Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alertan de una oleada de robos a mayores en Petrer con el "abrazo cariñoso"

La Policía Local detecta dos casos en la última semana con la sustracción de sedas cadenas de oro

La delincuencia crece entre víctimas mayores.

La delincuencia crece entre víctimas mayores.

La Policía Local de Petrer alerta de un brote de robos en la vía pública utilizando el método del "falso abrazo" o "abrazo cariñoso". En los últimos días se han denunciado dos robos pero, al parecer, no se trataría de la misma persona, según la descripción realizada por las víctimas. El concejal de Seguridad Ciudadana, Pablo Lizán, ha hecho un llamamiento para que se extremen las medidas de seguridad y ha pedido que “alertemos a nuestros mayores para que desconfíen de personas desconocidas que se acercan a ellos y si las detectan que llamen inmediatamente a la policía”. Este modus operandi consiste en acercarse a hombres mayores con alguna excusa y buscar un contacto físico, llegando a acariciarles, lanzándoles halagos, pidiéndoles trabajo u ofreciendo sexo, abrazándoles o besándoles, para robarles relojes, joyas y cadenas.

En uno de los casos, y según el testimonio de la víctima que se encontraba sentado en un banco de Jardines Rey Juan Carlos I, se le acercó una mujer que, por su acento es extranjera, y le propuso mantener relaciones sexuales. A pesar de la negativa, le abrazó, momento en el que aprovechó para robarle un cordón de oro con una medalla del Real Madrid que llevaba al cuello. Según el testimonio ofrecido a la policía, se trataría de una mujer de unos 30 años de edad, de estatura no superior a 1,60 m, pelo castaño y vestía una parte con prenda deportiva.

El segundo caso se produjo en la parte de la rambla paralela a la calle La Huerta, una zona muy frecuentada por senderistas y paso de vehículos. La persona que denunció los hechos relató que una joven de unos 20 años de edad, de origen extranjero también, de estatura baja le dio dos abrazos y dos besos y le invitó a irse a su casa, algo que fue rechazado. Una vez que se marchó la víctima, se percató que le faltaba la cadena de oro que llevaba en el cuello, con una medalla con sus iniciales grabadas y el grupo sanguíneo. Lizán ha pedido que, ante esta situación, se intente no hacer ostentación de joyas y que se busque la colaboración de otros transeúntes en caso de detectar un posible caso de este tipo, además de avisar cuanto antes a la policía para que se actúe un dispositivo de búsqueda y localización de las presuntas autoras de los hechos.

Cabe recordar que la Policía Nacional de Elda-Petrer mantiene abierto un operativo para evitar los delitos contra los mayores.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats