Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vandalismo sube a la montaña

Talan un pino emblemático de la sierra del Caballo en Petrer y destrozan los vértices geodésicos de varias cimas

Estado en el que ha quedado el pino tras la acción vandálica. MANEL JUAN IBÁÑEZ

Incomprensión, rabia e indignación es lo que ha generado en Petrer la tala vandálica de un árbol emblemático situado en las inmediaciones de la cima de la sierra del Caballo. Era un pino de medio siglo de vida situado junto a la transitada senda de la cueva del Encanto. El único que dominaba un mirador con unas vistas espectaculares de los cascos urbanos de Petrer y Elda. Un referente paisajístico y sentimental para los amantes de la montaña que solían cobijarse bajo su sombra mientras hacían un alto en el camino para descansar, comer, hablar o disfrutar de la naturaleza.

Sin embargo, uno o varios desconocidos han decidido acabar con el apreciado árbol por el simple placer de hacer el mal. Una acción despreciable que ha ocasionado un daño irreparable.

Fue el pasado 28 de diciembre cuando se descubrió la fechoría. El autor o autores emplearon una sierra manual para cortar el tronco. Empezaron a escasos centímetros del suelo pero cambiaron de decisión y optaron por elevar la tala hasta que consiguieron su propósito. Nadie duda de que fue una acción premeditada porque acudieron a la zona cargados con una sierra tras recorrer una escarpada senda de casi una hora de caminata. Desde el Ayuntamiento de Petrer se ha lamentado profundamente este tipo de actos injustificados y se ha hecho un llamamiento al civismo y al respeto de los parajes naturales. «Esto ha sido una brutalidad y apelamos a la colaboración ciudadana para que se denuncien todos los comportamientos incívicos que se detecten en nuestro entorno medioambiental», señalaba ayer el concejal del área, Fernando Díaz.

Desgraciadamente no es un caso aislado. El vandalismo se está extendiendo por las montañas y campos de la comarca. Varios puntos geodésicos situados en las cimas de las montañas han sido destruidos en los últimos años y esta misma semana la finca Ferrusa ha sufrido nuevos daños. En esta área recreativa de Petrer unos vándalos destrozaron la semana pasada una mesa de madera tras arrojarla por un talud. Tiempo atrás el Ayuntamiento también optó por retirar la campana de la ermita de la Inmaculada Concepción, conocida como la ermita de Catí por encontrarse en el paraje natural del Xorret de Catí, porque el tejado estaba lleno de las piedras que se arrojaban para hacer sonar la campana.

Lazos amarillos

Asimismo, tal como este diario ha publicado en ocasiones, han aparecido pintadas de lazos amarillos del independentismo catalán en la sierra del Cid y los Chaparrales de Petrer. En este caso las pintadas no han respetado árboles, mobiliario etnológico ni las indicaciones de las rutas de montaña.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats