Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elda destinará la mayor inversión del mandato a renovar toda la iluminación de la ciudad

El Ayuntamiento invertirá 2,2 millones en un proyecto cofinanciado por la UE. El ahorro energético permitirá amortizar el coste de la actuación en cinco años

El casco antiguo de Elda es una de las zonas prioritarias de actuación.

El casco antiguo de Elda es una de las zonas prioritarias de actuación.

El Ayuntamiento de Elda iniciará este año un proyecto integral de cambio de iluminación en toda la ciudad por un coste de 4,3 millones de euros. Se pretende que la financiación sea compartida al 50% entre el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) -con fondos de la Unión Europea- y el Ayuntamiento de Elda, siendo el plazo de ejecución previsto de dos años. Es el proyecto al que más inversión municipal se le va a destinar en el actual mandato con cerca de 2,2 millones de euros procedentes de las arcas consistoriales.

Con la renovación del alumbrado público, iluminación exterior y semáforos se estima que la ciudad podrá ahorrar un 70% del consumo anual de energía. Una medida que será posible a través de la disminución de su consumo eléctrico con las nuevas instalaciones y regulando los niveles de luz según los diferentes horarios nocturnos, los tipos de vías y también ajustándose a las necesidades de los ciudadanos.

El alumbrado urbano, la iluminación de fuentes, fachadas de edificios públicos y monumentos, así como los cruces semafóricos poseen un elevado potencial de ahorro energético. Por eso el municipio va a apostar por la modernización de los equipos e instalaciones con los últimos avances tecnológicos, como es el caso de la iluminación LED. Una medida claramente dirigida a favorecer una economía baja en carbono y una ciudad sostenible.

Agenda 2030

Desde el equipo de gobierno socialista hay una firme apuesta por cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 mediante la renovación de las instalaciones de alumbrado, iluminación y señalización exterior existentes. El fin es disminuir el consumo de energía final y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera mediante la mejora de la eficiencia energética.

Acometer este tipo de medidas también tiene un creciente interés por los importantes beneficios económicos que generará en las cuentas municipales. De hecho, los cerca de 2,2 millones de euros que el Ayuntamiento destinará a este proyecto quedarán amortizados en un plazo aproximado de cinco años. Desde el gobierno local también se ha decidido realizar un control exhaustivo del consumo energético. Por este motivo, y desde este mismo año, el consumo energético de todas las instalaciones municipales, incluido el del propio Ayuntamiento y todas sus dependencias, está sometido a un exhaustivo control para optimizar la gestión del gasto municipal. Una medida que ya ha comenzado a reducir la factura energética de forma apreciable.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats