Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la búsqueda de los pirómanos de Aspe

Preocupación en Aspe por doce incendios de matorrales próximos a viviendas en dos meses y 70 contenedores calcinados en un año

Uno de los setenta contenedores arrasado por el fuego en Aspe. INFORMACIÓN

La oleada de incendios registrados durante los dos últimos meses en las inmediaciones del barrio El Castillo de Aspe apunta a la acción de un pirómano que suele repetir la forma de actuar. El último fuego se produjo el domingo por la mañana y de nuevo fue necesaria la intervención de bomberos del Parque de Elche, agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil e, incluso, de los propios vecinos de la zona para extinguir unas llamas que volvían a poner en peligro sus viviendas. Desde que comenzó el verano ya se han registrado doce fuegos. Todos en fincas de cultivos abandonados o parcelas llenas de matorral ubicadas en la periferia del casco urbano donde se encuentra el barrio El Castillo.

El alcalde Antonio Puerto no tiene ninguna duda, a juzgar por las «pruebas evidentes» que se han encontrado en los terrenos calcinados, de que se trata de siniestros intencionados que pueden terminar acarreando desgracias personales. De ahí que desde el Ayuntamiento de Aspe se haya solicitado una reunión urgente a la subdelegada del Gobierno, Araceli Poblador, para establecer un dispositivo de vigilancia que permita identificar y detener al autor. El encuentro está previsto que se celebre hoy en Alicante y el primer edil va a solicitar refuerzos policiales. «Con la actuación coordinada de los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil, contando además con la colaboración ciudadana, estamos estrechando el cerco sobre el pirómano pero necesitamos refuerzos para poder coger ya al impresentable personaje que hace estas cosas», ha indicado el primer edil recordando que esta situación ya se repitió durante el verano pasado en la misma zona. Entonces fueron una decena de incendios pero de menor intensidad. El alcalde se ha solidarizado con los dueños de las viviendas próximas a la zona donde se localizan todos los focos. «No solo está poniendo en peligro las casas sino también a las personas que viven en ellas. Algunos de los afectados a los que he visitado me han dicho que están muy nerviosos y muy preocupados por una situación que les impide dormir por las noches ante el temor de verse cercados por las llamas», explicaba ayer Antonio Puerto.

Sin embargo, de la investigación puesta en marcha parece desprenderse que el autor de la quema de 70 contenedores de residuos urbanos es otra persona. En este caso los incendios se producen siempre en partidas rurales y se vienen repitiendo durante el último año. El modo de actuar es diferente y la mayoría de los siniestros ocurren de noche. El último de estos fuegos intencionados se produjo el pasado lunes en la carretera de Aspe-La Romana.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats