotando para evitar que los bañistas «abusen de la confianza con los socorristas·» y no se relaje el control.

La comida, tema de debate

Estos días también se mira que los usuarios no acudan con elementos como pelotas que molesten a otras personas o que se entre a la instalación con mobiliario ajeno como sillas, mesas o neveras. Precisamente este es uno de los puntos que más controversia genera ya que, aunque la mayoría de piscinas permiten acceder con comida y bebida de fuera, no se permite entrar con botellas de vidrio o con platos elaborados (más allá de lo que son bocadillos y snacks), pero hay grandes grupos que quieren entrar con bolsas llenas de artículos. «He visto a algunos que acceden con botellines de cristal y la verdad que no lo veo normal por seguridad ya que hay muchos niños como mi hijo que se pueden clavar cristales», exponía Ismael Escudero, uno de los bañistas. 

El edil de Deportes, José Antonio Román, ha señalado que ante este imprevisto es necesario retrasar la puesta en marcha de este recurso en el barrio ilicitano aunque el resto han abierto según lo estipulado. Según se podía comprobar desde primera hora de la mañana en puntos como la piscina del Parque Deportivo había personal de seguridad vigilando así como socorristas que ha dispuesto el Ayuntamiento hasta que dentro de dos semanas pueda entrar en funcionamiento la contrata de socorrismo.

Como ya anunció el equipo de gobierno, las instalaciones municipales estarán vigiladas por cámaras y habrá coordinación entre los socorristas y la Policía Local ante cualquier altercado.

"Inflexibles" con la ordenanza

Tras los hechos en Palmerales, el Ejecutivo ratifica que este año serán "inflexibles"con la aplicación de la ordenanza de mantenimiento de las piscinas y de seguridad en la vía pública, por lo que ante un número de sanciones se prohibirá el acceso a cualquier persona que infrinja las normas.

Horarios

El horario de apertura de las piscinas es de martes a domingo de 11 a 19 horas y los sábados de 10 a 20 horas. Los precios fijados son los mismos que en 2023: 2.05€ la entrada de adulto, menores hasta 14 años, que deben ir acompañados por un adulto, entran gratis. De igual forma, habrá bonos de baño y descuentos.

Suscríbete para seguir leyendo