Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aspe

Los vecinos alertan del riesgo de un nuevo incendio en la nave de ropa calcinada en Aspe

La Policía Autonómica ordena al dueño que retire las toneladas de materia textil que permanecen en el solar dos meses y medio tras el fuego intencionado

La ropa sigue en el solar aunque la nave quedó reducia a escombros.

La ropa sigue en el solar aunque la nave quedó reducia a escombros.

Un vertedero al aire libre con toneladas de ropa usada y otros restos de basura que podrían volver a quemarse en cualquier momento. Es la imagen que presenta desde hace dos meses y medio la parcela de la vieja fábrica de plásticos de Aspe, que el fuego redujo a escombros durante la madrugada del pasado 5 de septiembre.

En los últimos años la nave no albergaba actividad industrial. Solo se utilizaba para almacenar toneladas de ropa y zapatos usados metidos en grandes bolsas de plástico que se apilaban del suelo al techo. Un material textil al que prendieron fuego de manera intencionada obligando a los bomberos de Elche y Elda a emplearse a fondo en la extinción. De hecho, necesitaron cinco días para atajar el fuego con la ayuda de palas excavadoras que extraían la ropa y la removían para refrigerarla en el exterior. Es el mejor método para acabar con los rescoldos y evitar que las llamas se reaviven.

Los vecinos del Camino Jaboneros donde se produjo el siniestro llevan semanas reclamando que el material acumulado -tanto intacto como semiquemado- se retire del solar. Aducen dos motivos: insalubridad y riesgo de que se produzca un nuevo incendio.

Por lo pronto la Policía de la Generalitat Valenciana ha dado órdenes al propietario de la instalación de que proceda a limpiar la parcela sin más retraso y traslade los restos de la ropa a un gestor autorizado. En este caso, según han indicado fuentes municipales, el Ayuntamiento de Aspe no tiene obligación de intervenir. La competencia es autonómica. Pero pasan las semanas y todo sigue igual, lo que aumenta el malestar de los vecinos de la zona tal y como este diario ha podido recabar.

Los miles de kilos de residuos textiles que había almacenados alimentaron el fuego, elevando la temperatura hasta colapsar la estructura y reducir a escombros y cenizas los 1.000 metros cuadrados de superficie edificada. Fue durante el verano pasado cuando el dueño alquiló la nave y el arrendador, de nacionalidad colombiana, la llenó por completo en apenas un par de semanas.

Investigación policial

La principal línea de investigación policial apunta a un incendio intencionado. Entre otros motivos porque la industria estaba cerrada y no se ha detectado ninguna anomalía eléctrica como foco inductor. Otro dato que refuerza esta hipótesis es la hora en la que se detectó el incendio. La primera llamada a Emergencias la realizaron unos vecinos del camino Jaboneros. Se despertaron sobre las tres de la madrugada alertados por los ladridos de sus perros tras producirse varias explosiones a causa del fuego. Pero las llamas ya se habían extendido cuando llegaron los efectivos de la Policía Local, Bomberos, Guardia Civil y Protección Civil. A la mañana siguiente la columna de humo llegó a tomar tanta altura que pudo observarse a 20 kilómetros de distancia. Ese día en Aspe el cielo amaneció como si estuviera nublado y en los cuatro días siguientes el olor a quemado se extendió por diferentes parajes rurales llegando, incluso, a ser percibido en Altabix de Elche.

Precisamente el pasado 6 de noviembre un incendio de balas de ropa prensada obligó a cortar la N-340 a escasos kilómetros del aeropuerto Alicante-Elche.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats