Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Porta Canto: «Inescop parte ya con ventaja para la cuarta revolución industrial»

Hijo y nieto de industriales de Elda, Porta afronta a los 63 años el reto de presidir Inescop

Antonio Porta Canto: «Inescop parte ya con ventaja para la cuarta revolución industrial»

Antonio Porta Canto: «Inescop parte ya con ventaja para la cuarta revolución industrial»

El nuevo presidente de Inescop concede su primera entrevista tras regresar de uno de sus viajes de trabajo por el extranjero.

¿Cómo surgió la idea de hacerse cargo de la presidencia?

El anterior presidente, José María Amat, ya había comentado que llevaba bastante tiempo en la presidencia y que, una vez alcanzada su edad de jubilación, debería haber un relevo. Fue él mismo quien me propuso al resto de consejeros, puesto que yo en ese momento estaba ocupando la vicepresidencia, y acepté el reto. Los consejeros me apoyaron y se propuso una candidatura de empresarios encabezada por mí que fue aprobada por la asamblea de socios del pasado 29 de junio.

¿Qué destacaría del trabajo realizado por su antecesor?

Destacaría sobre todo que ha representado de forma muy entusiasta y profesional a la institución. No sólo en los momentos más agradables como puede ser la recepción de premios por el buen hacer de Inescop, sino también en los momentos económicos muy complicados por los que hemos pasado, debido a la acumulación de importantes deudas de la Administración por proyectos de investigación aprobados, realizados y justificados.

¿Qué proyectos tiene previsto acometer en su mandato?

Los proyectos que realiza Inescop son todos de carácter científico-técnico para favorecer la innovación en las empresas y mejorar su competitividad. En este sentido en el centro se detectan los temas de interés de las empresas y se proponen líneas de actuación, que se presentan al Consejo Rector para que sean aprobadas por consenso. Los proyectos más nuevos que tenemos previsto acometer son aquellos que tienen que ver con la cuarta revolución industrial, esto es, con todo lo referido a la digitalización y que se está denominando ahora «Industria Conectada 4.0». En esto Inescop tiene ya ventaja porque desde hace años trabaja en los sistemas de diseño por ordenador, donde se parte de la horma digital, que es la base para poder digitalizar el resto de procesos.

¿Qué futuro vislumbra para el calzado español?

Aunque hay factores que se escapan de nuestras manos y pueden influir en el futuro del sector, como la evolución de los tipos de cambio de las divisas o ahora el caso del «Brexit», creo que, en general, el futuro del sector español de calzado es muy prometedor, pero como siempre habrá que esforzarse y trabajarlo a conciencia porque nada puede quedar a la aventura. El tipo de calzado que se fabrica en España es muy apreciado por su calidad y diseño en los mercados más exigentes como Europa, Estados Unidos o Japón, pero esto por si sólo ya no es suficiente. Los empresarios debemos decidir las estrategias de negocio que queremos seguir, que puede ser en unos casos fabricar para otras marcas, y es patente que las grandes marcas internacionales más reconocidas fabrican en España y que hay una relocalización de la fabricación de empresas que antes se fueron a Asia, pero que allí no han encontrado la alta calidad que buscaban. También en otros casos, como el nuestro, estamos haciendo una apuesta decidida por crear nuestras propias marcas y aproximarnos mucho más al consumidor estableciendo tiendas en espacios comerciales destacados en las principales capitales, que sirven de bandera, y también explotando los nuevos canales de distribución con la venta on-line. Y todo ello sin dejar de apostar por las tecnologías digitales, que nos van a permitir fabricar en menos tiempo y con menos imperfecciones.

¿Qué le falta y le sobra al centro que usted preside?

Siempre se pueden hacer mejor las cosas, eso es evidente, pero lo cierto es que hay poco que decir en este sentido. Con el paso del tiempo y el trabajo bien hecho Inescop ha ganado prestigio a nivel internacional y es referente a nivel mundial en investigación de materiales como los adhesivos y en el desarrollo de sistemas de diseño de calzado por ordenador. Por poner un pero, quizá le faltaría potenciar un sistema de comercialización para llegar con sus desarrollos a más empresas, aunque probablemente esto sea debido a que su trabajo se ha centrado más en la investigación y desarrollo tecnológico.

¿Hay algo que considere necesario cambiar en el organigrama de Inescop?

El Instituto del Calzado lleva casi 45 años dando servicios tecnológicos a las empresas del sector. Sin duda, su labor durante todos estos años la calificaría de impecable, por lo tanto, poco se puede cambiar. Ha sabido permanecer al lado de las empresas, pues sin ellas no seríamos nada, pero sobre todo, ha sabido adelantarse a la industria de forma que siempre ha ido uno o dos pasos por delante, lo que le ha permitido suministrar a las empresas no solo la tecnología, sino también el conocimiento necesario para competir en mercados internacionales. Los cambios se han producido en la dirección y también en ciertos departamentos debido a la jubilación de sus responsables. Pero no deben suponer una ruptura con el pasado, porque contamos con una plantilla bien preparada y con experiencia, sino asegurar la continuidad del trabajo hacia el futuro y consolidando los éxitos logrados.

¿Qué espera de la Administración estatal y autonómica?

Pues que sea sensible a la importancia que supone este sector, tanto en la economía como en nuestra sociedad, y nos apoye de una manera decidida, tal como lo hacen en nuestro entorno europeo a sus centros tecnológicos otros países como Francia o Alemania. El apoyo de la Administración es esencial para Inescop.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats