Las localidades vecinas de Elda y Petrer no podrán celebrar sus fiestas de Moros y Cristianos en las fechas tradicionales. En ambos casos los organismos festeros han apelado a la «responsabilidad y la prevención» ante el estado de alarma generado por la pandemia del coronavirus.

En el caso de Petrer las fiestas deberían desarrollarse a mediados de mayo pero la celebración se pospone hasta que «la situación sanitaria lo permita». Así lo han indicado la alcaldesa Irene Navarro y el presidente de la Unión de Festejos San Bonifacio, Enrique Rubio. Además, los actos previos como el pregón y el Día de las Banderas también quedan suspendidos «sine die». Sin embargo en Elda la Junta Central de Comparsas de Moros y Cristianos ha puesto nueva fecha para una celebración que ya no tendrá lugar en la primera semana de junio como es habitual. Ayer la entidad festera difundió un comunicado fijando, como días probables para la realización de las fiestas, los próximos 15 y 19 de octubre de 2020. Una fecha que, no obstante, podría ser alterada dependiendo de la evolución de la pandemia.