Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una franja de 40 metros de Pinoso, en un limbo entre Valencia y Murcia

La localidad revisa sus lindes ya que las últimas mediciones son de los siglos XIX y XX y tienen imprecisiones - Villena también crea una comisión para fijar el deslinde con la ciudad murciana de Yecla

La carretera de Pinoso a Yecla en el punto exacto donde finaliza el territorio de la Comunidad Valenciana y comienza el de Murcia. | ÁXEL ÁLVAREZ

La carretera de Pinoso a Yecla en el punto exacto donde finaliza el territorio de la Comunidad Valenciana y comienza el de Murcia. | ÁXEL ÁLVAREZ

El Ayuntamiento de Pinoso ha iniciado el procedimiento para delimitar el linde de su término con los municipios murcianos de Abanilla, Jumilla y Yecla. Se trata, por tanto, de revisar la frontera entre la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia porque existe una imprecisión de 40 metros lineales pendiente de concretar. Una franja de terreno donde se extienden principalmente cultivos de secano y zona forestal. Cabe puntualizar que Pinoso es, junto a Salinas, el municipio de la comarca del Medio Vinalopó más próximo geográficamente a Murcia. De hecho, en algunas pedanías de Yecla, como la del Raspay, se habla valenciano como en Pinoso. Lo mismo ocurre en Torre del Rico, El Carche, Cañada de Trigo o Cañada de Leña en el límite con la zona castellanohablante de Murcia. La llegada de vecinos de Monóvar, Pinoso y Novelda para trabajar la tierra en el siglo XIX es la razón por la que en la murciana sierra del Carche también se habla valenciano.

Pues bien, respondiendo a la solicitud planteada por el Instituto Geográfico Nacional, el último pleno del consistorio ha aprobado la creación de una comisión municipal de deslinde. Sus miembros participarán en la realización de los estudios que servirán de base para el inicio de los procedimientos de mejora geométrica en la delimitación del término pinosero.

Según ha explicado el concejal Raúl Pérez Albert, «existe una incertidumbre de precisión en los lindes del territorio de Pinoso con los municipios de la comunidad autónoma vecina de alrededor de 40 metros». Algo que se debe a que las últimas mediciones se realizaron a finales del siglo XIX y principios del XX para la elaboración del Mapa Topográfico Nacional a escala 1/50.000, según Real Decreto de 1870, y el objetivo ahora es mejorar las líneas límites utilizando las herramientas digitales actuales.

Pero el municipio de Pinoso no ha sido el único en iniciar el deslinde a instancias del órgano garante de los límites jurisdiccionales. En el pleno ordinario de febrero el Ayuntamiento de Villena también aprobó formar una comisión de deslinde con el término de la vecina localidad de Yecla.

Según explica en una de sus publicaciones Jesús Rocamora Esquiva, ingeniero técnico en Topografía, los trabajos se realizaron lógicamente con los instrumentos y metodologías cartográficas de la época, o sea brújulas y estadías. Además se ejecutaron pensando en el error no representable en dicha cartografía que es de 10 metros. «Si a esto le sumamos que toda la antigua cartografía se digitalizó, y que las líneas de término actuales proceden de dichas digitalizaciones, esto nos conduce a pensar -advierte el experto- que la geometría de las líneas de término actuales tienen un error de decenas de metros en el mejor de los casos».

En cualquier caso el concejal de Obras Públicas de Pinoso también ha querido puntualizar que esta nueva delimitación «no supondrá ninguna alteración desde el punto de vista jurídico». Es un protocolo que tiene la misión de guiar técnicamente a los ayuntamientos en la labor de la mejora de las líneas de término municipal, sin proceder a ningún tipo de modificación en el deslinde entre términos, que es un acto jurídico-administrativo que ya se produjo en el momento en el que se levantaron las actas de deslinde vigentes hoy en día. No obstante el proceso viene a subsanar la situación caótica de indefensión jurídica en la gestión municipal que se produce al no tener definida con precisión la geometría del territorio comprendido en el término.

La legislación actual también establece en estos casos la obligatoriedad de integrar en la comisión al alcalde y a tres concejales del municipio junto a un perito. Pues bien, tras el acuerdo plenario adoptado en Pinoso, se ha decidido que compongan esta comisión el alcalde Lázaro Azorín Salar y como suplente la primera teniente alcalde Silvia Verdú Carrillo; y los concejales de Obras Públicas y Servicios, Raúl Pérez Albert; de Patrimonio, César Pérez Cascales; el edil de Cs, José Luís Martínez Lázaro; el director de la Oficina Técnica en calidad de perito, Luis Miguel Tormo Yáñez, y el secretario municipal. Además de estas personas también pueden integrarse en la comisión hasta un máximo de tres representantes designados por la Generalitat Valenciana y otros tres de la Diputación de Alicante.

Recuperar el viejo trazado de Ocaña para fijar la separación con Albacete

Villena es el segundo municipio de mayor extensión de la provincia con 345.365.052 metros cuadrados y un perímetro de 96.784 metros. La capital del Alto Vinalopó contaba con 112 mojones separadores del término, de los que 31 estaban desaparecidos en 2014. Ese mismo año el topógrafo Rocamora Esquiva ya advirtió sobre los errores encontrados tras las mediciones y comprobaciones, lo que justificaba la necesidad de acometer los trabajos de reconocimiento y mejora geométrica de la línea del término municipal. De hecho, existían grandes diferencias en zonas del municipio albaceteño de Caudete, concretamente en el paraje de La Toconera, y en la zona Umbría Alta de Salinas. También en la superficie de contacto con Biar y parte de Sax surgieron discrepancias que para Rocamora podrían corresponder a errores a la hora de elaborar las minutas o realizar mediciones de campo. A ello añadía que en el caso de la población valenciana de Fontanares, con la que también linda Villena, la línea del término transcurre por la vereda real de La Zafra, tratándose uno de los dos casos en los que la línea de término no discurre recta de mojón a mojón. También apuntaba el perito siete años atrás sobre la conveniencia de recuperar el trazado de la vieja carretera de Ocaña, cuyo eje sería el linde entre Villena y Caudete. O sea entre Alicante y Albacete y entre la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats