La portavoz de Política Social del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Valencianas, Elena Bastidas, ha pedido al presidente de la Generalitat que depure responsabilidades políticas tras detectarse un brote “descontrolado” en un centro de acogida de menores inmigrantes en Villena. Un servicio que tutela la Generalitat Valenciana a través de la Conselleria de Igualdad que dirige Mónica Otra y que ha registrado, en las dos últimas semanas, el doble de casos positivos que de plazas disponibles. “Tener tres menores donde debería haber solo una plaza es para irse a su casa y no volver. A Oltra su negligencia no puede salirle gratis”, ha señalado Bastidas. 

“Hacinamiento, falta de medidas y de control” ha recordado la diputada popular para denunciar que “Oltra ha convertido el centro de menores de Villena en una bomba de relojería porque sobrepasar el aforo recomendado para estos centros reduce la distancia y multiplica en contacto”.

Bastidas se ha referido de esta manera a un brote de 60 personas en un centro que solo tiene capacidad para 30 menores, y donde la vicepresidenta del Consell ha llegado a enviar a 90 menores, alcanzado una “sobre ocupación superior al 300%” en algunos meses tal y como ha indicado el Síndic de Greuges en su investigación de oficio.

Para el Grupo Parlamentario Popular “las condiciones del centro y la seguridad de los menores es cien por cien responsabilidad de Mónica Oltra y tener tres menores donde debería haber solo una plaza es para irse a su casa y no volver”.   

“Los menores tutelados de esta Comunidad están solos frente al covid-19”

La portavoz de Política Social ha señalado que el Síndic de Greuges ya ha abierto una investigación de oficio con el fin de esclarecer qué medidas ha adoptado la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas respecto al brote por covid-19 en el centro de acogida de menores de Villena, después de que ya le “llamará la atención” en 2019 por el incumplimiento del número de plazas ya que legalmente debería de ser un máximo de 30 plazas con grupos educativos de seis plazas y, en aquel momento, contaban con 96 plazas. Asimismo, desde el PP se ha acusado al Gobierno valenciano de ocultar la información durante estos días, lo que ha impedido que “Villena actuara de forma preventiva y ha demostrado que "los menores tutelados de esta Comunidad están solos ante la pandemia.”

Por último Elena Bastidas ha acusado a la vicepresidenta del Consell de "lavarse las manos” con los menores de la Comunidad Valenciana.