Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Novelda

Carreteras que nadie quiere

El Ayuntamiento rechaza la cesión de tres viales de la Diputación y el Consell por la incapacidad presupuestaria para asumir el coste de su mantenimiento

La carretera N-325, que une la A-31 con Novelda por la Estación. Áxel Álvarez

Un «regalo envenenado» es el que la Diputación de Alicante y la Generalitat Valenciana le han hecho al Ayuntamiento de Novelda al otorgarle la titularidad de tres importantes carreteras.

La cesión ha sido publicada en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana y obliga al municipio a asumir, sin concretar ningún tipo de subvenciones ni ayudas, el mantenimiento del vial CV-832, que enlaza el casco urbano con el castillo de La Mola; la antigua Carretera N-325, que conecta la autovía de Madrid-Alicante (A-31) con la ciudad a la altura del puente del río Vinalopó por el barrio de La Estación; y un pequeño tramo de conexión de la CV-840 de Novelda-El Rodriguillo hasta el cementerio. Son en total 12 kilómetros que acarrearán un cargo adicional para unas arcas municipales que siguen en número rojos, con más de 15 millones de deuda.

Sobre esta cuestión el actual equipo de gobierno del PSOE continuará la vía del recurso contencioso administrativo iniciada en los últimos meses del anterior mandato por el ejecutivo de UPyD-PP, cuyo alcalde, Armando Esteve, ya comunicó formalmente a las administraciones implicadas que rechazaba la cesión de las tres carreteras. Fundamentalmente porque resultaría muy gravoso económicamente para Novelda asumir la plena competencia de estas infraestructuras sin disponer de la financiación.

Negociaciones

«Pero nosotros, además de continuar con la vía legal puesta en marcha el año pasado, vamos a iniciar en breve conversaciones con los responsables de la Diputación, la Generalitat Valenciana y el Ministerio de Fomento para buscar una solución razonable a este problema», ha indicado el socialista Iván Ñíguez, actual portavoz del equipo de gobierno local y concejal de Urbanismo. En su opinión «una medida de este tipo no se puede hacer sin una negociación previa, sin establecer un convenio de cesión y sin aportar ninguna financiación por parte del ente que se desprende de la infraestructura. No puede ser que te digan ahí la tienes, te la quedas y punto» subraya el edil socialista.

En este caso, la única contraprestación por parte del Consell es que pasa a asumir la gestión del nuevo vial de 500 metros que comunica Novelda con Monforte.

La carretera del castillo tiene cuatro kilómetros de longitud y se recibe en buenas condiciones porque está recién asfaltada y señalizada. Pertenecía a la Diputación y da acceso a muchos campos y chalés, al monte de La Mola y al santuario de la patrona Santa María Magdalena.

El otro vial objeto de controversia es el del barrio La Estación. Aunque pertenece a Fomento ha sido transferido a la Generalitat para que, a su vez, la otorgara al Consistorio noveldense. «También se recibe en buenas condiciones de conservación aunque registra más tráfico y su mantenimiento puede ser mucho más costoso atendiendo al volumen de sus carteles, señalización, hitos, vallas, barreras y servicios.

La tercera carretera entregada al municipio ofrece el menor de los problemas porque va desde las rotondas, a través de la calle Cura González y el frontal del Parque del Oeste, hasta el cementerio municipal. Es un tramo que no llega a un kilómetro pero que ha sido absorbido en los últimos años por la propia trama urbana ante el crecimiento de la ciudad. Es el único caso en el que la cesión está justificada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats