Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fuerza cultural del ferrocarril

El III Congreso de Patrimonio concluye con una visita guiada a la estación de tren Elda-Petrer en unas jornadas que, organizadas por la UA, también abordan el valor del comercio y las ferias

Visita a la estación Elda-Petrer (con Gabriel Segura, en la imagen) dentro del congreso organizado por la UA y el Ayuntamiento.

Visita a la estación Elda-Petrer (con Gabriel Segura, en la imagen) dentro del congreso organizado por la UA y el Ayuntamiento. Manolo R. Sala

El III Congreso de Patrimonio Histórico - Cultural del Vinalopó finalizó ayer con la visita de los participantes a dos elementos patrimoniales de la ciudad, la Atalaya de la Torreta y la estación de ferrocarril Elda-Petrer. Los anfitriones y guías de la ruta fueron el presidente de Mosaico, Emilio Gisbert, el cronista de Elda, Gabriel Segura, el arqueólogo municipal, Juan Carlos Márquez y el historiador y profesor de la UA, Leonardo Soler. Estos son dos bienes muy vinculados a la historia de las comunicaciones en estas tierras, tema sobre el que versaron estas jornadas que se desarrollaron durante la tarde del viernes, el sábado y se culminó con la visita guiada ayer domingo. De hecho, la estación de ferrocarril es relevante por la historia con la que cuenta y por la importancia cultural que ha tenido para la ciudad de Elda mientras que la atalaya de la Torreta trasladó a los visitantes a la Edad Media pues marcaba una frontera entre territorios españoles de Castilla y Aragón.

Más de 100 asistentes acudieron a unas jornadas en las que se habló con profundidad del comercio y de las comunicaciones en las comarcas del Vinalopó y cómo han marcado las vidas, el carácter y la prosperidad de sus gentes.

El simposio comenzó con la ponencia del comisionado del Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, que puso encima de la mesa las oportunidades que se le abren a estos territorios de la provincia de Alicante con la llegada del proyecto europeo. Una coyuntura muy similar a la que propició la llegada del ferrocarril en el siglo XIX y que se valoró como vital en aquella época, en las muchas de las charlas incluidas en el ambicioso programa.

Esta es la tercera edición del congreso que nació hace tres años de forma conjunta por la Sede Universitaria de Elda y el Ayuntamiento como espacio reflexión para Elda y la comarca. En las anteriores también se abordaron temas transversales como la problemática del agua, en el primero y la artesanía y el valor del comercio, en el segundo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats