Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desautorizan un ultramaratón de 600 corredores por la sierra del Cid desde Petrer

La Conselleria niega el permiso para celebrar una prueba de 80 kilómetros y 17 cumbres en 24 horas

El sistema montañoso de la sierra del Cid y del Maigmó se extiende por los términos de Petrer, Sax, Agost, Castalla y Tibi. Áxel Álvarez

La carrera de montaña por la sierra del Cid y el Maigmó programada para el próximo sábado 23 de marzo ha sido desautorizada por la Conselleria de Medio Ambiente. Los motivos aducidos tienen que ver con la protección de la fauna y flora de este destacado enclave natural de 15.842 hectáreas, declarado Paisaje Protegido en el año 2007, así como por el uso de senderos no homologados y la falta de permiso de los propietarios de las fincas por los que debía atravesar este ultramaratón al que se han inscrito 600 corredores.

«El Cid FalcoXtrem» fue presentado en julio de 2018 en Petrer por la entidad privada que lo ha organizado y, en ese momento, contaba con el apoyo del Ayuntamiento y del Centro Excursionista de Petrer. La prueba consistía inicialmente en completar los 80 kilómetros del recorrido tras coronar 17 cumbres en menos de 24 horas. El recorrido, con un desnivel positivo de 4.100 metros, comenzaba con la ascensión a la sierra del Cid para finalizar con el descenso de la sierra del Caballo. Un trazado circular con salida y meta en el Parque 9 de Octubre de Petrer que abarcaría también a los términos de Castalla y Tibi. Eso era lo previsto pero el informe desfavorable que acaba de emitir la dirección territorial de Medio Ambiente, con carácter prescriptivo y vinculante, impide la celebración de una prueba pensada fundamentalmente para corredores de trail que necesitaran puntuar en el ranking (International Trail Running Association (ITRA) o quisieran disputar la elitista UTMB, la Ultra-Trail del Mont Blanc. Este diario ha intentado contactar sin éxito con la firma organizadora para recabar su opinión y conocer las medidas que piensa adoptar teniendo en cuenta que cada inscrito ha pagado entre 55 y 65 euros.

Entre los principales motivos expuestos por los responsables de la Sección Forestal de la Conselleria para desautorizar la ultramaratón figura el hecho de que el recorrido propuesto no se adapta al Catálogo de Itinerarios para pruebas deportivas en el término de Petrer aprobado en enero de 2016. Además, gran parte del trazado pasa por sendas forestales que no están bien definidas, señaladas ni homologadas, algunas de las cuales presentan elevados procesos erosivos que podrían verse agravados tanto en la carrera como en los entrenamientos anteriores y posteriores. Pero hay más. El trazado previsto y la fecha elegida afectarían negativamente a la nidificación y cría de especies protegidas y hábitats sensibles y prioritarios. Concretamente los corredores iban a pasar muy cerca de la zona más sensible para las aves rapaces. El lugar donde anidan las águilas real, culebrera y perdicera así como la colonia de halcones peregrinos. Además, el horario nocturno de parte del recorrido aumentaría el grado de afección a la fauna en unas fechas especialmente sensibles para la reproducción de las 190 especies de vertebrados que habitan en uno de los espacios de mayor belleza paisajística de la provincia.

Una de las águilas que habitan en la sierra del Cid. Néstor Rico Campos

Los técnicos de Medio Ambiente también han valorado en su dictamen negativo el elevado número de participantes -son 600 corredores inscritos- y la gran cantidad de vehículos que necesitaría la organización para poder atender a los corredores. Circunstancia a la que cabe añadir que los propietarios de los terrenos privados por los que iba a discurrir parcialmente «El Cid FalcoXtrem» no habían dado su conformidad. De hecho algunos de ellos mostraron su disconformidad al igual que los ecologistas del Valle de L'Avaiol y el Consejo de Participación del Paisaje Protegido de la Sierra del Maigmó y Sierra del Cid.

Turismo versus ecologismo

Desde la organización del evento se indicó el pasado verano que el objetivo de la prueba era poner en valor las posibilidades de turismo medioambiental y deportes de montaña del municipio, recordando que Petrer cuenta con más de 6.000 hectáreas de parajes naturales. Pero en este caso ha imperado más la necesidad de preservar un espacio único y de gran valor medioambiental que se extiende por los términos de Sax, Tibi, Agost, Castalla y Petrer. También se comentó durante la presentación del ultratrail que la elección del mes de marzo venía dada por tres factores fundamentales: no coincidía con la época de nidificación, de caza y de riesgo de incendios forestales. Otro error manifiesto al menos en lo que tiene que ver con la protección de las aves rapaces ya que, precisamente en estas fechas, se encuentran fabricando los nidos de sus crías.

Los ecologistas han agradecido la sensibilidad que el Gobierno valenciano ha mostrado en este asunto. Ellos no se oponen a una carrera de montaña siempre y cuando se minimice el impacto, se delimite el trazado adecuado y se fije la fecha idónea para preservar la flora y fauna de un entorno que goza de especial protección.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats